Comer bien en cualquier momento es posible
Restaurante Lágrimas Negras: uno de los mejores servicios de sala de Madrid
Eva Celada

Eva Celada

Fotografías:

Traducción:

Publicado el
10/04/2013



Detalle de la sala de Lágrimas NegrasDetalle de la sala de Lágrimas Negras

En un entorno muy agradable, con un servicio de sala excelente, el restaurante Lágrimas Negras, ubicado en el Hotel Puerta de América ofrece diferentes alternativas para comer, tanto informalmente como en su gastronómico, que es el que visitamos.

Nombre: Lágrimas Negras
Dirección: Avenida de América nº 41 Madrid
Teléfono: 91 744 54 00
Página Web: http://www.hoteles-silken.com/restaurante-lagrimas-negras/

Tipo de cocina: Cocina de producto con toques creativos
Entorno: Comedor con una pared en cristal y techos altos, muy acogedor
Servicio: Lo mejor del restaurante, junto con su bodega, dirigida por Juan Antonio Herrero
Accesibilidad: Buena
Ambiente: Parejas, clientes del hotel y aficionados a la cocina.
Aparcacoches: Hay aparcamiento con acceso al restaurante, que no tiene coste
Precio: 40-45 euros, menú degustación 7 platos por 70 euros. Buena relación calidad-precio
Fecha visita: Sábado 23 de febrero de 2013, en el almuerzo

Cocina:

Arroz cremoso de setas, trufa y carpaccio de ciervo aderezado con aceite de arbequinas y pimienta de JamaicaArroz cremoso de setas, trufa y carpaccio de ciervo aderezado con aceite de arbequinas y pimienta de Jamaica

Comenzamos con unos aperitivos de bienvenida, entre los que se cuentan la Patata negra de canarias con mojo picón, en su punto perfecto, incluso el mojo, el Hummus con bacalao deshidratado y berenjenas especiadas, de sabor muy casero y la Brandada de bacalao con cebollita a la miel. Seguidamente comienza el menú con el Huevo de caserío, ensalada líquida de hierbas, gaout a la veneciana (15 euros), buen sabor y buena combinación de texturas. Probamos después un Arroz cremoso de setas, trufa y carpaccio de ciervo aderezado con aceite de arbequinas y pimienta de Jamaica (16 euros), buen sabor y magnífico el punto del arroz, el ciervo tiene profundidad, es como comerse el bosque.



Cochinillo confitado, batata ahumada y sus manitas rellenas de cebolleta con espinacas a la cremaCochinillo confitado, batata ahumada y sus manitas rellenas de cebolleta con espinacas a la crema

Continuamos con el Salmonete con cristales de escamas, rabo de cerdo y jugo de chocolate blanco (25 euros): el salmonete está rico, sabe a mar, pero el conjunto queda un poco desequilibrado, tiene demasiados elementos dispares, a veces menos es más. Terminamos la cocina salada con el Cochinillo confitado, batata ahumada y sus manitas rellenas de cebolleta con espinacas a la crema ( 27 euros), un plato “sin magia”, hay demasiada mezcla otra vez, la crema de espinacas no aporta ni contraste ni armonia a la carne, y el conjunto no tiene texturas, es anodino. El postre que nos ofrecen es un Bizcocho líquido de almendra con crema de armañac y canela.

Bizcocho líquido de almendra con crema de armañac y canelaBizcocho líquido de almendra con crema de armañac y canela

Además, disfrutamos de un excelente maridaje por copas, con el sello de Juan Antonio Herrero, y que comenzó en el aperitivo con una Manzanilla amotillada de Jerez, seguida de sendosDomanedu Collierla Charpentrie 2005, Saumur, de Loira; Tissoti es Argilesdulyas Chardonnay 2006, AOC Côtes du Jura; un tinto de sicilia; Niepoort 10 años blanco, Oporto; y un Chateau de Lacquy q982 Armagnac.



Observaciones:

Se recomienda reservar mesa.

Calificación:

Equipo de Lágrimas NegrasEquipo de Lágrimas Negras

El restaurante cuenta con una excelente calidad en cuanto a servicio y sumillería: buena carta de cervezas y aguas, y una bodega absolutamente eficaz, y bien liderada por Juan Antonio Herrero, que hace del vino en el restaurante uno de sus grandes alicientes, con excelentes vinos por copas. En la cocina Iván Saez hace un trabajo honesto, con buenos productos y una creatividad que a veces no ofrece los resultados deseados. La cocina de un restaurante de hotel no es fácil, tiene que cubrir diferentes áreas: desayunos, cocina informal, etc. y al final, siempre se resiente lo más gastronómico. El chef domina la técnica, pero se percibe cierta debilidad de criterio en la expresión dentro del plato, con combinaciones llenas de vitalidad que se conjugan en un mismo menú con otras sin relevancia, e incluso sin gusto. Con todo, en global el restaurante es muy recomendable, tanto por servicio como por algunos de sus excelentes platos.

Puntuación:

8/10

Galería:

NOTICIAS RELACIONADAS
DÉJANOS TU COMENTARIO
 
Marca la casilla bajo estas líneas antes de enviar tu comentario.
Utilizamos este sistema para evitar comentarios automáticos de publicidad.