Restaurante Chulengo y sus carnes para viajar a Buenos Aires desde Boadilla

Restaurante Chulengo y sus carnes para viajar a Buenos Aires desde Boadilla

El Restaurante Chulengo nos trae los mejores cortes y piezas argentinas (y más): buen producto y mucho encanto en Boadilla del Monte.

29 de enero de 2024Actualizado el 6 de mayo de 2024

Los cortes y carnes argentinas… Tan amadas a uno y otro lado del charco. Los más carnívoros están de suerte. Christian y Fran, dos argentinos de nacimiento, nos abren las puertas de su Restaurante Chulengo, en Boadilla. Con su nueva propuesta, nos trasladan a los mejores asados argentinos. Aunque, en el Chulengo hay mucho más que carne. Buenos vinos, entrantes muy variados y una carta muy amplia.

Christian, el chef del restaurante, y Fran, su socio, apuestan por “una cocina honesta, sin pretensiones y donde el producto es el protagonista”, nos cuenta Christian. Fran, por su parte, regenta su propia carnicería gourmet. Allí vende piezas de todos los tipos, pero destacan las piezas de carne de Argentina y los cortes argentinos. Christian asegura que Fran, en su carnicería, “tiene lomo alto argentino, lomo bajo argentino y carnes 100% argentinas y, además, todo tipo de cortes de otros países”.

Restaurante Chulengo: donde Argentina y el Mediterráneo se unen 

Como Christian ya nos adelantaba, Chulengo no es Argentina. Chulengo es Argentina y es el Mediterráneo. Y así se ve en su carta. Desde los aperitivos, podemos ver la presencia de la rica dieta mediterránea.

Para abrir apetito, un pan elaborado de forma artesanal en Chulengo con mantequilla de hierbas que también elaboran ellos. Una mantequilla muy cremosa y con un aroma muy intenso que llama la atención también por las hierbas frescas. Deliciosa sola con pan, pero si eres capaz de esperar, aún más deliciosa si la usas para acompañar la carne. Para seguir abriendo apetito, una pequeña tapa de queso curado con pimentón picante y unos picos muy muy crujientes o unas aceitunas aliñadas, pura influencia mediterránea. 

Mirando la carta de entrantes será donde mayor influencia mediterránea encontrarás. Difícil decidirse por la amplia variedad que tienen. El vitello tonnato, un plato típicamente italiano que, “en Argentina se tira mucho para fin de año y las navidades”, así lo asegura Christian. Lo sirven con una salsa de atún muy sabrosa y unas alcaparras fritas y crujientes que contrastan a la perfección con la carne y cremosidad de la salsa. 

Otro entrante con claras influencias mediterráneas es la cecina de león con frutas frescas y almendras laminadas. Una cecina muy rica y con el contraste fresco perfecto de las frutas. Además, para quienes rechazan la cecina por ser demasiado fuerte… El sabor es muy suave y delicado. Las frutas: mango, arándanos y frambuesas. 

El cordero patagónico del Restaurante Chulengo, directo de la Patagonia Argentina y de la propia carnicería de Fran

Destacan otros entrantes como el cremoso hummus. Christian nos cuenta que lo elaboran “como el tradicional, con tahini. Últimamente hay quien lo prepara con mantequilla de maní o de anacardos… Pero no, para mi el hummus es con tahini”

Y para combatir los días fríos, la crema de calabaza con queso Parmigiano Reggiano es el entrante perfecto. La crema cambia según la temporada, pero aprovechando la de la calabaza… Es muy dulce y sabrosa. 

Y las joya de Chulengo: carnes y cortes Argentinos y mucho más 

En la parrilla del Restaurante Chulengo, se cocina la joya de la carta, la carne. Cortes y piezas argentinas son las protagonistas aunque hay piezas diferentes. Francesas, españolas… Lo que diferencia a la carne de Chulengo es que son sus propios proveedores.  

El ojo de bife es la pieza más recomendada por Christian. Con patatas fritas y salsa chimichurri auténtica “como hacemos en Argentina”, explica orgulloso el chef. Una pieza de 450 gramos, perfecta para compartir (o no) y disfrutar de un viaje a Buenos Aires. Llega un punto menos, pero termina de hacerse en la placa de hierro fundido. Es una de las piezas más icónicas de los asados argentinos, así que no dudes en probarla. 

El Ojo de Bife es la joya de la carta de Chulengo

Pero hay más, muchas más piezas y cortes. Otro de los más populares en la carta de Chulengo, el cordero patagónico. Directo desde la Patagonia argentina, asado a baja temperatura. Lo sirven con salsa de setas y puré de patatas. O, las carnes especiales. No podían faltar chuletones. Chuletón Freygaard de Finlandia o si quieres algo más atrevido… El Chuletón de Finlandia Choco. Un kilo de chuletón de animales alimentados de pastos naturales y… ¡chocolate! Y bueno si no puedes decirte, pide la degustación de carne. Las mejores piezas y cortes juntas en un plato.

Más allá de la carne: hay para todos

Chulengo es el ‘place to be’. Un lugar para un afterwork cualquier día de la semana o para disfrutar en familia de una comida o cena de fin de semana. Por eso, hay mucho más que carne. “Hay de todo”, asegura Christian. Salmón a la plancha, chipirones a feira, arroz con verduras de temporada o arroz al horno con secreto ibérico… En el Restaurante Chulengo todo el mundo tiene hueco.

El 'place to be': la carta de Chulengo se adapta para todos los gustos

Y para el final feliz, hay una amplia variedad de postres. Destaca, sobre todo, la adictiva piña flambeada con ron acompañada con helado de coco y escamas de sal. O, si quieres volver a las calles de Buenos Aires, un flan casero con dulce de leche… Lo más dulce de Argentina. 

Los vinos en el Restaurante Chulengo: una forma pionera de servirlos 

En Chulengo, no tienes que decirte por una botella para maridar tu comida. Cuentan con un sistema pionero. Tienen 16 diferentes vinos, entre españoles y argentinos, con un sistema de dosificación. Los amantes del vino están de suerte. Con una tarjeta, puedes probar una copa de cualquiera de ellos, por si te cuesta decidirte o por si eres de quien, con cada plato, prefiere un maridaje diferente. Para los más tradicionales, también se puede pedir vino de la forma tradicional, aunque innovar nunca es mala idea.

El Restaurante Chulengo cuenta con un sistema de vinos innovador: puedes probar una copa de cada uno

Con pocos meses de vida pero con mucha proyección, el Restaurante Chulengo y sus carnes (aunque tienen mucho más) te llevan a Argentina. Las carnes y los cortes más destacados de la carnicería de Fran, uno de los socios, aparecen en la vitrina de Chulengo. Además, os adelantamos algo: ya trabajan para conseguir una parrilla de brasas auténtica. Sin duda, el futuro que se merece la calidad de las piezas.

Isabel Deleuze

Isabel Deleuze, periodista bilingüe por la Universidad Carlos III de Madrid, está especializada en periodismo gastronómico, con artículos de nutrición, restaurantes y recetas de cocina como algunos de sus puntos más... Ver más sobre el autor