roda

RODA I y RODA: Dos perspectivas de la tempranillo

RODA I 2018 y RODA 2019: frescura atlántica y complejidad en vinos icónicos. Descubre el arte de la variedad tempranillo.

19 de junio de 2023Actualizado el 9 de mayo de 2024

Bodegas RODA ha presentado las nuevas añadas de dos de sus vinos más reconocidos y famosos a nivel nacional e internacional: RODA I 2018 y RODA 2019. RODA I 2018 se caracteriza por ser una añada fresca y atlántica, mientras que RODA 2019 ha obtenido un resultado excelente.

La bodega riojana nos muestra dos interpretaciones de la variedad tempranillo gracias a la cuidadosa selección del momento de madurez de las uvas. Estas uvas provienen en su mayoría de viñedos plantados en Haro y pueblos cercanos, con rendimientos muy bajos. RODA I se centra en uvas que reflejan un perfil más intenso de fruta negra, mientras que RODA representa un perfil más fresco y dominado por la fruta roja.

Estas nuevas añadas nos brindan la oportunidad de disfrutar de la diversidad y el cuidado que Bodegas RODA ha puesto en cada uno de sus vinos, mostrando la versatilidad de la variedad tempranillo y reflejando las particularidades de cada año en términos de clima y cosecha.

RODA I: Una añada atlántica llena de frescura y elegancia

Una añada que refleja la esencia de los vinos atlánticos con su frescura y vivacidad, a pesar de haber sido uno de los años más desafiantes en términos meteorológicos.

Esta añada se destacó por ser la segunda más lluviosa después de 1992, con una precipitación de 668 litros por metro cuadrado. El otoño fue seco y el invierno extremadamente frío. En primavera, las abundantes lluvias y las temperaturas más bajas de lo habitual retrasaron tanto la brotación como la floración. Durante el verano, especialmente en julio, las tormentas y las granizadas afectaron parte de la producción, retrasando el envero. Aunque agosto fue seco, se registraron algunas olas de calor, aunque las noches frescas mitigaron su impacto.

Este vino presenta un color rojo profundo, aunque menos intenso que otras añadas más cálidas. En nariz, se aprecia un perfil frutal que combina notas tanto de frutas negras como rojas, con matices sutiles de canela, clavo y tierra húmeda, junto con elegantes toques de madera. En boca, se perciben los sabores frutales, destacando la frescura característica de esta añada. Los taninos son finos, y el vino exhibe la longitud y vivacidad típica de los vinos atlánticos.

RODA I 2018 tiene una composición varietal: un 92% de Tempranillo, un 6% de Graciano y un 2% de Garnacha. La fermentación se lleva a cabo en tinas de roble con control de temperatura. Posteriormente, el vino pasa por una crianza de 16 meses en barricas de roble francés, con un 50% de barricas nuevas y un 50% de barricas usadas. Finalmente, se estabiliza de forma natural, utilizando claras de huevo para la clarificación. El contenido alcohólico es del 14% vol.

RODA I 2018 tiene un precio de venta al público de 54 €, y su perfil distintivo y los cuidadosos procesos de vinificación que ha experimentado seguramente justifican esta inversión.

Vinos RODA I y RODA

RODA 2019: Complejidad y elegancia en una añada marcada por la sequía

Después de una de las añadas más lluviosas en la historia de la bodega, la sequía se hizo presente en 2019, con precipitaciones de 506 litros por metro cuadrado. El invierno fue frío y extremadamente seco. Aunque la brotación de las vides fue tímida a finales de marzo, las escasas lluvias de abril lograron cambiar la situación. A pesar de la sequía persistente en primavera y verano, con precipitaciones anecdóticas, se experimentaron dos olas de calor: una en junio, con temperaturas superando los 40ºC, que afectó la floración y redujo la cosecha, y otra en julio. A pesar de ello, la vid logró ofrecer al final del ciclo una maduración perfecta en las uvas, demostrando una excelente calidad. Por lo tanto, esta añada se presenta mucho más compleja y con mayor volumen.

En cuanto a las características sensoriales, este vino muestra el perfil distintivo de fruta roja, que en esta ocasión tiende hacia la picota. Se aprecian también notas de ciruela negra, especias dulces y un sutil recuerdo a hierbas aromáticas, con un trasfondo mineral. En boca, se despliega con una longitud y amplitud notables, revelando una complejidad destacada y una estructura excelente gracias a sus taninos. Además, promete una buena capacidad de guarda para aquellos que deseen disfrutarlo en el futuro.

RODA 2019 está compuesto por un 91% Tempranillo, un 5% Graciano y un 4% Garnacha. El proceso de elaboración involucra una fermentación alcohólica en tinas de roble francés con control de temperatura, seguida de una fermentación maloláctica en barricas de roble francés. La crianza se lleva a cabo durante 14 meses en barricas de roble francés, con un 40% de barricas nuevas y un 60% de barricas de segundo uso. Luego de esta etapa, el vino reposa en botella durante 30 meses antes de ser lanzado al mercado. La estabilización se realiza utilizando métodos naturales. El contenido alcohólico es del 14,5% vol.

RODA 2019 está disponible con un precio de venta al público de 33 €, y su perfil sensorial y los cuidados procesos de vinificación que ha experimentado lo hacen un vino atractivo para los amantes de la buena calidad y la elegancia enológica.

Jesús Sánchez Celada

Jesús Sánchez Celada es Periodista gastronómico y director de la revista Con Mucha Gula. Su contribución al periodismo gastronómico va más allá de Con Mucha Gula, consolidándose como figura multifacética en el panorama... Ver más sobre el autor