Un litoral estratégico teñido por una luz muy especial
La costa de Ópalo, luz y color de cine en Francia
La costa de Ópalo aglutina algunos de los mejores paisajes y puertos de Europa: Dunkerque es un importante puerto industrial, Calais es un puerto de paso y Boulogne-sur-Mer es el pesquero francés por excelencia, pero… ¡hay mucho más!
Joaquín del Palacio

Joaquín del Palacio

Fotografías:

Traducción:

Actualizado
03/08/2017


Luz de DunkerqueLuz de Dunkerque

Luz de cine

Durante la Segunda Guerra Mundial, este territorio tuvo mucho protagonismo por su valor geográfico. Formaba parte del Muro Atlántico que los nazis construyeron, plagando la zona de fortines, búnkeres y singulares megaestructuras bélicas para tratar de evitar la llegada de los aliados y, a la vez, atacar a Inglaterra. Además, fue el escenario de la Operación Dinamo en Dunkerque, la mayor evacuación de la historia, que fue llamada también “el Milagro de Dunkerque”. ¡En 6 días rescataron a casi 340.000 soldados! Esta espectacular aventura se puede ver en la película Dunkerque, que se proyecta en las salas de cine desde el 21 de julio. Es, por tanto, un territorio absolutamente fascinante.

Restaurante Le Bruegel en BergesRestaurante Le Bruegel en Berges

Otra famosa película, Bienvenidos al norte (2008), se rodó en Bergues, un municipio repleto de canales y con forma de estrella por su origen defensivo, y que perteneció al imperio español. De aquellos tiempos (siglo XVI) aún perdura el restaurante Le Bruegel, que permanece casi idéntico, junto a un canal, desde 1597, cuando este territorio pertenecía a la corona española a finales del reinado de Felipe II. Es una maravilla de la historia y de la gastronomía. Se come muy bien y, sobre todo, se toma una cerveza sensacional porque está en territorio cervecero.

Azules y dorados

Dunkerque mira al mar a través de una inmensa playa de varios kilómetros de longitud y cuyo paisaje cambia drásticamente con las espectaculares mareas, que oscilan varios metros.



Casas de DunkerqueCasas de Dunkerque

Una ciudad con color propio que quizás pudiera ser el azul de sus aguas porque, además del mar, allí confluyen varios canales que configuran un plano urbano muy especial; o quizás su color pudiera ser el dorado, debido a sus largos atardeceres.

Su puerto industrial es el segundo más importante de Europa, tras el de Rotterdam. Ese paisaje industrial contrasta con la elegante fachada costera urbana; sus avenidas, sus puentes y los edificios que la pueblan son muy interesantes y singulares por su aspecto nórdico pero, sobre todo, la mayor parte de su encanto llega de su luz. Debido a su latitud, más de 50º norte, el sol se eleva poco sobre el horizonte y tiñe de un tono precioso toda la ciudad a cualquier hora. Es como si el atardecer se ralentizase y aparentase no acabar nunca, mientras las preciosas horas dorada y azul multiplican por tres su duración.

Planta del LúpuloPlanta del Lúpulo

Ahora es el momento de disfrutar una refrescante pinta de cerveza local, ya que este territorio es flamenco y se nota por las tradiciones como la de fabricar esta milenaria bebida. A pocos kilómetros, en Bailleul, está la cervecería Ferme-Brasserie Beck. La elaboran a su gusto y rizan el rizo cultivando su propio lúpulo junto a la fábrica, para asegurarse una bebida deliciosa. Ellos controlan los cuatro ingredientes básicos: malta, lúpulo, levadura y agua. Cuidan y apuestan por un producto del que presumen y disfrutan, y cuyo resultado es una cerveza sensacional.

Más estrecho, mayor esplendor

Museo del AtlánticoMuseo del Atlántico

En la costa también se ubica Calais, a 33 km de Gran Bretaña, en el punto más estrecho del Canal de la Mancha y desde el que se ven, en días claros, los blancos acantilados, como la tiza, de la gran isla sobresaliendo del peculiar azul turquesa de las aguas. En el horizonte la isla asoma como una línea blanca brillante sobre el mar. Un sitio estratégico por el que pasan diariamente unas 800 naves. Además, existe un tráfico norte-sur tan intenso que se construyó el Eurotúnel para unir, bajo tierra, el tránsito de coches y ferrocarril entre la isla y el continente. Un lugar clave en varios aspectos de la geografía: política, humana, física, de vías de comunicación…



Color de la costa de ÓpaloColor de la costa de Ópalo

Allí mismo empieza una de las costas más atractivas que hay en Europa: la Costa de Ópalo, que se extiende desde el cabo Blanco al cabo Gris. Solamente su nombre provoca ilusión. El ópalo se caracteriza por un colorido singular y atractivo que cautiva a quien lo mira, y así es esta costa… Barrida y soplada por Eolo, su imagen prístina nos descubre un estrecho, unas playas y unas tierras que asemejan un cuadro fauvista. Las aguas del canal, constantemente sopladas por el viento, tienen un color especial, entre verdes, grises y azules. El viento rompe las olas poniendo lana en sus crestas, como “borreguitos”. Al show se suman las nubes, el tiempo cambiante que produce diferentes sensaciones y esa luz tan peculiar.

Carrera espacial

La CoupoleLa Coupole

Durante la Segunda Guerra Mundial, el Canal de la Mancha fue clave por muchas razones, algunas muy conocidas, como el desembarco del Día D, y otras menos, como la plataforma de lanzamiento de cohetes V2 para atacar a Inglaterra. Ese lugar es La Coupole, una inmensa megaestructura nazi semienterrada, ubicada cerca de Saint-Omer, y desde la que se pretendía batir a Inglaterra lanzando los primeros misiles de la historia, que supusieron el inicio de la carrera espacial.

Apenas finalizaban las obras de la plataforma de lanzamiento, los aliados se apoderaron de ella y allí permaneció décadas abandonada, impasible y semienterrada, una mole indestructible con muros de 5 metros de espesor de hormigón armado y con el subsuelo horadado por multitud de túneles para el transporte de cohetes en tren, algunos sin terminar. Es una visita impactante e ilustrativa, ya que ha sido convertido en el Museo Búnker-La Coupole y Centro de Historia y Planetario 3D, interesante y singular.

Puerto pesquero

Cata de cervezaCata de cerveza

Continuando por la costa hacia el este se llega al puerto de Boulogne-sur-Mer, el principal suministrador de pescado en Francia y, sobre todo, para Lille, a solamente 100 km. y para París, a 220 km. De casta le viene al galgo, pues los romanos llamaban a esta ciudad Bononia y era su principal puerto para la conquista de Britania. Un milenio y medio después fue el lugar elegido también por Napoleón para reunir su Grande Armée e intentar invadir Inglaterra. Un sitio con mucha historia… y también con una curiosa anécdota. El general San Martín libertador de Argentina, Chile y Perú murió en esta ciudad en 1850 tras haber vivido en ella sus últimos meses de vida. Se erigió una estatua y, tras los constantes bombardeos para eliminar una base de submarinos nazi, todo quedó destrozado, todo salvo su estatua, y por éso se le considera el milagro de Bolougne-sur-Mer.



No te puedes perder:

Alojarse en un búnkerAlojarse en un búnker

Consejos prácticos:

  • Tomar un vuelo hasta el aeropuerto Charles de Gaulle y desde allí el TGV llega a Lille directamente.
  • Lille está unida por TGV y muy cerca de las principales capitales europeas: Bruselas, París o Londres.
NOTICIAS RELACIONADAS


DÉJANOS TU COMENTARIO
 
Marca la casilla bajo estas líneas antes de enviar tu comentario.
Utilizamos este sistema para evitar comentarios automáticos de publicidad.