Nuevos aires alimenticios o De omnívoro a vegetariano II
Adriana Ortemberg

Adriana Ortemberg

Fotografías:

Traducción:

Publicado el
21/09/2012



Las verduras están en auge, ya sea por renovación gastronómica o por clamor de los profesionales de la salud (no se come suficiente verdura). Es una buena ocasión tanto para ordenar nuestra dieta como para animarnos a ponernos en forma.

¿Cómo incluir en la dieta diaria las raciones de verdura y de fruta que se nos recomienda? No es cuestión de estar haciendo cálculos cada vez que comamos, sino de tener presente verduras y frutas en cada comida. Por ejemplo, en los desayunos es ideal tomar fruta natural, tanto en zumos como troceada (mezclada con müesli o cereales por ejemplo); en los tentempiés de media mañana añadir lechuga, tomate u otras hojas verdes a los bocadillos (¿por qué no un poco de zanahoria rallada?); en las comidas y las cenas casi se vuelve imprescindible un buen plato de ensalada, una sopa o unas verduras salteadas del tiempo como primer plato; y para las meriendas, batidos con fruta y yogur o mini bocadillos, con algo de hojas verdes.

Para los fines de semana podemos “sofisticar” los menús algo más. Por ejemplo empezar el sábado con zumos mixtos (zanahoria-manzana; naranja con poquito de remolacha) o hacer un buen brunch el domingo con zumos naturales, fruta fresca (uvas, peras), frutos secos, revoltillo de huevos y setas, tempuras variadas o tortillas vegetales en pan integral.

Puede ser aventurado pensar en cambiar los hábitos cuando comienza el otoño, pero si lo hacemos como propósito desde ya, tendremos mucho trabajo hecho para cuando llegue la primavera siguiente. Además, sin darnos cuenta, estaremos contribuyendo a mejorar las defensas y a enfrentar el invierno mejor preparados.

Quitarse malos hábitos o empezar a comer mejor, más sano, o incluso hacer una transición a una dieta vegetariana no es fácil si se lleva mucho tiempo con una dieta desordenada o mal planificada. Sin embargo, siempre hay caminos, recursos y estrategias.

Una amiga psicóloga versada en crecimiento personal siempre decía que pequeños cambios en puntos estratégicos llegan a producir grandes impactos. Y este puede ser un buen camino para mejorar.

NOTICIAS RELACIONADAS


DÉJANOS TU COMENTARIO
 
 
Marca la casilla bajo estas líneas antes de enviar tu comentario.
Utilizamos este sistema para evitar comentarios automáticos de publicidad.