El restaurante El Diablo utiliza el calor natural de los volcanes en su parrilla