Restaurante Riofrío: existe y se come bien | Comer
 
Restaurante Riofrío: existe y se come bien
Eva Celada

Eva Celada

Fotografías:

Traducción:

Publicado el
23/08/2010



Salón del Restaurante RiofríoSalón del Restaurante Riofrío

Situado en la mismísima plaza de Colón el restaurante Riofrío es poco conocido a causa de la apabullante popularidad de su cafetería. Dentro del establecimiendo, cada zona tiene su cometido, y el restaurante reclama serenidad, a la vez que degustar elaboraciones bien presentadas con productos de calidad.

Nombre: Riofrío
Dirección: Génova nº 28 Plaza de Colón 28004 Madrid
Teléfono: 91 319 29 77
Página Web: http://www.riofrio.net
Tipo de cocina: Tradicional de mercado
Entorno: Se entra por un mostrador donde se venden productos, tanto dulces como salados, y lleva a una cafetería muy amplia con terraza y buffet en el piso de arriba. En la entrada, a la izquierda, hay un espacio tranquilo y bien iluminado donde se ubica el restaurante. La decoración de todo el conjunto es estilo años setenta, un buen cambio no le vendría mal.
Servicio: Muy amable, educado y correcto, a nosotros nos atendió uno de los metres, Fernando Moreno, con bastante profesionalidad.
Accesibilidad: Buena.
Ambiente: En el restaurante, principalmente ejecutivos.
Aparcacoches: No.
Precio: 50-60 euros
Fecha visita: Almuerzo del martes 13 de Julio de 2010

Cocina:

Jamón de bellota "Pata negra"Jamón de bellota "Pata negra"

Pedimos de entrante un plato de Jamón de bellota “Pata negra” (23,20 euros) con muy buen sabor y bastante bien cortado, que se acompañaba con pan con tomate y aceite (4,10 euros), muy rico y recién hecho. Buscando la exquisitez recibimos un Surtido de foie de pato y quesos untuosos con tostitas de pan de pasas (17,90 euros); mal redactada la carta, porque el surtido no era de foie sino de quesos, ya que foie sólo habia una variedad. Fuera de esta observación semántica, el foie estaba bueno y los quesos: Brie, Camenbert y Stilton resultaban bastante aceptables. No tan adecuada la salsa de mostaza que les acompañaba.

Lenguado del Gran Sol a la parrillaLenguado del Gran Sol a la parrilla

De segundo pedimos pescados Lenguado del Gran Sol a la parrilla (31,50 euros) algo pequeño para el precio, bien cocinado pero un poco corto de punto de sal. También probamos el Bacalao, también a la parrilla y en su punto de coción, aunque algo insípido. No dejamos de probar un Solomillo de ternera a la parrilla para conocer el punto de la carne, en este caso excelente.

Tanto ambos pescados como la carne se acompañaban de una guarnición de setas y verduras en salsa de yogur bastante buena. No tan acertada la cesta de patatas, que de no hacerse excelente resulta un poco pasada de moda.

Tarta de crema catalanaTarta de crema catalana

Teníamos curiosidad con los postres, dado que el restaurante cuenta con un obrador y servicio de pastelería y queríamos saber si el nivel de los mismos en el restaurante estaba a la altura.

Aconsejados por el metre y con el objetivo de probar opciones variadas, finalmente optamos por tomar la Tarta de crema catalana, que yo encontré algo pasada de azúcar pero que al resto les gustó; una Tartaleta de frutas bastante buena, resultando la crema muy fresca; y un Sorbete de melón excelente.

Acompañamos el menú con un vino Quinta Mazuela 2005 (21,20 euros), que tuvieron la gentileza de ponernos en frío.

Observaciones:

Cada día el restaurante tiene unas recomendaciones, que se deben tener en cuenta, también se sirven arroces, desde paella de verduras, mínimo para dos personas (10,10 euros por ración), mixta y de mariscos, asi como calderetas. La bodega esta bien surtida de caldos nacionales, aunque esta algo más corta de vinos internacionales.

Calificación:

El restaurante existe, se puede comer en él y aunque el precio de alguno de sus platos es algo elevado, en general es una apuesta segura para comer bien sin sobresaltos en una zona donde hacerlo, sobre todo en el almuerzo, puede ser complicado cuando se busca tranquilidad, calidad y producto.

Algunos aspectos de la cocina del restaurante son mejorables, como algunas guarniciones, que debieran ser más ligeras y modernas, sin embargo el punto de elaboración es correctísimo, los tiempos de servicio ágiles y la calidad de los productos correcta. La cafetería de Riofrio es emblemática en la capital pero su restaurante debiera tener algo más de notoriedad, aunque ya se sabe, cuando la madre es famosa, al hijo, por mucho talento que tenga, le cuesta destacar.

Puntuación:

7/10

Galería fotográfica:

NOTICIAS RELACIONADAS


DÉJANOS TU COMENTARIO
 
 
Marca la casilla bajo estas líneas antes de enviar tu comentario.
Utilizamos este sistema para evitar comentarios automáticos de publicidad.