Entre viñedos, museos, pueblos y el museo del Automóvil
Ruta 35, a través de Alsacia
Unos 100 kilómetros separan Estrasburgo, capital de Europa, de Mulhouse, capital del automóvil, pasando por Colmar, la capital del vino. Pero si nos paramos a visitar sus encantos: museos, pueblos, gastronomía, etc. necesitaremos, al menos, una semana.
Joaquín del Palacio

Joaquín del Palacio

Fotografías:

Traducción:

Actualizado
17/05/2018



Bosques alsacianosBosques alsacianos

La Ruta 35 comienza en la frontera con Alemania y, en unos 200 kilómetros, atraviesa de norte a sur la Alsacia, acabando en la frontera de Suiza, junto a Basilea. Una ruta longitudinal para una franja de tierras prodigiosas. En esa distancia encontraremos varias capitales y muchos pueblos encantadores; museos sorprendentes de todo tipo; bosques y paisajes salpicados de coloridos viñedos con vinos muy ricos y algunos hoteles, muy singulares, que no se pueden olvidar.

Un territorio singular

Catedral de EstrasburgoCatedral de Estrasburgo

Alsacia es una pequeña franja de tierra, de unos 8.280 km2, que se encuentra situada entre la orilla izquierda del curso medio-alto del río Rin y la alineación de los montes Vosgos, que forman una reserva natural. Un territorio con una historia peculiar que ha cambiado varias veces de nacionalidad: unas veces de Alemania y otras de Francia, y que ya definitivamente desde 1945 es francesa. Esta alternancia ha dejado una rica herencia que se observa perfectamente en la catedral de Estrasburgo y sus detalles alemanes y franceses. Por cierto, su reloj astronómico es una joya. Incluso, la capital cuenta con dos barrios como la Pequeña Francia, con mayor tradición gala; y Neudstatd, una zona que se urbanizó en el siglo XIX y nos recuerda a Berlín o Viena. Ambas zonas son Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO. Una dualidad habitual y sorprendente en esta región.

Capital europea… y del Vudú

Pieza del Museo del VudúPieza del Museo del Vudú

Sería increíble pensar que, en el lugar de residencia del Parlamento Europeo, existe el único museo del Vudú de todo el continente y uno de los mejores del mundo. Pues es cierto: Estrasburgo sorprende con esa dualidad. El museo está ubicado en un antiguo depósito de agua de 1878 para el ferrocarril y cuenta con mil piezas auténticas más un tótem que está activo, o sea, al que se le debe practicar culto regularmente para que no transmita malas influencias. Y te permiten tener esa singular experiencia tan difícil de vivir. Con respeto y siguiendo las normas, es posible participar en el rito vudú. ¡Es alucinante! Este museo posee tantas piezas reales que muchos son los que no se atreven a entrar. La sensación en su interior es indescriptible. Muchos creyentes ni siquiera se acercan por las inmediaciones…

Alsacia es una tierra fértil en cultura, ya que cuenta con otro espacio que provoca sensaciones: el museo Lalique. Como es habitual en los museos de Francia, la disposición estratégica de las piezas, el ambiente y la iluminación son sensacionales. Es una exposición de obras transparentes, traslúcidas y opacas en la que se juega con la luz, las transparencias, los reflejos y los brillos. La iluminación tiene mucha importancia en este museo de

Chateau HochbergChateau Hochberg

joyas cristalinas. En un ambiente de penumbra, los magníficos diseños aparecen protagonizando el espacio con unas imágenes de una sensualidad difícil de alcanzar con un material tan frío como el cristal. Lalique lo consigue de sobra. El museo es precioso, una verdadera maravilla, está repleto de piezas cautivadoras y otras muy curiosas, como son los tapones de radiador para customizar automóviles, quizás de la calidad de Bugatti.

El complemento ideal para esta visita es comer enfrente, en el Chateau Hochberg, un lujo accesible. Ofrecen un excelente menú de 22 euros cuyos platos, bien presentados y muy ricos, además de muy franceses, sirven con elegancia unos camareros muy profesionales, de los que ya no se encuentran, en un ambiente con clase dentro de un palacio con unos jardines dignos de la zona del Loira. Además, es un buen hotel de 4 estrellas.

Solamente Colmar merece el viaje

ColmarColmar

Muchas veces volvemos a un restaurante solamente por un plato, pues bien, también un solo destino justifica un viaje. Solamente Colmar justifica el viaje holgadamente, porque parece un cuadro. Hace años habría salido carísimo revelar todas las fotos que allí se hacen, hoy realizar tres o cuatro mil fotos es gratis, y quizás no sean suficientes para guardarse en el bolsillo lo que ofrece Colmar. No, porque Colmar tiene otras tres mil instantáneas a diferentes horas. La Casa de las Cabezas, con 111 testas decorando su fachada, o la Casa Pfister, que es el símbolo de la ciudad, son algunos ejemplos maravillosos. Además está la Pequeña Venecia para callejear navegando por sus canales, flotando en callejones líquidos que se internan entre casas de colores y entramados de madera a la vista, decoradas con multitud de jardineras floridas. Es una visita de cuento. Sus calles, plazas y callejuelas están repletas de coloridos edificios singulares con sus líneas de madera, sus flores, etc. Una población de película cuyas fotos recorren las redes sociales y las listas de los pueblos más bonitos del mundo.

PostrePostre

Colmar es, además, la capital del vino de Alsacia. Así pues, es una ciudad grande con mucho que visitar y recorrer. Otra de las sorpresas que guarda es el museo Unterlinden, ubicado en un monasterio del siglo XIII; además del edificio, que es una maravilla y un ejemplo de rehabilitación, adecuación a los nuevos tiempos y ampliación, cuenta con una excelente colección permanente de arte pictórico que ostenta y muestra una obra maestra: el políptico del retablo de Isenheim. Se hizo entre 1512 y 1516 y está compuesto por una escultura de Niclaus von Hagenau y las pinturas de Maler Grünewald. Esta magnífica obra no eclipsa la colección porque, además de arte romano, tiene muchos ejemplos de diferentes épocas, cuenta con dos Picassos y un singular tapiz del Guernica que fue admitido por el propio Pablo Ruiz Picasso.

Protagonista de la Ruta 35

Renault 4CV. Museo del AutomóvilRenault 4CV. Museo del Automóvil

Toda ruta que se precie tiene que tener su homenaje a las ruedas y los motores que la recorren. La Ruta 35 tiene su templo en Mulhouse. La Ciudad del Automóvil le dedica el mayor museo del mundo al coche y el más espectacular; es el mejor homenaje que una ruta le puede dar al automóvil. ¡Más de 500 coches de casi 100 marcas! Brillan como sin estrenar. También es el mejor museo de Bugatti, tiene varias decenas del mítico automóvil, e incluso posee dos de las seis unidades que se fabricaron del Bugatti Royale, y uno del moderno y también impresionante Veyron. Verdaderas joyas rodantes que son muy difíciles de ver y aquí están todas juntas. Los amantes de los coches pueden sufrir aquí el síndrome de Stendhal.

Museo del Automóvil de MulhouseMuseo del Automóvil de Mulhouse

Y, tras la visita, en su propio circuito se puede disfrutar de unas vueltas, por pocos euros, conduciendo un clásico como un Lamborghini Urraco P250S, un Ferrari Mondial Cabriolet… Los amantes del motor deben saber también que el mejor piloto de rallies de todos los tiempos es alsaciano. Sebastien Loeb nació en la bonita ciudad de Haguenau, a 35 km. al norte de Estrasburgo. Otro aliciente más para recorrer esta francesa Ruta 35.

Una de las épocas doradas del automóvil fueron los locos años veinte que, hasta llegar la crisis del 29, ofrecieron alegría y locura a nuestros bisabuelos y tatarabuelos. El diseño nos dejó el Art Decó como sello de un momento histórico. El hotel du Parc, en Mulhouse, es una viñeta sacada de un pasaje de hace un siglo. Conserva toda la decoración de entonces, incluso la que han repuesto. Despertarse a media noche y ver el mobiliario de la habitación, o entrar en un servicio cuyos sanitarios son de época, es como vivir un sueño. No es fácil de encontrar, por eso este hotel es un destino en sí mismo.

No te puedes perder:

Museo del Vudú en EstrasburgoMuseo del Vudú en Estrasburgo
  • Probar un deportivo de época, como un Jaguar E-Type, un Chevrolet Corvette o un Mercedes 190 SL, tras haber visitado el museo del Automóvil de Mulhouse. Una experiencia inolvidable para finalizar la visita.
  • Recorrer los bosques y los viñedos. Están bonitos en todas las estaciones del año, aunque en primavera y otoño están aún mejor.
  • Visitar los pequeños pueblos alsacianos que hay por la ruta y pasear por ellos. Todos son preciosos y tienen rincones de fábula, con esas casas típicas que tanto gustan.
  • Subir al monte Santa Odilia y divisar el paisaje alsaciano. Es el más famoso de los montes Vosgos.

Información práctica:

Museo LaliqueMuseo Lalique
  • Hotel 5 Terres, además de ser un alojamiento precioso y elegante tiene un restaurante sensacional, con una cocina exquisita y una carta de vinos excelente. Su SPA tiene un diseño muy especial y acogedor, que integra un ambiente rústico, moderno y elegante.
  • Hostellerie des Chateaux & SPA, es un hotel que nunca se olvida, con una sauna finlandesa panorámica en la habitación y dos terrazas de madera orientadas al atardecer y al amanecer. Es un alojamiento para sentirse multimillonario sin tener que serlo. Es un hotel para no salir de él.
  • Air Nostrum tiene vuelos directos de Madrid a Estrasburgo que duran 2 horas.
NOTICIAS RELACIONADAS


HAY 9 COMENTARIOS
  1. Avatar de Francisco Jose Miranda Azurmendi Enviado por
    Francisco Jose Miranda Azurmendi
    26 mayo 2018, 2:51 pm

    Hace años que recorrí la ruta de los vinos alsacianos y me sorprendió enormemente el Cremant d’Alsace, un espumoso glorioso. Muy recomendable hacer la ruta en coche porque todo está perfectamente señalizado.

    • Avatar de Joaquín Enviado por
      Joaquín
      29 mayo 2018, 6:07 pm

      Gracias por tu comentario Francisco José. Es cierto lo que comentas. Es un territorio muy bonito, con buenos vinos y que se recorre fácilmente con tu coche. Un saludo

  2. Avatar de ERIKA Enviado por
    ERIKA
    21 mayo 2018, 10:56 am

    Estupendo artículo Joaquín, según lo estaba leyendo ya me está apeteciendo hacer una escapada a Alsacia. Y me apunto todas tus recomendaciones, desde el museo del cristal hasta el menú en el Chateaum, que aptecible. Por Mulhouse pase yo en interrail hace 35 años, pero solo recuerdo la estación del tren!! ja ja , habrá que volver para probar un coche de época.
    Muchas gracias por compartir con nosotros todas estas vivencias, desde luego que viajar es uno de los mejores placeres que uno puede tener, y siempre hay opciones para todos los bolsillo, Saludos

    • Avatar de Joaquín Enviado por
      Joaquín
      22 mayo 2018, 3:34 pm

      Muchas gracias Érika por tu comentario y también por ser una lectora activa.
      Te recomiendo volver por la zona y disfrutar de sus encantos que, como ves, son muchos.
      Un abrazo fuerte

  3. Avatar de pablo rodriguez Enviado por
    Pablo Rodriguez
    18 mayo 2018, 11:50 pm

    Hola Joaquin. Creo que he viajado un poquito y de todo el mundo recorrido, tengo que quedarme con una región La Alsacia. No hace falta que insista en la ubicación, ya lo ha hecho Joaquin.
    Es un lugar diferente, arquitectonicamente, el cuidado esquisito, el ambiente, la paz que se siente es un modelo de vida, repito del todo el mundo recorrido y hay sitios inolvidables, me quedo como he dicho con esta zona del planeta.
    Problemas: es cara, perdón, es muy cara, elitista y singular, los pequeños comercios familiares, los encantadores restaurantes casi íntimos y familiares.
    En fin, hay un mundo mejor, pero es carisimo

    • Avatar de Joaquín Enviado por
      Joaquín
      19 mayo 2018, 9:36 am

      Muchas gracias por tu comentario Pablo. Tus comentarios son siempre muy acertados.
      Es cierto que algunos destinos europeos son caros pero, por ejemplo, en Alsacia se están adecuando a los nuevos tiempos en lo que a precios se refiere. Te cuento, comí en un palacio alsaciano un menú muy rico, servido por camareros profesionales y con una decoración muy elegante con bebida y postre por 22 €. Me pareció barato.
      Un abrazo fuerte

  4. Avatar de Alberto de Santo Ángel Enviado por
    Alberto De Santo Ángel
    18 mayo 2018, 5:32 pm

    Excelente artículo, no quería que acabará….nunca pensé que Alsacia fuera un sitio tan curioso. Precioso el Renault 4. Enhorabuena.

    • Avatar de Joaquín Enviado por
      Joaquín
      18 mayo 2018, 7:18 pm

      Muchas gracias por tu comentario y por leer la revista. Los lectores como tú sois el principal motivo de nuestros artículos. Un abrazo fuerte

    • Avatar de Joaquín Enviado por
      Joaquín
      19 mayo 2018, 9:27 am

      Muchas gracias Alberto por tu comentario y por leer nuestra revista. Los lectores como tú sois el principal motivo de nuestros artículos.
      Un abrazo fuerte

DÉJANOS TU COMENTARIO
 
 
Marca la casilla bajo estas líneas antes de enviar tu comentario.
Utilizamos este sistema para evitar comentarios automáticos de publicidad.