En la madrileña Plaza de Colón (Calle Goya, 5)
Platea, una experiencia única y muy sabrosa
Cocina informal y bien elaborada en un entorno lleno de glamour es la oferta que nos ofrece Platea. Pero hay más: actuaciones, cocina en vivo, coctelería, cocineros con estrellas, música…
Eva Celada

Eva Celada

Fotografías:

Traducción:

Publicado el
08/07/2014



Aún está en rodaje este espacio gastronómico, único en España, que hace de la comida una experiencia de ocio, sociabilidad y cultura. Comer es un placer, sin duda, pero cuando puedes probar platos realizados por algunos de los mejores cocineros de nuestro país, como es el caso de Platea, la cosa se pone interesante.

Vista de Platea desde el restaurante ArribaVista de Platea desde el restaurante Arriba

Entrar y quedarse con la boca abierta es lo primero que nos ocurre, ya que se ha respetado la estructura del cine Carlos III, con su fantástica pantalla en la que hay constantes proyecciones, y que se utiliza de escenario para el programa de actuaciones, que se ofrece por la noche. En el centro se ubica un espacio inverso, un hueco que nos permite ver todos los niveles, tres pisos. Todo ello creado por Lázaro Rosa-Violán, uniendo la estética de los años 40 y 50 con una iluminación muy acertada, que resulta acogedora pero a la vez suficiente.

DE CUCHARA, todo un éxito entre el públicoDE CUCHARA, todo un éxito entre el público

En el piso de abajo la cocina caliente, comenzando por DE CUCHARA, donde proponen una muestra de su excelente cocina, desde unas lentejitas a una fabada, pasando por unas patatas revolconas o un arroz con verduras. En frente FORTINO, pizzas – focaccia ligerísima, como si fuera aire, con ingredientes sutiles y exquisitos, una maravilla, la de peras, nueces y gorgonzola, la ración 3,5 euros. Junto a las pizzas “Entrecortes”, pollitos asados con patatas y ensalada, que ves rustirse y te llaman para que te los comas (15 euros), o exquisitas mini hamburguesas de carne llena de sabor y muy jugosa, también tienen perritos y costillas. Todavía en la planta inferior, podemos disfrutar de un cebiche peruano en KINUA o de otro bocado mexicano delicioso en BESOS DE SAL.



Keka Beorlegui, directora de Platea, junto al equipo de ShikkuKeka Beorlegui, directora de Platea, junto al equipo de Shikku

La cocina japonesa esta representada por SHIKKU, y merece la pena. Cada persona de la familia puede elegir lo que más le gusta y todos lo tomarán en las mesas centrales, con bebidas servidas por EL FOSO, la coctelería. A la planta de calle se puede acceder por la frutería, yo lo aconsejo, ya que es en sí un espectáculo, y pertenece a GOLD GOURMET, que además ofrece conservas y vinos. El puesto de Cooking resulta muy coqueto, con pequeñas piezas de menaje.

Ya en el interior se encuentra un espacio circular, con cómodos sofás, donde dan ganas de quedarse, y al fondo, junto a la pantalla, más mesas estratégicamente colocadas. CASTIZO, con croquetas, frituras, patatas y una tortilla que está buenísima. El bocadillo de calamares de A MORDISCOS va camino de convertirse en una leyenda. Para los aficionados al embutido Ham-On vende pequeños cucuruchos con snacks de embutidos que son una chulada. Lo más sofisticados pueden acercarse a BATEA, que ofrece ostras y pulpo. En la entrada principal Mamá Framboise, excelentes pasteles y un salón comodísimo donde se puede leer el periódico con luz natural.



Steak tartar en Arriba, de Ramon FreixaSteak tartar en Arriba, de Ramon Freixa

Ramón Freixa es la apuesta más gourmet del espacio, en su planta primera perfectamente diseñada la sala en varios niveles, que miran al exterior como si fuera el anfiteatro del cine, se ofrece la versión más prêt à porter del cocinero, que tiene dos estrellas de la Guía Michelín en la calle Claudio Coello. El servicio de esta peculiar sala es excelente y la cocina correcta, pero por debajo de lo que cabría esperar del restaurante ARRIBA, que es como le han dado en llamar. Da la sensación de que el cocinero catalán tenga la preocupación de confundir su casa madre con este nuevo espacio, del que ahora es responsable. Aún le queda rodaje y estamos seguros que mucho recorrido. Únicamente una reflexión: cuando Albert Adrià dejo elBulli y montó Tickets, lo hizo con la mentalidad de haber pasado de hacer la mejor cocina de vanguardia a hacer la mejor cocina informal, y lo consiguió y triunfó. Quizá esta visión sería la adecuada en el caso de Freixa. En la segunda planta se encuentra EL PALCO, la coctelería que se inaugurará en unas semanas.

Además, otros chefs como Marcos Morán, Paco Roncero o Pepe Solla, se han unido para coordinar cinco espacios: La Batea, Cartizo, A mordiscos, Entrecortes y De Cuchara, con un resultado muy afortunado.

Los datos de Platea son increíbles: con una inversión de 60 millones de euros, un espacio de 5.800 metros cuadrados con capacidad para 1.183  personas, su directora Keka Beorlegui nos cuenta con entusiasmo los años de trabajo que hay detrás de este hermoso proyecto, ya realidad, y no nos estraña. Algún día será un clásico de Madrid, un punto de referencia, hoy una maravillosa novedad.

NOTICIAS RELACIONADAS
HAY UN COMENTARIO
DÉJANOS TU COMENTARIO
 
Marca la casilla bajo estas líneas antes de enviar tu comentario.
Utilizamos este sistema para evitar comentarios automáticos de publicidad.