Ruta del Jurásico por la Rioja: un verano entre dinosaurios

En El Barranco Perdido podrás bañarte en las piscinas cretácicas, buscar las huellas de los dinosaurios, volar en tirolina y comerte un buen chuletón sin salir de La Rioja.

30 de junio de 2024

Los dinosaurios habitaron las tierras riojanas hace millones de años. Nos han dejado sus huellas, icnitas, y salir en su busca es una de las actividades más divertidas y didácticas para organizar en familia. Ahora, en verano, lo ideal es conocer esta Ruta del Jurásico por El Barranco Perdido, en Enciso y pasar un día en sus piscinas cretácicas… Sí, sí, has leído bien, un baño con dinosaurios te espera en este precioso lugar del Valle de Cidacos, en la Rioja Suroriental.

La gran piscina del Cretáceo, en El Barranco Perdido.

Enciso puede presumir de ser uno de los lugares de España donde se han localizado mayor cantidad de huellas de dinosaurio, icnitas, y otros restos fósiles y un punto perfecto para nuestra Ruta del Jurásico. Cerca de 3.000 llevan contabilizadas en toda la zona y alrededores. Además, el pueblo está dentro de la Reserva de La Biosfera de La Rioja. No es de extrañar que aquí se instalara el Centro de Paleontología donde es muy recomendable acudir antes de iniciar la Ruta de los Dinosaurios. Pero antes, date una vuelta por el pueblo porque merece la pena. En lo alto, conserva los restos del castillo y sus dos iglesias son monumentales: Nuestra Señora de la Estrella y San Pedro Apóstol. Cuando te encuentres cerca del ayuntamiento, estate atento al reloj porque marca las horas con un curioso rugido de dinosaurio.

Escenas de película

A las afueras del pueblo hay varios yacimientos ara continuar con nuestra Ruta del Jurásico con figuras de dinosaurios a tamaño real que reproducen diferentes escenas y nos harán vivir un viaje al pasado más remoto. Hay que cruzar por encima del puente sobre el río Cidacos, en dirección a Cornago, y enseguida verás las indicaciones de los yacimientos que se encuentran a cielo abierto y su visita es libre. El Yacimiento de la Virgen del Campo está muy cerca, pasada la ermita del mismo nombre. Contiene 506 pisadas de dinosaurio y han quedado fosilizadas también marcas de su piel. Desde una pasarela se observa la impactante reproducción a tamaño real de la pelea entre un dinosaurio herbívoro y uno carnívoro.

Lucha de dinosaurios en el Yacimiento de la Virgen del Campo

Un enorme Iguanodón nos da la bienvenida en el Yacimiento de Navalasanz, el más alejado de Enciso (a unos 8 km), donde se han hallado 138 huellas de uno de los dinosaurios más grandes: se ha calculado que una de sus patatas medía ¡5,5 metros!

Impresionante reproducción de un Branquiosaurio en el Yacimiento de Valdecevillo.

En el Yacimiento de Valdecevillo (hay una zona amplia de aparcamiento) hay cuatro huellas terópodas, al principio del recorrido, pero lo que más llama la atención son las reproducciones de cinco dinosaurios enormes. Un gran Branquiosaurio (saurópodo) de 23 metros que camina a cuatro patas y ha dejado en la zona nada menos de 59 huellas, un Tarbosaurio (carnívoro), y la escena de un grupo familiar de iguanodontes, a tamaño real, con dos adultos y una cría. Desde este yacimiento se puede seguir una ruta que sube el monte y llega hasta el yacimiento de la Virgen del Campo, parando antes en una gran tirolina y una zona de descanso con un simpático photocall.

En las playas del Cretáceo

En verano, la Ruta del Jurásico nos llevará a nuestro destino final que será El Barranco Perdido. Un lugar perfecto para pasar un día muy divertido y refrescante. Los más pequeños creerán estar viviendo una película, serán los protagonistas de su particular versión de Jurassic Park en este parque de paleoaventuras.

Dos piscinas grandes, una infantil y hamacas alrededor para pasar un fantástico día de 'paleopiscina'.

Bañarse rodeados de esqueletos de grandes saurios y peces prehistóricos es toda una experiencia que apasiona a los pequeños, pero también a los mayores. Dispone de dos piscinas grandes y una infantil, así como una zona de agua interactiva: cascadas, pozas y geíseres que lanzan divertidos chorros con los que jugar.

Esquivar los chorros de geíseres es una de las diversiones que esconde El Barranco Perdido.

Podrás buscar pistas buceando en la gran piscina paleontológica y, fuera del agua, flipar con el gran esqueleto de un iguanadón, escalar en el rocódromo o jugar al rompecabezas del paleontólogo.

Un parque, mil aventuras en nuestra Ruta del Jurásico

Pero como El Barranco Perdido es un parque multiaventuras, además de los baños en las piscinas hay mucho por hacer en nuestra Ruta del Jurásico. En el Museo tendrás el primer contacto con los saurios y podrás seguir la proyección de una película en 3D. Los circuitos paleontológicos sacarán el explorador que llevas dentro: los monitores os equiparán con lo necesario para ir descubriendo huellas en la Colina de los Fósiles, identificando los diferentes tipos de dinosaurios para conocer cómo eran cuando habitaban este valle de La Rioja hace 120 millones de años. ¿Es carnívoro o herbívoro? Las huellas o icnitas de dinosaurio nos dan muchas pistas. Si tienes tres ‘dedos’ (tridáctilos), y bípedos, son carnívoros. Y cuando la huella es en forma redondeada y cuadrípedo, estamos ante un herbívoro. En el Taller del CSI investigarás también los minerales que encuentres.

¿Quieres sentirte paleontólogo por un día? Es fácil y divertido en El Barranco Perdido.

Pero si buscas algo más movidito… también lo vas a encontrar en El Barranco Perdido. El parque cuenta con diferentes circuitos llenos de retos, en la zona de la Colina Encantada: puentes tibetanos y de equilibrio, pasarelas y otros obstáculos. También una gran tirolina en la zona más elevada del parque, para descargar toda la adrenalina. El gran tobogán permanecerá este año cerrado.

Lánzate por la gran tirolina, con las vistas de la iglesia Nta. Sra. de la Virgen de la Estrella, de Enciso, al fondo.

Para comer…

Después de tanta aventura, para reponer fuerzas no hace falta salir del Parque. Dentro de El Barranco Perdido vas a comer de lujo en los diferentes espacios gastronómicos gestionados por Victoria Restauración. Dispone de un restaurante, dos cafeterías y terraza chill out, con opciones muy variadas para complacer a todos los públicos y en cada momento del día.

Restaurante autoservicio en El Barranco Perdido.

Cuenta con una amplia oferta de bocadillos, platos combinados y menús con recetas tradicionales y productos de la zona. No puedes perderte el plato especial, la Chuleta de ternera de Enciso (las verás pastar en los montes de los alrededores), también parrillada de verduras de la zona y los vinos de Rioja, por supuesto.

Los famosos pimientos asados del Sopitas, en Arnedo.

En Arnedo, a 20 km de Enciso, puedes conocer el restaurante Sopitas y probar su asado de cabrito, las chuletillas y los famoso pimientos asados, y todo en el entorno de una cueva excavada en la piedra.

Para dormir…

En Enciso hay una buena oferta de alojamientos rurales, en típicas casas riojanas de sierra. Posada Santa Rita, con seis habitaciones. Dispone de bar. Casa Rural Tahona y Tahona Bis, el edificio del antiguo molino harinero ofrece alquiler completo o por habitaciones y cuenta con piscina y jardín.

Hotel Spa Balneario Arnedillo.

A 10 kilómetros de Enciso se encuentra Arnedillo, con el Hotel Balneario Spa Arnedillo. Un hotel (4*) con 133 habitaciones, un restaurante buffet, una amplia cafetería con zona chill-out, terrazas exteriores, sala de lectura y de cine, salas de reuniones, bodeguilla y gimnasio. Tiene acceso directo a la zona de aguas termales y a las piscinas exteriores, con la divertida piscina de olas. Disfruta como nunca en esta increíble Ruta del Jurásico por La Rioja.

Sigue el canal de Con Mucha Gula en WhatsApp. En él encontrarás todas las noticias del mundo de la gastronomía: las últimas tendencias, restaurantes recomendados, recetas de cocina, entrevistas a los grandes chefs, viajes gastronómicos para saber donde comer en cada ciudad y los mejores artículos de nutrición y salud.

alicia hernández

Alicia Hernández es una destacada periodista especializada en gastronomía y viajes y redactora jefe de Con Mucha Gula. Su pasión por la buena mesa y la cocina la ha llevado a consolidarse como una referente en el ámbito periodístico gastronómico.... Ver más sobre el autor