Consejos para adelgazar cambiando nuestro vínculo con la comida
Psico-Nutrición: perder peso es fácil, la solución esta en tu mente
Algunas dietas o sistemas de adelgazamiento no están basados tanto en la ingesta restrictiva como en la relación con los alimentos, en lo que se ha dado en denominar la Psico-nutrición. Nos adentramos en la búsqueda de soluciones al sobrepeso desde la mente.
Eva Celada

Eva Celada

Fotografías:

Traducción:

Publicado el
06/02/2014



Engordamos porque utilizamos la comida como premio, como calmante y hasta como celebración.Engordamos porque utilizamos la comida como premio, como calmante y hasta como celebración.

Cada año, con los nuevos propósitos primero y con la llegada del buen tiempo después, saltan las alarmas y tomamos conciencia de los kilos ganados durante el invierno y ocultos bajo varias capas de ropa. La mayoría de las personas que pertenecemos a las poblaciones occidentales hemos hecho dieta alguna vez. La dieta es sencillamente una pauta de alimentación estricta que se sigue durante un tiempo limitado. La mayoría de éstas dietas, con frecuencia realizadas sin supervisión médica, desencadenan en una recuperación de los kilos perdidos y en ocasiones un aumento del peso habitual, en los que se denominan dietas yo-yo.

El origen de que engordemos está en que consumimos más energía de la que gastamos, la razón es que tenemos acceso libre al alimento y, aunque esto parezca una obviedad, es el motivo básico del problema de la obesidad en el mundo occidental. Si a ello le añadimos que para conseguir esos alimentos no tenemos que hacer ningún ejercicio físico, lo normal es que acumulemos kilos.

Con frecuencia las preguntas son más interesantes que las respuestas, ¿por qué comemos tanto? ¿Por qué si no gastamos prácticamente energía necesitamos comer de forma desmesurada? La respuesta, como tantas otras cosas, está en nuestra mente: no comemos sólo con el estómago, también comemos con nuestro cerebro. ¿Qué significa lo que digo? Que utilizamos la comida como método para  nuestra ansiedad, como premio, como calmante y hasta como celebración.

Hace décadas la comida era un privilegio, era felicidad, era estatus y, aunque en el fondo sigue siéndolo, aunque no por los mismos motivos: la relación que mantenemos con la comida hoy en día no es de necesidad vital y se ha convertido en algunos casos en un problema. Por ello han nacido dietas o sistemas de adelgazamiento basados no tanto en la ingesta restrictiva, sino en la relación con los alimentos en lo que se ha dado en denominar como la Psico-nutrición.

Psico-nutrición: aprender a comer

El objetivo es cambiar el vínculo que existe con la comida e indagar en las causas del comer emocionalEl objetivo es cambiar el vínculo que existe con la comida e indagar en las causas del comer emocional

Algunos especialistas como Diego de Olmedilla, autor del libro Adelgaza con el Método Thinking (Alianza) han montado incluso consultas de terapia psicológica, tanto en grupo como de forma individual que, en colaboración con médicos nutricionistas y entrenadores personales, completan un programa que dura como mínimo tres meses. El objetivo es cambiar el vínculo que existe con la comida e indagar en las causas del comer emocional para identificarlas y aprender a controlarlas. El problema en psico-nutrición se trata como una adicción ya que el “adicto” utiliza la comida como “droga” o, mejor dicho, como hábito irremplazable para soportar sus problemas emocionales, como el stress, la ansiedad o la melancolía.

Coaching nutricional: disciplina en la alimentación y el ejercicio

Este sistema que combina comida y disciplina nació en el mundo del deporte y los negocios y ahora se aplica a la pérdida de peso, donde un entrenador personal te hace un seguimiento con entrenamiento físico y emocional, además de unas pautas alimentarias que no suelen llegar a ser dietas, sino crear hábitos. El secreto de este procedimiento, que utilizan con frecuencia las celebrities es que es personalizado y, por tanto, muy caro. La motivación está asegurada porque cada día una persona esta contigo, charla, corre a tu lado, come contigo, te pesa, va viendo tu evolución y va corrigiendo fallos si los hubiera. Al final del coaching se ha creado una inercia, una disciplina y una organización que se van imponiendo en el día a día. Pueden existir momentos de riesgo, como unas vacaciones, un momento de estrés combinado con cenas de trabajo, etcétera, pero el método implica interiorizar el entrenamiento como rutina para que la persona sienta la necesidad de hacer ejercicio y comer de forma saludable. No hay que olvidar que con el ejercicio físico se libera serotonina, una sustancia que del cerebro que da felicidad y, por tanto, compensa la carencia de alimento.

La Nutrigenómica: La dieta esta en el ADN

Los especialistas reconocen que al menos un 25% de las personas obesas o con tendencia a engordar tienen condicionantes genéticos, personas que aunque hagan una dieta estricta tienen dificultades para adelgazar. Las causas de esta predeterminación pueden estar en la velocidad del metabolismo, pero según algunos estudios se han identificado más de cien marcadores o mutaciones genéticas que influyen en nuestro peso corporal. Determinar esos marcadores en cada persona es lo que se denomina la Nutrigenómica, en la que a través del ADN y con una simple muestra de saliva, en 20 días se realiza este estudio del ADN que permite crear una dieta absolutamente personalizada basada en dejar de consumir algunos alimentos, y en evitar la ingesta en algunos horarios. El precio de estos estudios no es bajo y su eficacia es aún cuestionable.

Soluciones desde la mente

Contar con una despensa sana nos será de gran ayudaContar con una despensa sana nos será de gran ayuda

Una vez detectado el problema hay que saber como enfrentarse a él. Si no se puede asistir a este tipo de terapias, les ofrecemos algunas claves que pueden ayudarles:

  • Hacer cada día algo de ejercicio: bicicleta, correr, cinta, una tabla de gimnasia y respiración profunda, si es posible con algo de yoga, incluso en casa. Alivia la ansiedad y el estrés, se puede empezar con 10 minutos cada día antes del desayuno.
  • Despensa sana: Tener siempre en la nevera productos saludables que se puedan tomar, como snacks de frutas secas, quesitos light, frutos secos, fruta troceada que podamos picar cuando nos apetezca. Para no caer en la tentación, conviene no tener en casa productos procesados como patatas fritas, bollería etc. Si sentimos que necesitamos dulce, podemos tener a mano chocolate negro y algún bizcocho casero, tomando pequeñísimas porciones cada vez. No olvidemos tampoco hacer la compra cuando no tengamos hambre.
  • ¿Qué va mal en nuestra vida? Podemos hacernos auto psico-análisis, preguntándonos qué es lo que nos gusta y lo que no, poniéndolo en una hoja de papel para hacerlo real. En otra columna, ponemos cómo lo cambiaríamos o cambiaríamos nuestra percepción del problema: si no nos gusta nuestro cuerpo, aprender a cuidarlo, a favorecerlo con ropa que siente bien, e intentar poco a poco comer menos y mejor. Si no tenemos trabajo, además de seguir buscándolo, aprenderemos a utilizar ese tiempo libre de forma provechosa: estudiando, colaborando en algún causa benéfica, abriéndonos al mundo, que es la mejor forma de encontrar trabajo.
  • DI NO: muchas personas no saben decir que no, y eso les frustra, además de generarles ansiedad y conflictos. Aprendamos a DECIR NO, primero a algunos alimentos que nos perjudican: NO AL ALCOHOL, NO A LOS DULCES CADA DÍA, NO A TOMAR LO QUE SOBRA PARA NO TIRARLO, NO A LOS SNACKS HIPERCALÓRICOS, NO A COMER VIENDO LA TELE, NO A COMER MIENTRAS VAMOS DE UN LUGAR A OTRO…
NOTICIAS RELACIONADAS


HAY UN COMENTARIO
  1. Avatar de charles Enviado por
    Charles
    8 julio 2015, 10:40 pm

    Se marcar esto para más adelante

DÉJANOS TU COMENTARIO
 
 
Marca la casilla bajo estas líneas antes de enviar tu comentario.
Utilizamos este sistema para evitar comentarios automáticos de publicidad.