La Cueva de los Verdes es la prueba de que la belleza de Lanzarote también está en el interior