niMÚ: El espacio más cosmopolita del Grupo Vamuca

Cocina de mercado con matices vanguardistas en el corazón de Madrid

Ana Lázaro27/07/2020

Situado en la céntrica calle Barquillo del madrileño barrio de Chueca, el restaurante niMú, oasis gastronómico del grupo leonés Vamuca (dirigido por Antonio Vázquez) se caracteriza por ser un espacio moderno, acogedor y vanguardista y por atesorar una  rompedora carta pensada para el deleite de todos los paladares.

Da igual si es una comida familiar, una cita amorosa, una cena con amigos… su propuesta culinaria es reducida pero variada, con un toque sofisticado y una relación calidad-precio apta para todo tipo de bolsillos. Cocina de mercado, moderna e imaginativa que conforma una oferta de lo más original. Por un lado, mantiene sus raíces gastronómicas de base mediterránea y por otro se adapta con proposiciones más informales y desenfadadas en la zona de la amplia barra circular situada a la entrada del local, donde se puede picotear en un ambiente distendido.

Restaurante niMúRestaurante niMú

Además, cabe destacar la profesionalidad y amabilidad del personal de sala; aunque no es de extrañar porque Yolanda Iglesias, maître del local, nos recibió con desparpajo y cercanía, cumpliendo con creces con su papel de anfitriona. Vamos a ello, manos a los cubiertos…

Empezamos con las Croquetas de Cecina de León y Pimientos (9€). Son cuatro unidades caseras que se comen de un bocado. La cremosidad de la masa junto al crujiente del empanado crean un tándem agradable y nada grasiento. Aunque, he de reconocer que las encontré pobres de sabor, algo que me pareció extraño ya que iban bien cargadas de cecina… Seguimos con los Niguiris de Carabinero con Aceite de su Coral (6€) perfectamente ejecutados, granos sueltos que se adhieren entre si, bien cocidos, justos de almidón… una explosión de sabor a mar con un sutil matiz a wasabi que no puedes dejar pasar si visitas niMÚ. 

Continuamos con los Chipirones Rellenos de Sobrasada de Mahón (17€),  plato que me resultó muy llamativo por su original combinación. Un mar y montaña muy ibicenco nada pesado ya que, según la camarera que nos atendió, el embutido crudo estaba rebajado con un cremoso puré de patata. Aunque no lo parezca, se trata de un condumio ligero y de fácil digestión. Y no salimos del mar… las Zamburiñas Gratinadas con Ali Oli de Ajo Negro (15€) son ideales para compartir. Su sabor delicado, su textura suave y el toque fresco con un leve matiz ácido que le aportaba el tomate natural, hacían de estos exquisitos moluscos una amalgama de sensaciones excepcionales para el comensal. 

Chipirones Rellenos de Sobrasada de MahónChipirones Rellenos de Sobrasada de Mahón

Ya habíamos dado por terminada la comida y estábamos ojeando la carta de postres, cuando la camarera nos sugirió que no podíamos marcharnos sin probar la Presa Ibérica con Salsa Trufada (17€), y claro… nos lo pintó tan delicioso que confiamos en su recomendación. La verdad es que dio en el clavo… la carne estaba en su punto, la salsa era suculenta y sabrosa y la patata con huevo poché estaba espectacular (igual de gustosa a o casi más que la propia carne). A pesar que el sabor era un explosión para el paladar, el plato tenía un pequeño exceso de grasa. 

Presa Ibérica con Salsa TrufadaPresa Ibérica con Salsa Trufada

Tras tal festín de carne ya dudábamos de si tomar postre, pero soy fácil de convencer. “Tenéis que probar La Tarta de Queso Fluida (7€) y luego me contáis qué os parece”, dijo Yolanda, animándonos efusivamente. Pocas palabras bastaron para caer en la tentación. Después de meterme el primer trozo en la boca y sentir como el queso se derretía, entendí su insistencia. Porque si tengo que describirla con una palabra sería: sublime

Me considero una persona muy exigente en lo que respecta a este postre y he de reconocer, tal y como dije a la camarera que nos atendió, que la de niMÚ fue un gran descubrimiento y está posicionada en mi ‘ranking’ de entre las tres mejores tartas de queso he probado en Madrid. Así que, si os vais de allí sin dejar hueco para este postre, estaréis cometiendo un gran error.

Por último, me gustaría hacer un pequeño matiz necesario, que seguro les sirva para mejorar y alcanzar la perfección: los emplatados y las vajillas. Es una pena que una comida de tan buena calidad y tan sabrosa quede  ensombrecida por la presentación y por la sencillez de su vajilla. Los alimentos entran por los ojos y soy de los que opinan que la acción de emplatar es casi tan importante como la ejecución de las elaboraciones. Estoy segura que si se centran en este aspecto estético darán un paso decisivo para alcanzar al éxito total. 

niMú 

Calle Barquillo, 40

28004, Madrid