La oreja de mar: el marisco más caro del mundo

La oreja de mar: el marisco más caro del mundo

Este molusco supera (y de lejos) el precio por kilo que se paga por percebes o langostas.

Redacción28/06/2021

Cuando nos dicen ´marisco´, rápidamente nos vamos a mejillones, langostinos, navajas, almejas; cuando nos dicen ´marisco caro´ entonces nos vienen a la cabeza los percebes, las ostras, los centollos, la langosta… pero ¿sabrías decir cuál es el marisco más caro del mundo? La respuesta no está en ninguno de los que ya hemos nombrado. El marisco más caro del mundo es la oreja de mar Haliotis tuberculata coccinea, también conocido como abalón.

Este molusco es una especia autóctona de la Macaronesia, los 5 archipiélagos del Atlántico norte más cercanos a África: las islas Azores, las islas Canarias, las islas Salvajes, Madeira y Cabo Verde.

En la cocina asiática se llega a pagar 2.000€ el kilo por los ejemplares más grandes de oreja de marEn la cocina asiática se llega a pagar 2.000€ el kilo por los ejemplares más grandes de oreja de mar

¿Cuánto cuesta la oreja de mar?

El elevado precio del abalón se debe a la dificultad de su cría: su alimentación está basada en microalgas, un producto que no es muy común en los archipiélagos, y en el medio natural son capaces de consumir alrededor de 25 kilos hasta que son adultas.

Por ello, en la cocina asiática se llega a pagar 2.000€ el kilo por los ejemplares más grandes. En Europa, los ejemplares son más pequeños y alcanzan los 100€ el kilo.

Hasta ahora, a oreja de mar se consumía exclusivamente en la alta cocinaHasta ahora, a oreja de mar se consumía exclusivamente en la alta cocina

La oreja de mar en la cocina

Hasta ahora, era un producto que se utilizaba casi en exclusiva en la alta cocina (restaurantes como Coque en Madrid o Le Cinq en París usan este producto) , siendo su uso en los hogares muy residual. Ahora, un proyecto del Instituto Universitario de Investigación en Acuicultura Sostenible y Ecosistemas Marinos (IU-ECOAQUA) de la Universidad de Las Palmas de Gran Canaria han conseguido cerrar su ciclo de producción, por lo tanto su comercialización para el uso en los hogares está más cerca de ser viable.
“Hasta el momento, a nivel experimental, se están recopilando datos de inversión en infraestructuras, y se han cultivado en los últimos cinco años miles de ejemplares para obtener información de cuánto se puede llegar a producir, en qué tiempos y en qué medio, con qué costes y con qué beneficios”, nos dice la doctora Gercende Courtois de Viçose.