¿Qué comer si tienes asma?

Desde el Consejo General de dietistas nutricionistas nos dan los alimentos que comer con asma para mejorar nue

30 de marzo de 2024

El asma es una enfermedad respiratoria de tipo crónico caracterizada por una inflamación y contracción de las vías respiratorias de los pulmones. Esto causa a las personas que la padecen dificultad a la hora de respirar, falta de aliento, tos, sonidos agudos que acompañan a la salida y entrada del aire (conocidos como sibilancias) y sensación de presión en el pecho.

En una gran mayoría de casos, los síntomas de asma vienen desencadenados por alérgenos, entre los que destacan tres, que son el polen, los cambios en el clima o la presencia de contaminantes en el aire. Por ello, no es de extrañar que con la llegada de la primavera, los episodios de ataques de asma se vuelvan más frecuentes entre las personas que lo sufren.

¿Qué papel juega la alimentación en este caso? Como ocurre en otras patologías, la comida que servimos en nuestro plato puede convertirse en una herramienta eficaz para controlar  y evitar posibles complicaciones en pacientes asmáticos.

¿Qué alimentos hay que tomar para mejorar el asma?

Lo primero que nos advierten desde el  Consejo General de Colegios Oficiales de Dietistas-Nutricionistas (CGCODN) es que la alimentación no puede curar el asma ni eliminar los síntomas, pero sí puede atenuarlos y mejorar el estado de salud general de la persona que la padece.

Una alimentación saludable, con los nutrientes adecuados y con alimentos que posean propiedades antiinflamatorias y antioxidantes puede ser un escudo de protección frente al asma.

En este sentido, los expertos del CGCODN tienen claro que el primer cuidado que debe tener una persona con asma es el de mantener un buen estado de hidratación. La recomendación de agua que se debe beber es de entre 1,5 y 2 litros al día, lo que equivale a aproximadamente 6 u 8, ingeridos a un ritmo aproximado de 1 vaso cada dos horas.

Algunos estudios sugieren que un consumo adecuado de prebióticos y probióticos favorecerían la sensibilidad a los alérgenos y, por tanto, al asma, al ayudar a una óptima salud intestinal a nivel de microbiota. Los alimentos recomendados serían, por tanto, verduras, hortalizas, frutas, legumbres, cereales integrales de grano entero y lácteos fermentados.

La lactancia materna, una gran aliada contra el asma infantil

Un dato especialmente relevante que arroja la evidencia científica asocia la lactancia materna con un menor riesgo de asma infantil.

En concreto, los bebés que son alimentados mediante este sistema de lactancia, independientemente de que sea de manera exclusiva o mixta y de la duración, tienen un 22% menos de probabilidad de padecer asma en algún momento de su infancia.

Esta relación beneficiosa entre la lactancia y la disminución del riesgo de asma infantil se observa en todos los grupos de edad, pero es más fuerte en niños y niñas de hasta dos años. Además, todos los estudios realizados al respecto coinciden en los resultados que arrojan, independientemente del tipo de trabajo, la muestra del mismo o entre estudios realizados en países occidentales y no occidentales.

La conclusión es clara: la evidencia científica sugiere un efecto protector de la lactancia materna contra el asma infantil.

Evidencias científicas relacionan la lactancia materna con la dismunución de probabilidades de tener asma

Falsos mitos en torno al asma

Como sucede en la mayoría de asuntos relacionados con la salud, existen algunos mitos asociados con la alimentación y el asma que son eso, mitos sin veracidad demostrada.

Es el caso de la idea comúnmente extendida que apunta a los alimentos con vitamina C como terapéuticos para las personas que sufren problemas respiratorios. Lo cierto es que la vitamina C puede reducir la gravedad y la duración de resfriados, neumonías y síntomas de broncoconstricción. Pero, sin embargo, no está demostrado que mejore los síntomas del asma o la calidad de vida relacionada con la salud de las personas que lo padecen, ni tampoco previene la exacerbación del mismo.

Qué alimentos deben evitar las personas con asma

Es importante señalar qué sustancias son perjudiciales y pueden agravar la sintomatología de esta enfermedad.

Las personas con asma suelen ser particularmente sensibles a las bebidas alcohólicas. Esto se debe a que se ha demostrado que el etanol aumenta la permeabilidad del revestimiento del tracto digestivo y daña la mucosa del intestino, lo que aumenta la penetración de las sustancias que se alojan en este órgano a la sangre, incluidas las endotoxinas y otros productos bacterianos.

Es más, en algunas personas asmáticas, las reacciones que causa el consumo de este tipo de sustancias pueden ser muy graves y potencialmente mortales, por lo que cabe extremar las precauciones y evitar su ingesta.

También es importante en las personas que padecen asma no modificar drásticamente su alimentación ni tomar suplementos alimentarios sin la recomendación previa por parte de un profesional dietista-nutricionista.

Mejorar el control y la calidad de vida de las personas con asma es posible, y seguir los consejos de alimentación que hemos desglosado en este artículo ayudará a conseguirlo.

Rebeca Valenciano

Rebeca Valenciano es Responsable de Comunicación en el Consejo General de Colegios Oficiales de Dietistas-Nutricionistas de España, una destacada profesional que desempeña un papel vital en el ámbito de la nutrición y la comunicación en España.... Ver más sobre el autor