¿Qué es la lactasa y para qué sirve?

Cada vez más gente tiene que renunciar al placer de los lácteos. ¿La culpa? La falta de la lactasa, la enzima que los descompone. Te contamos todo sobre ella

28 de mayo de 2024

El disfrute de consumir lácteos es algo que nadie puede negar. Un vasito de leche fresca en verano, un café con leche, una tabla de quesos variados, un yogur con frutas… Los lácteos forman parte de una dieta equilibrada, pero parecen estar de moda los productos ‘sin lactosa’. A pesar de que hay expertos que sí han apreciado un aumento de los intolerantes a la lactosa por ciertas causas que mencionaremos más adelante, según la Asociación de Intolerantes a la Lactosa De España (Adilac) no está demostrado que los casos de intolerancia a la lactosa hayan aumentado. Aún así, sí se ha detectado un fuerte crecimiento en los productos ‘sin lactosa’. En medio del furor por estos productos lactose free, queremos buscar algo de luz y entender por qué se produce una intolerancia a la lactosa. La culpable, la lactasa, una enzima un tanto desconocida por los ciudadanos. 

Lactosa y lactasa están directamente relacionadas pero no son lo mismo. La lactosa es el principal carbohidrato presente en la leche. Es decir, la lactosa es el azúcar de la leche. Está formado por dos monosacáridos, dos moléculas de carbohidrato simple que constan de una única unidad de azúcar, la galactosa y la glucosa. La lactosa, para dividirse en estas dos moléculas cuando alcanza el intestino, necesita de la ayuda de una enzima, la lactasa. En palabras simples, cuando tomamos un vaso de leche y ésta llega a nuestro intestino delgado, para poder digerirla de forma correcta, es necesaria la actuación de la lactasa. 

La moda de los productos sin lactosa, ¿una necesidad que se ha convertido en una oportunidad de negocio para las marcas?

¿Qué es la lactasa? 

Jose Espinosa López, Dietista y licenciado en Naturopatía y autor del libro ‘Desaprendiendo a comer’, divulga conocimientos científicos sobre nutrición en las redes sociales (@nutrinocion), además de ser formador en Naxer y en Centro Ayni. Nos explica que, los mamíferos, cuando nacen, producen una enzima en el intestino delgado, la lactasa. “Esta enzima es la encargada de dividir la lactosa en glucosa y galactosa”, favoreciendo así la digestión del vaso de leche que ingerimos. 

La lactasa es la enzima encargada de dividir la lactosa en galactosa y glucosa, favoreciendo así su asimilación

“Conforme se avanza en edad”, prosigue, “la producción de lactasa disminuye considerablemente, ya que se utiliza para poder ingerir la leche materna desde el nacimiento”. La función de la lactasa es esencial para que el cuerpo pueda ingerir y asimilar lo productos lácteos de forma adecuada y sin sentir malestar. Una mala absorción de la lactosa, produce lo conocido como ‘intolerancia a la lactosa’, que parece estar tan de moda últimamente. 

Es decir, la gente que sufre insuficiencia de lactasa, no es capaz de absorber correctamente los azúcares de la leche, por lo que sufre de malestar. Ante el aumento de las intolerancias a la lactosa, José Espisona aclara que “los problemas intestinales causados por una mala alimentación, estrés y las luces artificiales, provocan que cada vez haya más intolerancias”. 

Patologías asociadas a insuficiencia de lactasa

La producción de lactasa, como aclaraba el experto, alcanza su pico en el momento del nacimiento, cuando el bebé necesita alimentarse a base de la leche materna. Sin embargo, a pesar de esta reducción en la producción natural de la enzima, en los humanos se han producido ciertas mutaciones genéticas que permiten la incorporación e ingesta de lactosa en la vida adulta. Aún así, esta capacidad de descomponer la lactosa no es igual en todos los humanos ni zonas del mundo. “En personas afroamericanas suele reducirse la producción de lactasa antes que en etnias blancas”, explica José. 

Mapa intolerancia a la lactosa
Imagen: Food Intolerance Network

Entonces, ¿qué patologías sufren las personas con una reducción excesiva de la producción de lactasa? La principal patología es la intolerancia, como se ha mencionado anteriormente. “Lo más común son las dificultades a la hora de digerir los alimentos ricos en lactosa, aunque los síntomas varían de una persona a otra”, apuntilla el dietista. Los síntomas de la intolerancia a la lactosa, aunque varía según el caso, son malestar, hinchazón, dolor abdominal o diarrea. 

¿Cómo paliar la insuficiencia de esta enzima? 

Y, ante este problema, ¿cómo paliar la insuficiencia de lactasa? Quienes sufren insuficiencia de lactasa optan generalmente por incorporar productos ‘sin lactosa’ en su dieta. A estos productos, en el momento de su producción, se les añade lactasa, aliviando así la falta de ésta en el intestino delgado. También parecen estar en auge los suplementos de lactasa, especialmente entre los más pequeños. Ante este fenómeno, José advierte que, desde su opinión, “no debería ser la primera opción para mejorar los problemas digestivos a la hora de ingerir lácteos”. Añade además que, mediante una buena alimentación que favorezca una mejor salud intestinal, se puede aumentar ligeramente la producción de la enzima”, añade. 

Los mamíferos, alcanzamos el pico máximo de producción de lactasa al nacer para subsistir de la leche materna

Para reducir los síntomas de la insuficiencia de lactasa, la mayoría de personas recurren a los productos sin lactosa que parecen estar de moda en las estanterías de los supermercados. Una necesidad que se ha convertido en una oportunidad de ganancias y negocios para empresas que venden sus productos a precios prohibitivos.

Quesos, leche, yogures… Sus elevados precios hacen que la compra para intolerantes a la lactosa haya ascendido en precios y haya alcanzado máximos históricos. Por eso, expertos advierten que, llevar una dieta sin lactosa cuando no se padecen dificultades para la asimilación de la lactosa no es peligroso, pero es realmente innecesario.

Isabel Deleuze

Isabel Deleuze, periodista bilingüe por la Universidad Carlos III de Madrid, está especializada en periodismo gastronómico, con artículos de nutrición, restaurantes y recetas de cocina como algunos de sus puntos más... Ver más sobre el autor