Limpieza de la cocina: ¿Dónde se acumulan más gérmenes y bacterias?

Estos consejos te ayudarán a prevenir las toxiinfecciones de los gérmenes, tanto en una cocina profesional como en la cocina de tu casa

Redacción05/01/2022

La cocina es el lugar donde debería haber más limpieza, ya que, muchas de las infecciones se producen por las bacterias que adquirimos mientras comemos. En estos espacios, se hacen multitud de cosas, lo que aumenta la proliferación de gérmenes.

Por ese mismo motivo, tenemos que mejorar los hábitos de higiene en la cocina. Al identificar las zonas más críticas y propensas a la contaminación, podemos mantenerlas limpias y así, reducir el riesgo.

Aquí se comprueba donde se acumulan gran cantidad de bacterias Aquí se comprueba donde se acumulan gran cantidad de bacterias

Puntos críticos de acumulación de bacterias en nuestras cocinas

  • La despensa: Este lugar debe de estar seco y ventilado. Por eso, tenemos que limpiarlo con frecuencia, e igualmente, revisar la fecha de caducidad de los alimentos almacenados.
  • Nevera y congelador: No tenemos que olvidar la limpieza de los tiradores, pues, en ellos se acumulan muchas bacterias. De la misma forma, tampoco tenemos que evitar llenar completamente el frigorífico, para así, permitir que el aire circule libremente y se reparta de manera homogénea. Además, es preferible colocar los alimentos preparados en las baldas superiores en recipientes herméticos para evitar contaminaciones cruzadas entre los alimentos.
  • Fregadero: Es el punto húmedo de la cocina, así que, la precaución debe ser mayor. Por eso mismo, hay que eliminar todos los restos de comida y secarlo después de utilizarlo.
  • Encimera: Se pueden producir fácilmente contaminaciones, pues, los restos de comida y la humedad pueden beneficiar la reproducción de bacterias perjudiciales para la salud. Por eso mismo, tenemos que eliminar los restos de los alimentos, y limpiar muy bien la superficie.

Las tablas de madera y los trapos de cocina acumulan una enorme cantidad de bacterias.

  • Utensilios: Para conseguir la higiene correcta, no se debe olvidar limpiar de utensilios cada vez que cambiemos de alimento manipulado y así, eliminar los posibles gérmenes que pueda haber dejado el alimento anterior.
  • Cuchillos: De la misma manera, que en el caso anterior, es necesario limpiar el cuchillo cada vez que cambiemos de alimento. Por ejemplo, podemos cortar una pechuga de pollo, que esté cruda y contaminada. Está carne al cocinarse posteriormente elimina las bacterias por el calor, pero permanecen en el utensilio. Con ese mismo cuchillo, cortaremos distintos alimentos, como un tomate para una ensalada. Al final este, acabará estando contaminado.
  • Tablas de cortar: Estos materiales suelen contener muchas bacterias también, por lo que su riesgo es elevado. Por este motivo, cada vez que se cambie de alimento tenemos que limpiarlas y secarlas.
  • Paños y trapos de cocina: Estos también pueden almacenar un sinfín de bacterias. Por ese mismo motivo, deben cambiarse cada vez que estén sucias dado su elevado nivel de riesgo. Si quieres evitar esto a toda costa, puedes sustituirlo por un rollo de papel desechable.
  • Basura y recipientes de reciclaje: Siempre tendrá que estar tapado y habrá que vaciarlo diariamente. También, debemos limpiarlo y desinfectarlo con el producto más adecuado. Por este motivo, es necesaria una buena higiene también en los recipientes de reciclaje, donde pueden almacenarse muchos gérmenes.

*Fuente: Silestone Institute