Los castillos del río Loira, distinción y magia
Joaquín del Palacio

Joaquín del Palacio

Fotografías:

Traducción:

Publicado el
22/06/2011



El río LoiraEl río Loira

Los ríos han resultado ser muy atractivos para el ser humano desde la prehistoria porque en sus riberas siempre se han encontrado algunos de los elementos más importantes para la vida. El río lleva agua y genera terrenos fértiles repletos de vegetación y fauna, también es vía de comunicación, frontera, etc. Aparte de todo ésto, algunos ríos son muy especiales porque junto a ellos se encuentra el lugar ideal para la vida, para el asentamiento de poblaciones, el espacio en el que el ser humano quiere vivir. El río Loira, los franceses le llaman La Loire (La Luag), es uno de los más afortunados porque aparte de tener de todo lo dicho tiene encanto, y ésto ya no se consigue aunque se quiera, es como la inspiración, si no está no se puede buscar. El Loira tiene magia.

El río Loira tiene más de 1.000 km. de longitud y, aparte de ser el más largo de Francia, es el más bello y el más cargado de Historia. Su caudal es muy irregular y eso le aporta carácter e imágenes muy distintas a lo largo del año: unas veces se muestra pacífico entre arenas, otras baja muy cargado de agua formando remolinos. Cruza todo el Hexágono, así le llaman a Francia por su parecido con esta figura geométrica, desde el sureste hasta Saint Nazaire, donde hay una impresionante construcción de hormigón que fue una base de submarinos nazi que aún hoy da miedo verla. Allí mismo es donde La Loire se encuentra con el azul salado y marino. Esta zona está muy cargada de verdaderas maravillas como Guérande, una ciudad medieval preciosa, o, ya en la costa marina, La Baule, una encantadora ciudad de vacaciones de playa con estilo clásico y muy elegante. La ingeniería también se luce en su desembocadura con un impresionante puente que tiene una luz de 720 m. y una altura de 60 para que los grandes barcos lleguen hasta Nantes. Este río también está a la última en ingeniería.

Castillo de AngersCastillo de Angers

Los mejores rincones del río están en su curso bajo, desde Orléans hasta llegar a las inmediaciones de Angers, en un tramo de poco más de 200 km. En este tramo poco a poco las riberas se fueron poblando de castillos, algunos se hicieron nuevos y otros eran antiguas fortalezas medievales que se reformaron y así los poderosos de la época podían estar situados junto a la monarquía y la nobleza gala. Aquí el río se hace real. La afición a la caza fue el motivo fundamental por el que los nobles buscaron esta zona de gran riqueza cinegética para ubicar sus mansiones. Curiosamente estas residencias se empezaron a construir remontando el cauce de oeste a este. Así fueron instalándose sucesivamente en el tiempo y en el espacio hasta llegar a Versalles, que aunque no está junto al Loira sí fue el último en aparecer en la zona. Versalles es el palacio al este del edén.

Estos castillos son auténticas maravillas y es difícil elegir entre ellos porque cada uno aporta algún detalle que lo diferencia y lo hace aún más atractivo que el anterior, da lo mismo en qué orden se vean. El de la ciudad de Angers es una fortaleza medieval con todos los elementos defensivos necesarios para que en 1232, cuando se edificó, fuese inexpugnable. Cuenta con un foso profundo, dos puentes levadizos, una muralla muy recia, una torre albarrana de acceso y 17 torres que aún eran más altas de lo que hoy se ve y una de ellas, la del molino, llegaba hasta los 40 metros de altura. Este lugar, junto al río Maine aunque muy cerca del Loira, ha estado ocupado por el hombre desde hace milenios. Lo más importante del Château d’Angers es su colección de tapices, expuesta en un museo construido solamente para ello que merece la pena ser visitado. Quizás éste no sea un ejemplo representativo de los de la zona, por su falta de lujo y encanto, pero su imagen perdurará en la memoria.

Destilería de Cointreau. AngersDestilería de Cointreau. Angers

Para celebrar el recuerdo de esta visita habrá que brindar con Cointreau, una bebida angevina, originaria de Angers. El licor hecho de naranjas amargas y dulces que empezaron los hermanos Cointreau en 1849 fue haciéndose cada vez más conocido y bebido en el mundo. Debido a ésto rápidamente fue imitado, pero nunca fue igualado. En el museo tienen cientos de marcas que han surgido en todo el mundo tratando de copiar una bebida muy singular que tuvo que registrar ya su producto en 1885; allí se pueden ver los antiguos alambiques aún en funcionamiento y sus anuncios publicitarios, que siempre fueron muy creativos e innovadores, así como las recetas y los nombres de sus cócteles.

Entrantes de verduras del Loira. Restaurante Le PrieuréEntrantes de verduras del Loira. Restaurante Le Prieuré

Observar el Loira es un espectáculo porque es un río que tiene un caudal muy irregular y eso le hace ser cambiante a lo largo del año. Nunca está igual; además, sus orillas son vegas fértiles y frondosas que a pesar del progreso se han conservado verdes y puras. El castillo de Saumur es una atalaya perfecta para otear sus tierras, sus bosques y sus aguas, pero no es el único lugar para disfrutar de estas vistas. Por aquí cerca encontraremos varios y buenos balcones; uno de ellos es un edificio con una silueta blanca que se eleva sobre la ladera verde de la orilla izquierda del Loira. El hotel y restaurante Le Prieuré es un remanso de paz y elegancia con buenas vistas del valle. Sentarse a tomar un aperitivo en la terraza es un privilegio. En el interior el comedor es un excelente salón acristalado luminoso y bien decorado ideal para disfrutar de la cocina regional basada en las hortalizas locales, como los espárragos o alcachofas, y pescados de río como el salmón o la anguila, todo ello regado con los vinos del Loira. Si buena es su ubicación mejor aún lo es su cocina y, por supuesto, sus vinos; además, los caldos galos, da igual la región de la que procedan, tienen siempre un sello de sabor típicamente francés que les distingue.

El Loira en biciEl Loira en bici

Después de haber comido bien lo mejor es bajar la comida haciendo deporte, por ejemplo montando en bicicleta. Dar pedales es ideal porque se hace deporte y se pueden descubrir parajes que de otro modo pasarían desapercibidos. Existe una ruta cicloturística que recorre los mejores rincones de la zona en diferentes etapas. Llegar hasta alguno de estos castillos pedaleando es uno de los mejores recuerdos que nos podemos llevar. La ruta, a la que casi podríamos denominar “Tour de Châteaux”, está perfectamente indicada y no tiene grandes cuestas porque sigue más o menos el cauce del Loira. Tiene unos 800 km. de recorrido total, muchos de los cuáles  tienen un carril exclusivamente para las bicicletas y algunos otros son compartidos con carreteras, en su gran mayoría poco transitadas. En bici llegaremos hasta pueblos trogloditas, rincones preciosos, miradores y monumentos.

Tejado de la cocina de la abadía de FontevraudTejado de la cocina de la abadía de Fontevraud

Entre todos los monumentos que recorre la ruta cicloturista destaca una abadía del S.XII. La abadía de Fontevraud es espectacular por su tamaño y por una curiosa construcción que se usó como cocina o secadero. Esta cocina es única y está repleta de chimeneas que le dan una imagen muy especial al tejado, parece un abstracto bosque pétreo. Esta abadía es también restaurante y hotel y es un auténtico lujo comer o pernoctar en un entorno tan placentero.  Los monjes elegían los lugares para el asentamiento de sus monasterios con acierto, tanto que aún hoy siguen siendo enclaves sobresalientes.

Sin duda lo más atractivo del río Loira son sus castillos. Algunos son de cuento o más bien de cómic, porque el Castillo de Cheverny fue seleccionado por Hergé para ser el del caballero Francisco, en las hazañas de Tintín, y haciendo un juego de palabras con Sart-Moulin, un pequeño pueblo belga, lo situó en el pueblo imaginario de Moulinsart. Las aventuras de Tintín siempre han sido un referente para todos los amantes de los viajes. Hergé, al adoptar este castillo para el cómic, le suprimió las alas, quedándose con la parte central del edificio, que finalmente se convertirá en el cuartel general del capitán Haddock. La exposición permanente “Los secretos de Moulinsart” está reservada a los visitantes del castillo y abierta todos los días del año.

Cocina del castillo de ValençayCocina del castillo de Valençay

Otros castillos han pasado más desapercibidos, pero sorprenden igualmente. El castillo de Brissac, el más alto de Francia, tiene 7 plantas, 204 habitaciones y un teatro para más de 100 personas; el de Villandry ostenta los jardines más bellos, entre los que destacan jardines ornamentales de verduras y hortalizas, además de una pista de tenis que algunos jugadores profesionales solicitan para entrenar en hierba. El de Azay-le-Rideau, de cuento de hadas, está metido en un lago y rodeado por un bosque; ésta podría ser perfectamente la residencia del Príncipe Azul de una seductora novela rosa. Con tanta distinción se pueden enumerar varios que después de llevar unos cuantos siglos construidos todavía hoy serían la obra perfecta de un gran arquitecto.

La buena cocina es algo que los franceses siempre han interpretado de maravilla, y ya hace siglos lo mostraban así en sus mansiones. Los castillos de Villandry o Brissac conservan sus correspondientes cocinas, pero quizás el mejor ejemplo está en el Castillo de Valençay, que perteneció a Talleyrant, Primer Ministro de Francia. Fue construído en 1540 y se convirtió en uno de los grandes palacios franceses e, incluso, aquí estuvo recluido Fernando VII, Rey de España. Al visitarlo observamos una arquitectura preciosa, elegante, inmensa y de apariencia soberbia, pero un amante de la gastronomía descubrirá lo más importante en sus sótanos. Allí encontramos sus cocinas. ¡Están como el primer día!

Hotel Château du BreuilHotel Château du Breuil

Los castillos se visitan, se disfrutan… pero siempre nos quedan las ganas de vivir en uno o al menos pernoctar, cerrar los ojos e imaginar lo que aquellos nobles vivieron. El Château du Breuil nos permite cumplir este sueño francés, porque es hotel y restaurante. Tiene mucho más encanto que precio y, sobre todo, alojarse aquí es algo más que un detalle, es algo que no se olvidará. Al pasear por este palacio al atardecer surgen los sonidos de pájaros y los aromas del jardín. Tras el sol poniente, el castillo se sumerge en la oscuridad y el pasado parece retornar. Después de haber visto tantos rincones junto al Loira todos parecen agolparse en la retina, queriendo protagonizar el recuerdo, pero es imposible porque todas las imágenes que se ven en esta zona son impresionantes. Lo son tanto como aquella imagen que, también en tierras francesas, Monet inmortalizó en un cuadro que tituló “Impresión sol naciente”, con la que se bautizó nada menos que al Impresionismo.

Galería fotográfica:

NOTICIAS RELACIONADAS


HAY 14 COMENTARIOS

  1. Avatar de Alberto de Santo Ang Enviado por
    Alberto De Santo Ang
    5 julio 2011, 8:23 pm

    Muchas gracias por tu artículo Joaquín, siempre he sentido una especial atracción por los castillos y si como cuentas están en zonas cinegéticas pues mejor que mejor. ¿Y a buenas horas me entero que el Cointreau es de Angers!. Gracias por hacernos pasar unos estupendos momentos al leerlo. Un saludo.

    • Avatar de Joaquín Enviado por
      Joaquín
      6 julio 2011, 6:11 pm

      Muchas gracias Alberto por leerlo y por dar tu opinión. Lectores como tú me animáis a seguir escribiendo sobre viajes. Un saludo.

  2. Avatar de Carmen Enviado por
    Carmen
    24 junio 2011, 10:59 pm

    hola Joaquin guapoooo, veo conoces Francia casi mejor que yo, por haber vivido alli un monton de años,.Chapeaux. Un abrazo. Carmen

    • Avatar de Joaquín Enviado por
      Joaquín
      28 junio 2011, 8:27 pm

      Hola Carmen, muchas gracias por leerlo. Me alegra que te haya gustado el artículo. Un abrazo.

  3. Avatar de JOAQUIN Enviado por
    JOAQUIN
    24 junio 2011, 10:49 pm

    Adelante con el viaje, me parece un lugar ideal según lo decribes, espero lo vayas preparando, Un saludo

    • Avatar de Joaquín Enviado por
      Joaquín
      28 junio 2011, 8:26 pm

      Muchas gracias tocayo. Ahora estoy preparando otros viajes de los que publicaré algo en breve. Un saludo.

  4. Avatar de carmen Enviado por
    Carmen
    24 junio 2011, 10:45 pm

    Es una zona que conozco poco pero despues de leer esta información creo que podemos hacer este viaje, preparalo y nos vamos, dinos cuando lo hacemos, UN SALUDO CARMEN.

    • Avatar de Joaquín Enviado por
      Joaquín
      28 junio 2011, 8:25 pm

      Gracias Carmen por leer el artículo. Te deseo un verano muy viajero.

      Un saludo.

  5. Avatar de Tito Enviado por
    Tito
    24 junio 2011, 10:19 pm

    Gracias amigo, aunque no suelo dar señales de vida ,siempre leo lo que me envias, me gusta mucho cuidate y sigue asi…..no descarto tu propuesta!!

    • Avatar de Joaquín Enviado por
      Joaquín
      28 junio 2011, 8:23 pm

      Gracias Tito. Me alegro de saludarte. Espero que tengas un verano muy viajero.

      Un abrazo.

  6. Avatar de barbara Enviado por
    Barbara
    24 junio 2011, 4:12 pm

    es un sitio espectacular,habra que conocerlo.

    Gracias por hacernos conocer sitios nuevos

    • Avatar de Joaquín Enviado por
      Joaquín
      28 junio 2011, 8:22 pm

      Muchas gracias Bárbara por leerlo. Es cierto, es muy espectacular y muy completo. Allí hay historia, gastronomía, bonitos paisajes y mucho encanto. Debes conocerlo, te encantará.

      Un saludo.

  7. Avatar de Joaquín Enviado por
    Joaquín
    23 junio 2011, 2:57 am

    Muchas gracias por tu comentario Cristina, ya lo creo que son buenos. Los vinos franceses tienen algo especial que les hace ser diferentes. Un saludo.

  8. Avatar de Cristina Etch Coria Enviado por
    Cristina Etch Coria
    22 junio 2011, 8:40 pm

    Buenos vinos!


DÉJANOS TU COMENTARIO
 
 
Marca la casilla bajo estas líneas antes de enviar tu comentario.
Utilizamos este sistema para evitar comentarios automáticos de publicidad.