Morcillas de calabaza, grandes desconocidas

Jennifer Arenas10/05/2011
Morcillas de calabaza picantesMorcillas de calabaza picantes

La morcilla de Calabaza es una de las más laboriosas en su producción. Se elabora a partir de la grasa del cerdo, los llamados «gordos»: el tocino que se quita a la carne cuando ambos se separan. Se le añaden, también, distintas hortalizas, especialmente calabaza o carruécano.

Se debate cuál es la mejor forma de consumirlas, ya que dependiendo del municipio se prefiere comerlas simplemente con un trozo de pan de pueblo, darles una vuelta en la plancha cuando no estén muy hechas, crudas, extendidas en tostas a modo de paté, fritas, asadas, en preparados con quesos y embutidos, en ensaladas o en cocidos de legumbres, ya sean garbanzos, alubias, lentejas…

Otra forma de saborear la morcilla de calabaza es calentar una sartén sin aceite, cortar la morcilla en trocitos de un dedo de espesor y dejar que se desgrase ella sola. Cuando se vaya poniendo oscura, se le da la vuelta en la sartén y está lista para consumir.

La morcilla de calabaza también es conocida con el nombre de morcilla colorá o morcilla de «tol año», porque se puede consumir en todas las épocas gracias a su larga duración. La receta es la siguiente:

Ingredientes:

Proceso de curación de las morcillasProceso de curación de las morcillas

Grasa de cerdo
Calabazas o carruécanos
Cebollas
Arroz
Patatas
Ajo
Pimentón dulce
Pimentón picante
Perejil
Pimienta
Clavos
Cominos
Hierbabuena
Orégano
Sal

Elaboración:

  1. Dos o tres días antes, hay que cocer la cebolla y la calabaza y ponerlas a escurrir en un saco de esparto, con un buen peso encima para que se vaya todo el agua.
  2. Se preparan los «gordos» del cerdo, se pican en la máquina y se ponen en la artesa.
  3. Se pican la calabaza y la cebolla y se colocan en la artesa.
  4. Mientras tanto, se cuecen las patatas y el arroz.
  5. Se añade pimentón y se amasa con los «gordos».
  6. Se añaden, también, sal, ajos y perejil picados, pimienta, clavo y cominos molidos, orégano y hierbabuena (al que le guste, puede echar un poquito de pimentón picante a la mezcla).
  7. Se añade el arroz cocido y la patata cocida y picada en la máquina y se amasa todo junto con la calabaza y la cebolla.
  8. Se añade la sangre del cerdo y se sigue amasando.
  9. Se preparan las tripas: Se embudan con la máquina y se atan, bien apretadas y pinchadas para que no quede nada de aire dentro de ellas.
  10. Se cuelgan cerca del fuego, sin que les de el calor o corrientes de aire.
  11. Se dejan secar durante 30 días en un lugar sin humedad ambiental, con el fuego encendido los primeros días.

Se recomienda comer la morcilla de calabaza asada a la brasa.