¿Las zanahorias nos ponen morenos?

El mito de las zanahorias para el moreno es conocido de sobras. Pero, ¿qué sustancias posee? ¿Cómo lo logra? Quédate para descubrir si realmente nos broncea.

6 de julio de 2024

Llegado el verano, lucir un buen bronceado es el sueño de muchos y muchas. Si la solución estuviera en ingerir zanahorias, desde luego nos gustaría entender cómo. Ya habrás escuchado esta fórmula mágica, y venimos a explicarte el pigmento detrás de esta práctica: el betacaroteno. Descubriremos las razones por las que las zanahorias nos dotarían (o no) de un buen bronceado.

¿Comer zanahorias puede cambiar el tono de tu piel?

El farmacéutico de Chemist Click Online Pharmacy, Abbas Kanani, revela que estas hortalizas naranjas contienen betacaroteno. Es un pigmento responsable del color de las zanahorias y muchas otras frutas y verduras. De hecho, los pimientos rojos, la calabaza, los tomates, la remolacha, las espinacas, el brócoli o el mango son otras magníficas fuentes de esta sustancia. Podríamos entonces pensar que la zanahoria se haya hecho con el nombre y la fama del bronceado tan solo por su aspecto. Más adelante lo descubriremos.

¿Qué hace la zanahoria a tu piel?

En realidad, las consecuencias de su ingesta son múltiples. El cuerpo puede convertir el compuesto de betacaroteno en vitamina A. Es esencial para una piel sana y para el desarrollo y la reparación de los tejidos cutáneos. Asimismo, posee antioxidantes que protegen tu piel contra los rayos UV.

 En lo relativo al tono que obtendrás en tu cutis, debemos decir que efectivamente posee capacidad para alterar las tonalidades. Como hemos visto, es un pigmento amarillento presente en muchos productos… Pero resulta que es ésta hortaliza y no otra la que emplearon en la Universidad Mayor de San Andrés, en Bolivia, para crear un colorante. Ello se debe a que los niveles que contiene de betacaroteno son muy altos.

En este experimento tecnológico, usaron la zanahoria para crear un pigmento alimenticio. Se podría aplicar a “cualquier producto en la cual se requiera un colorante natural de color amarillo, naranja.” Su autora Ana Corina Ortiz asegura, además, que aporta “excelentes características físicas y químicas sensoriales y microbiológicas”. Con esto entendemos la potente capacidad que posee para teñir elementos o tejidos. Del mismo modo, actúa en nuestra piel y nuestros órganos.


Las zanahorias son hortalizas que deben ser peladas y lavadas.

¿Qué pasa si comemos en exceso la zanahoria?

Sin embargo, hay dos peligros en consumir muchas zanahorias al día para intentar lograr un bello bronceado:

Por un lado, asegura el farmacéutico de Chemist Click que solo daría “un ligero tono dorado o amarillento a la piel”. Y requiere, además, de cantidades de consumo muy elevadas. Ello puede causar una afección inofensiva llamada carotenemia, uno de cuyos síntomas es una piel amarillenta.

Ello puede resultar en que tu cuerpo acabe luciendo más amarillo que bronceado. Esto es, que la melanina que se potencia a través de los rayos del sol no es nutrida. La zanahoria produce cambios en la coloración a partir de un pigmento, pero no tiene nada que ver con un bronceado natural. Recuerda que, si deseas acentuar tu moreno a través del Sol, debes tomar siempre precaución y cubrirte antes con protección solar.

Por último, queremos destacar que la vitamina A es obtenida por nuestro organismo al digerir el betacaroteno. Se trata de una vitamina importante para la visión normal, el sistema inmunitario, la reproducción, además del crecimiento y el desarrollo. Puedes encontrarla en los huevos, los lácteos y pescados como arenques y salmón. En ellos, esta vitamina se halla en su forma “preformada”. En frutas, verduras y otros productos vegetales, se encuentra el tipo provitamina A (la cual posee mayor cantidad del pigmento amarillento).

Recetas con zanahorias

Si te interesa comer esta rica hortaliza, como hemos visto rica en nutrientes y vitaminas, puedes visitar nuestra receta de sopa fría de zanahorias aliñadas, caballa y migas de aceite, refrescante y sencilla. O esta irresistible tarta de zanahoria con crema de cacahuete, tan nutritiva como exquisita.