Los restaurantes y cafeterías con más encanto de los museos de Atenas
Hermosos atrios, espléndidos patios, jardines exuberantes o terrazas con vistas impresionantes. Algunos de los restaurantes y cafeterías con más encanto de Atenas se encuentran “escondidos” en sus museos. Rincones verdaderamente sorprendentes en el corazón de la capital griega que merece la pena descubrir.

Silvia Álvarez Martínez

Fotografías:

Traducción:

Actualizado
17/09/2018



La ciudad de Atenas, lugar como pocos de Europa en donde lo antiguo convive con lo moderno, atrae al año a millones de visitantes. Pero lo que pocos saben y llegan a descubrir es que algunos de sus museos son el lugar ideal para tomar un buen desayuno, degustar platos típicos de la gastronomía griega o relajarse con una bebida después de un largo recorrido por las calles de la capital. Le descubrimos algunos de los secretos mejor guardados de una de las ciudades más antiguas del Viejo Continente.

1) The Black Duck Garden, un oasis de tranquilidad en el corazón de la gran ciudad


Muy popular entre los atenienses. pero poco conocido por los extranjeros, el café restaurante del Museo de la Ciudad de Atenas se ubica en una de las zonas más transitadas de la ciudad y es uno de los rincones más extraordinarios de la capital griega.

Situado en el patio de la mansión neoclásica Eftaxias-Vouros, primera residencia del rey Otón I de Grecia, el Black Duck Garden es uno de los clásicos de la ciudad. Tras 10 años de funcionamiento, el restaurante, abierto durante todo el día, es un oasis de tranquilidad en el que sentarse rodeado de plantas exuberantes (entre las que se encuentran algunas palmeras que plantó la misma reina Amalia de Grecia) y alejado del mundanal ruido.

Abierto desde las 10 de la mañana, cuenta con una carta variada. Ensaladas frescas, como la de tomates cherry multicolor con orégano, mouse de queso anthotiro, mastija y albahaca morada; platos principales como el calamar fresco con arroz negro e hinojo cocinado en caldo de manzanilla; o unos exquisitos huevos benedictinos servidos sobre pan crujiente y salsa de mostaza, son algunas de las delicias que podrá degustar en este remanso de tranquilidad.

Cafés, zumos naturales, una amplia selección de vinos griegos o algunos cócteles originales como el Island Duck con Mastija, miel de tomillo, lima y lemon blend, sirope de ginebra casero, hojas de albahaca y romero son otras de las opciones que encontrará en este local de ambiente relajado.

Abierto domingo y lunes de 10 a 1, martes, miércoles y jueves de 10 a 1:30 y viernes y sábado de 10 a 2h.

2) La cafetería del Museo Benaki de Arte Islámico, una oferta culinaria sencilla, pero deliciosa

A dos pasos de la céntrica parada de metro de Thissio, el restaurante del Museo de Arte Islámico es uno de los lugares más encantadores y sorprendentes de la capital griega. Desde la terraza podrá contemplar los incomparables restos arqueológicos del recinto arqueológico de Keramikós mientras se relaja alejado del ir y venir de uno de los puntos más bulliciosos de toda la ciudad.

Con vistas panorámicas de la Acrópolis, la colina del Pnyx y el Pireo, sus coloridas paredes están decoradas con un extenso mural de la artista Navine G. Khan-Dossos, inspirado en las diezmadas palmeras que una vez crecieron en las calles de Atenas y que fueron retiradas del paisaje urbano de la ciudad para reorientarla visualmente hacia Europa y no hacia Oriente Medio.

Con un atento servicio y una oferta culinaria sencilla pero deliciosa, los sándwiches y las ensaladas son los principales protagonistas. La gran y variada oferta de tés es otra de las razones por las que hacer una parada en el último piso de este singular museo.

El horario es de 10 a 18:00h de jueves a domingo durante el invierno, mientras que en los meses de verano la cafetería permanece abierta hasta las 23:00h.

3) El restaurante del museo de la Acrópolis: reponer fuerzas rodeado de siglos de historia

Ni el Museo de la Acrópolis ni su restaurante necesitan presentación. Situado en la segunda planta de la institución más visitada de toda Grecia, el museo no sólo cuenta con unas impresionantes vistas hacia la colina de la Acrópolis, sino que se ha ganado merecidamente su fama como uno de los mejores restaurantes en los que degustar un buen plato de comida griega en Atenas a un precio bastante razonable.

Con una terraza de 700 metros cuadrados, es ideal para tomarse un respiro después de un largo paseo entre restos arqueológicos y esculturas. Su carta destaca por una apuesta por recetas regionales griegas, con un toque creativo.

Uno de los mejores momentos del día para visitar el restaurante es por la mañana. Le recomendamos que pruebe algunos de los desayunos tradicionales del país, como el yogur griego con miel de tomillo y nueces, el koulouri (un pan de sésamo redondo) con queso, o el baklava tradicional (un pastel dulce de capas de hojaldre relleno de nueces) con helado de canela.

Abierto de lunes a domingo, de 8:00 a 20:00h (excepto los lunes, día en el que el museo cierra sus puertas a las 16:00h), el restaurante permanece abierto hasta la medianoche todos los viernes y ofrece platos gourmet adicionales a los de la carta.

4) El restaurante del Museo Benaki, inigualables vistas panorámicas del parlamento griego y los jardines nacionales

Asentado en una bella mansión de estilo neoclásico en uno de los barrios más exclusivos de Atenas, el museo Benaki está considerado como uno de los más interesantes de Atenas. Su restaurante, alejado del ruido y del estrés de la vida cotidiana de la ciudad, es uno de los secretos mejor guardados de la capital griega. Lugar ideal para combinar la buena comida con la cultura, la calidad de los platos que ofrece atrae a visitantes y auctóctonos por igual. Con un menú diario que sirve al menos seis platos diferentes, aquí podrá degustar desde platos típicos griegos como las yemistá (tomates y pimientos al horno rellenos de arroz, carne picada y especias) o las dolmadakia, hojas de parra rellenas de arroz, carne picada y especias, hasta platos de corte internacional.

El restaurante está situado en una terraza con hermosas vistas de los Jardines Nacionales, el parlamento griego y la Plaza de Syntagma, y es ideal para tomarse un relajado café a media mañana o incluso para merendar.

Abierto miércoles y viernes de 10 a 18, jueves y sábado de 10 a 24 y domingos de 10 a 16h.

5) La cafetería del Museo Numismático: el jardín secreto de Atenas

A menudo pasado por alto, este museo situado a dos pasos de la Plaza de Syntagma cuenta con una colección de monedas antiguas que merece la pena ver. Ubicado en la Iliou Melathron, la mansión construida en 1880 para Heinreich Schliemann, el arqueólogo que descubrió el asentamiento de Troya en la actual Turquía, cuenta con un agradable restaurante situado en el jardín de la parte posterior de la mansión. Decorado con copias de estatuas griegas antiguas, la densa vegetación que nos recibe cuando nos dirigimos al restaurante crea la sensación de estar accediendo a un jardín secreto en el corazón de la ciudad. Uno de los pocos lugares en los que sentarse entre árboles y numerosas plantas de la flora autóctona griega en el centro de la Atenas moderna.

Abierto de lunes a sábado de 9 a 23 y hasta las 20h los domingos, es ideal para tomar un café o una comida ligera (sándwiches y ensaladas) en un entorno relajado. El museo organiza, además, actuaciones de jazz en directo en el jardín, por lo que es de lo más recomendable consultar su página web antes de visitarlo.

6) El restaurante del Museo de Arte Cicládico, un espacio elegante y con sabor a las Cícladas

Sede de una excelente colección de arte procedente de las Cícladas y arte griego y chipriota antiguos, este museo, situado en una de las principales arterias de la capital griega, cuenta con un pequeño y elegante restaurante en el que la luz natural se erige como protagonista, inundando todo el espacio.

En este restaurante, de diseño moderno, podrá disfrutar de aperitivos con sabor mediterráneo a base de ingredientes frescos y mediterráneos y de platos tradicionales griegos con sabores y aromas de las islas Cícladas. Pruebe los huevos escalfados de corral servidos en una tarta crujiente de patatas de Naxos con espinacas al vapor; el bacalao a la plancha con salsa de aceite de oliva virgen extra, limón y hierbas aromáticas servido con puré de verduras y ensalada de bulgur; o la ensalada verde con quínoa orgánica y salmón ahumado.

El restaurante destaca, además, por unos exquisitos aperitivos ligeros, sándwiches recién horneados y unos deliciosos postres y pasteles caseros.

Abierto lunes, miércoles, viernes y sábados de 10 a 17, jueves de 10 a 20 y domingo de 11 a 17.

NOTICIAS RELACIONADAS


DÉJANOS TU COMENTARIO
 
 
Marca la casilla bajo estas líneas antes de enviar tu comentario.
Utilizamos este sistema para evitar comentarios automáticos de publicidad.