La cerveza, una excelente bebida saludable | Beber
 
La cerveza, una excelente bebida saludable
Luis G.Balcells

Luis G.Balcells

Fotografías:

Traducción:

Publicado el
18/05/2010



Los ingredientes naturales para la elaboración de la cerveza son el agua, cereales (cebada, maíz, trigo, arroz...), levadura (fermentación) y el lúpulo (da sabor y amargor)Los ingredientes naturales para la elaboración de la cerveza son el agua, cereales (cebada, maíz, trigo, arroz…), levadura (fermentación) y el lúpulo (da sabor y amargor)

La cerveza es una bebida fermentada, de baja graduación alcohólica, elaborada a partir de ingredientes naturales: agua, cebada malteada y lúpulo, que tiene un bajo contenido calórico (45 kcal/100 ml) y más de 2.000 compuestos y nutrientes, como vitaminas del Grupo B (especialmente ácido fólico), fibra y minerales (silicio, potasio, magnesio, calcio y poco sodio).

Sus excelentes propiedades la hacen ser una bebida saludable ideal, siempre y cuando se ingiera con moderación y bajo los principios del consumo responsable.

Salud cardiovascular

Diversas investigaciones han demostrado que el consumo moderado de cerveza podría aumentar de forma significativa los niveles de colesterol HDL y participar en la protección del organismo frente a enfermedades cardiovasculares. Según los expertos, el riesgo de sufrir un infarto es entre un 40% y un 50% más bajo en aquellas personas que beben bebidas de baja graduación de alcohol de forma moderada que en las que el cuyo consumo es cero.

De hecho, según recientes investigaciones, algunos efectos observados, como el aumento de la concentración sérica de HDL colesterol (o colesterol bueno), la reducción del fibrinógeno y la disminución de la capacidad y velocidad de oxidación de las partículas del LDL (o colesterol malo), se atribuyen al etanol contenido en estas bebidas fermentadas. Además, otros efectos como la reducción de la concentración de las moléculas de adhesión que retrasan la aparición y desarrollo de la arteriosclerosis se podría deber al contenido no alcohólico de estas bebidas, principalmente a los polifenoles.

Las conclusiones sugieren que las bebidas ricas en polifenoles podrían tener un mayor efecto antiarteriosclerótico, antiinflamatorio y antitrombótico que aquéllas pobres en polifenoles, por lo que parece que los efectos beneficiosos de determinadas bebidas como las fermentadas de baja graduación se deberían tanto al etanol como a las sustancias no alcohólicas, principalmente polifenoles, que contienen.

Investigaciones científicas internacionales también han evidenciado que el consumo moderado de cerveza durante un periodo concreto podría reducir los niveles de proteína C-reactiva en el plasma un 35% y un 12,4% los niveles de fibrinógeno. La proteína C-reactiva es un indicador de la inflamación que predice procesos cardiovasculares como la aterosclerosis; además, la presencia de fibrinógeno en plasma se asocia a la formación de trombos sanguíneos.

Cerveza y salud ósea

Estudios científicos realizados en España han sugerido que la ingesta moderada de bebidas con bajo contenido alcohólico podría estar relacionada con un efecto beneficioso sobre la salud ósea. De hecho, la cerveza contiene silicio, un mineral que promueve la densidad mineral ósea y evita la pérdida de hueso y fitoestrógenos naturales, que podrían estar asociados a la mejora de los síntomas de la menopausia y la prevención de la osteoporosis.

Además, un estudio reciente de la Universidad de Tufts en Boston (EEUU), ha analizado la densidad ósea en muestras de 1.182 hombres, 1.289 mujeres postmenopáusicas y 248 mujeres premenopáusicas, en las que se ha investigado la influencia del consumo de diferentes bebidas (cerveza, vino, y destilados) y la cantidad de alcohol ingerido. Los resultados concluyen que un consumo moderado de bebidas fermentadas podría tener un efecto positivo sobre la salud ósea.

Cerveza y salud neuronal

Numerosos estudios apuntan que el consumo moderado de cerveza podría ser tenido en cuenta en los hábitos dietéticos de la población como un posible factor protector contra enfermedades degenerativas, puesto que el silicio, contenido en la cerveza, podría llegar a reducir la biodisponibilidad de los metales tóxicos que provocan estas enfermedades.

Cerveza y oncología

La cebada se tuesta durante el proceso conocido como malteado, que    da el color característico de la cerveza, más o menos oscuraLa cebada se tuesta durante el proceso conocido como malteado, que da el color característico de la cerveza, más o menos oscura

Uno de los polifenoles más destacados de la cerveza es el xanthohumol, presente en el lúpulo. Diversas investigaciones han confirmado que este antioxidante podría ejercer un papel como agente quimiopreventivo gracias a su alto contenido en catequinas.

Estos fitonutrientes, que han confirmado ser activos en la inhibición y prevención de la carcinogénesis a través de ensayos “in vitro” y en animales de experimentación, podrían contribuir a prevenir algunas formas de cáncer, entre las que destacan los carcinomas del tracto intestinal, el cáncer de mama o el de próstata, facilitando la inhibición del desarrollo de células malignas.

De hecho, un estudio reciente ha valorado el comportamiento de tres compuestos fenólicos: el galato de epigalocatequina del té, el resveratrol del vino tinto y el xanthohumol de la cerveza, en el control del crecimiento celular en el cáncer de mama, con unos resultados que confirman que el xanthohumol encontrado en la cerveza podría ser el polifenol que más reduciría las células cancerígenas en este tipo de cáncer, mostrando sus efectos más rápidamente en concentraciones más bajas.

Cerveza y sistema inmune

Diversas investigaciones nacionales confirman que la cerveza podría mejorar la respuesta inmune contra patógenos externos, es decir, los agentes responsables de desarrollar enfermedades infecciosas, a través de un aumento de los leucocitos (glóbulos blancos) y linfocitos, así como una tendencia generalizada al incremento de los valores de las subpoblaciones de los linfocitos T.

Los linfocitos T son unas células inmunológicas que ayudan a destruir microorganismos invasores, protegen al cuerpo de bacterias específicas, destruyen virus, responden a tejidos extraños como los transplantes y además actúan como reguladores del sistema inmunológico.

Cerveza y efectos antiinflamatorios

La cerveza se diferencia del resto de bebidas alcohólicas por el empleo del lúpulo como materia prima esencial. Numerosos estudios han concluido que el lúpulo posee propiedades antibacterianas y antiinflamatorias que ayudan a prevenir enfermedades degenerativas.

Concretamente, un reciente estudio ha demostrado el posible poder antioxidante de la cerveza frente al estrés oxidativo inducido por un antibiótico antitumoral (adriamicina). De estos resultados se desprende que la cerveza podría ser capaz de capturar los radicales libres, responsables de la oxidación celular y del envejecimiento.

Cerveza y salud gástrica

El consumo moderado de algunas bebidas como el vino, la cerveza o la sidra, por el incremento en la secreción de ácidos gástricos y su ayuda para la aceleración del vaciado gástrico, podría disminuir en un 17% el riesgo de infección por Helicobacter Pylori, agente implicado en la úlcera gastroduodenal.

Contiene fibra

Diversas investigaciones han confirmado que la ingesta de fibra ayuda a evitar el estreñimiento y contribuye a la disminución de la hipercolesterolemia. El consumo moderado de cerveza supondría un 17% de la ingesta actual de fibra soluble, siendo una de las bebidas que mayor aporte de fibra presenta en nuestra dieta.

Bajo aporte calórico

La cerveza aporta la sociabilidad del ceremonial cotidiano de tomarse unas cañitas entre amig@s o compañer@s de trabajoLa cerveza aporta la sociabilidad del ceremonial cotidiano de tomarse unas cañitas entre amig@s o compañer@s de trabajo

La cerveza contiene 45 kcal. por cada 100 ml., es decir, 90 kcal. por caña. La cerveza sin alcohol aporta 17 kcal. por 100 ml. De hecho, bibliografía científica nacional e internacional confirma que el consumo moderado de cerveza no afecta a la denominada “curva de la felicidad”. Lo pone de manifiesto un estudio realizado por el Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC), que tras suministrar cerveza de forma moderada, una en el caso de las mujeres; dos, en el de los hombres, observaron que no se producía ninguna alteración en el peso ni en la masa corporal de los participantes en esta investigación

Componente de relación social

Tiene un componente de sociabilidad y comunicación entre las personas que actúa de forma positiva en el bienestar de cada una de ellas.

NOTICIAS RELACIONADAS


HAY UN COMENTARIO
  1. Avatar de Graciela Villalba Enviado por
    Graciela Villalba
    21 enero 2012, 7:21 pm

    Esta exelente la página y más la información, quisiera me envien si no es tanta molestia la receta de como hacer mi propia cerveza casera. Gracias espero me contesten.

DÉJANOS TU COMENTARIO
 
 
Marca la casilla bajo estas líneas antes de enviar tu comentario.
Utilizamos este sistema para evitar comentarios automáticos de publicidad.