Paseos primaverales por Almendralejo, la ciudad más romántica de Extremadura

Paseos primaverales por Almendralejo, la ciudad más romántica de Extremadura

La capital de Tierra de Barros, en el corazón de Extremadura, se vuelca en su Ruta Literaria del Romanticismo para recordar a los escritores Carolina Coronado y José de Espronceda en primavera.

Alicia Hernández05/06/2021

Cada primer fin de semana de junio, Almendralejo se viste de época, vuelve al siglo XIX, y se convierte en el fiel escenario en el que vivieron dos de sus más ilustres ‘hijos’, los poetas Carolina Coronado y José de Espronceda, destacadas figuras del Romanticismo. Es una fantástica forma de conocer esta ciudad de Badajoz, la capital de la comarca de Tierra de Barros, que cuenta con muchos atractivos monumentales, artísticos e históricos, es tierra de buenos vinos y gastronomía, y ciudad del cava en Extremadura. ¿Te animas a conocerla?

Poesía y Teatro con Carolina Coronado

La Ruta Literaria sobre el Romanticismo es una Fiesta declarada de Interés Turístico Regional que hace que Almendralejo se llene de personajes de época, recreaciones históricas, música, danza, teatro y actividades enogastronómicas. Todos los vecinos se vuelcan en esta cita primaveral que cada vez atrae a más visitantes. En el programa de actividades de este año (del 4 al 6 de junio) destaca la interpretación de La Traviata, de Verdi (versión concierto), en la Plaza de España, la visita dramatizada al Palacio de Monsalud y otros espacios de la ciudad, el duelo de versos o la lectura continuada de poemas del Romanticismo. Otro momento único será la Noche de las Velas, el sábado, cuando balcones, calles y plazas se iluminen de la forma más romántica, tan solo con la luz de las velas, para crear el ambiente más romántico en el que tendrá lugar un recital poético a cargo de los actores Julieta Serrano y Manuel Galiana, y un concierto dúo de canto y piano. Además, el Ayuntamiento convoca un Premio de Novela y otro de Poesía y el fallo del jurado se conocerá durante la celebración de la Ruta Literaria sobre el Romanticismo.

La escritoria Carolina Coronado nació en Almendralejo en 1820. El teatro de la ciudad lleva su nombre.La escritoria Carolina Coronado nació en Almendralejo en 1820. El teatro de la ciudad lleva su nombre.

La primera parada romántica en Almendralejo debe ser el Teatro Carolina Coronado, en la plaza de Espronceda. Allí conoceremos la historia de esta poetisa, Victoria Carolina Coronado y Romero de Tejada, que nació en Almendralejo en 1820 y rompió moldes. Fue una escritora autodidacta, cultivó la poesía, el ensayo, el periodismo, la novela y el folletín. Su éxito como escritora  y su gran personalidad le hicieron ser el centro de atención en el mundo intelectual y social de la época.

El teatro Carolina Coronado de Almendralejo, con los magníficos anfiteatros.El teatro Carolina Coronado de Almendralejo, con los magníficos anfiteatros.

El teatro se construyó en 1916 y es uno de los escenarios pioneros en Extremadura, aunque en los años 70 del siglo pasado se adaptó para convertirse en sala de cine, y desde 2003 ha recuperado su aspecto original. No hay que perder detalle de los palcos, la platea, los dos anfiteatros y las pinturas murales de Adelardo Covarsí, pintor costumbrista natural de Badajoz, que decoran el vestíbulo, la boca del escenario y bóveda del patio de butacas y Salón de los Espejos, con claros matices modernistas.

Palacio de Monsalud, la cuna de Espronceda

Palacio de Monsalud. Casa natal de Espronceda y Ayuntamiento de Almendralejo.Palacio de Monsalud. Casa natal de Espronceda y Ayuntamiento de Almendralejo.

Seguimos el paseo romántico por Almendralejo para llegar hasta el Palacio de Monsalud, construido en 1752 sobre una casa solariega anterior y en el que nació el poeta del Romanticismo José de Espronceda, autor de los famosos versos de la Canción del Pirata que todos hemos recitado alguna vez: “Con diez cañones por banda, viento en popa a toda vela…”. Ahora, este hermoso edificio acoge el Ayuntamiento de la ciudad. La fachada exterior es de estilo civil barroco tardío, y en el interior destaca el patio central, con un zócalo de azulejos sevillanos y talaveranos del siglo XVIII, columnas en granito rosado con cancela de hierro forjado.

Interior del Palacio de Monsalud.Interior del Palacio de Monsalud.

El patio y los corredores se convierten en un escenario de teatro único durante la ruta del Romanticismo. Y en una de las salas, se pueden admirar los bustos de los escritores románticos, Carolina Coronado y José de Espronceda, y algunas de las piezas del vestuario de época reproducido al detalle que lucen los actores y los almendralejenses.

Los vinos y el Cava extremeño

La Plaza de Toros es de gran belleza y esconde en sus bajos una curiosa bodega.La Plaza de Toros es de gran belleza y esconde en sus bajos una curiosa bodega.

Almendralejo es la ciudad del Romanticismo, sí, pero también es la ciudad del cava y tierra de buenos vinos. Aquí se encuentra la sede del Consejo Regulador de las D.O.P. Ribera del Guadiana, un precioso edificio que alberga además la Estación Enológica, pionera en Extremadura y la segunda en España. Los amantes del vino disfrutarán también con la visita al Museo de las Ciencias del Vino que ocupa la antigua Alcoholera y ha conservado los viejos depósitos como salas expositivas. Aquí puedes conocer la historia del vino en Extremadura y la singularidad de las variedades autóctonas de Almendralejo.

Plaza de Toros de estilo neomudéjar.Plaza de Toros de estilo neomudéjar.

Justo enfrente está la Plaza de Toros, declarada Bien de Interés Cultural, que contiene una singularidad relacionada también con el vino: bajo el graderío se esconde una bodega con depósitos de cemento que han llegado a guardar hasta 750.000 litros.

Cinco bodegas de Almendralejo elaboran cava con D.O.P. Cava.Cinco bodegas de Almendralejo elaboran cava con D.O.P. Cava.

La historia del cava de Almendralejo es muy curiosa. Los responsables de que hoy en día Almendralejo sea la única ciudad extremeña dentro de la D.O.P. Cava son tres bodegueros (Pablo Juárez, Aniceto Mesías y Marceino Díaz) que tuvieron un sueño en los años 80 del siglo pasado… y lo hicieron realidad. Hoy existen cinco bodegas acreditadas que elaboran cava 100% extremeño y abren sus puertas para conocer cómo se lleva a cabo la producción y catarlo rodeados de viñedos. Las bodegas Romale, Vía de la Plata, López Morenas, Paiva y la Bodega Marcelino Díaz que, además, nos propone recorrer sus viñedos a caballo o montados en una preciosa calesa. Durante las jornadas de la Ruta Literaria sobre el Romanticismo, tendrán lugar degustaciones de cava con jamón ibérico a precios populares, Acava con Jamón, en la plaza de Espronceda.

PALACIOS, IGLESIAS Y LUGARES MÁGICOS

Parroquia de Nuestra Señora de la Purificación.Parroquia de Nuestra Señora de la Purificación.

El catálogo de edificios emblemáticos y monumentos de Almendralejo está repleto de palacios e iglesias que merece la pena conocer, como el Círculo Mercantil, el Palacio de los Condes de Osilo, los Conventos de San Antonio y Santa Clara y la parroquia de Nuestra Señora de la Purificación, con las magníficas pinturas al fresco, realizadas por tres pintores italianos de Bérgamo después de la Guerra Civil gracias a los donativos de todos los almendralejenses.

El sepulcro prehistórico de Huerta Mortero es una de las sepulturas más singulares de Extremadura.El sepulcro prehistórico de Huerta Mortero es una de las sepulturas más singulares de Extremadura.

Hay que alejarse un poco del centro para llegar hasta un lugar mágico, el sepulcro prehistórico de Huerta Montero. Es un enterramiento tipo Tholos, construido hace 4.600 años y que mantiene un excelente estado de conservación, proyectada para que el sol del solsticio de invierno ilumine la cámara funeraria y realizar alguna ofrenda de la luz del sol nuevo a los antepasados y los dioses. 

Desde hace poco, Almendralejo ha puesto en marcha la Ruta Prehistórica, una ruta senderista de baja dificultad, que transcurre por 10 kilómetros y atraviesa distintos asentamientos prehistóricos como el sepulcro de Huerta Montero, la Cueva del Moro con más de 250 cazoletas en su interior, las pulidoras y otros conjuntos de arte rupestre de San Marcos, el poblado calcolítico del Cabezo de San Marcos y amplias zonas de viñedos y olivares.

Para comer y dormir

Como no podía ser de otra forma, los productos ibéricos son ingrediente estrella de la gastronomía en Almendralejo. La carne de los cerdos ibéricos que se crían en las dehesas extremeñas se cocina de mil maneras y con ella se preparan jamones y embutidos de calidad. Puedes probarlos en La Brasería Museo del Vino (Ctra. de Badajoz, 6), además de sus chacinas caseras y los quesos extremeños de El Casar y La Serena. Restaurante Paiva dentro de las bodegas Martínez Paiva, ofrece una renovada cocina de mercado, basada en la tradición mediterránea a la que sumamos matices de otras culturas respetando al gran protagonista. Dentro del hotel Acosta Centro, el Restaurante Ñ (Plaza de Extremadura s/n) es un acierto seguro y además cuenta en su bodega con una buena selección de vinos de la D.O.P. Ribera del Guadiana y cavas de Almendralejo. Restaurante El Castúo (C/ Francisco Pizarro, 53) destaca por la autenticidad de las elaboraciones de los productos D.O.P. de Extremadura, su carta de vinos y cavas de Ribera del Guadiana, entre sus platos estrella tortilla vaga, huevos fritos con foie, pan bao con carrillera y canelón de pollo corral, y de postre, sus famosas torrijas.

La oferta de alojamiento en Almendralejo es amplia. El Hotel Acosta Centro (4*), moderno y funcional, está situado en el centro de la ciudad y cuenta con restaurante. Hotel Acosta Vetonia (3*), tiene acceso directo desde la autovía de la Vía de la Plata, A-66 y cuenta con piscina climatizada. Y en el casco urbano y rodeado de los principales monumentos, el Hotel España (2*).

Almendralejo, tierra de vinos y cava 100% extremeños

Almendralejo, tierra de vinos y cava 100% extremeños

Rodeada de viñas, en el corazón de Badajoz, nos espera Almendralejo, la capital de Tierra de Barros y ciudad del cava extremeño, con los planes de enoturismo más chispeantes.

Alicia Hernández22/05/2021

La carretera que nos adentra a Almendralejo discurre entre viñedos y olivares. Entramos en la capital de la comarca de Tierra de Barros, en la que pantanos y ríos riegan la tierra arcillosa, “de barros”, una de las zonas más fértiles de Extremadura, cruzada por la Vía de la Plata, antigua calzada romana que atraviesa la península de Norte a Sur. La primavera despierta las vides y el campo nos invita a pasearlo para conocer de cerca la cultura del vino que en la ciudad de Almendralejo tiene una larga historia.

En la visita a la bodega Vía de la Plata conocerás el apasionante mundo del cava.En la visita a la bodega Vía de la Plata conocerás el apasionante mundo del cava.

Un gran cartel nos da la bienvenida a la Ciudad del Cava. Almendralejo presume de ser una de las ciudades donde se elabora esta vino espumoso de calidad más al sur de nuestro país: es el único municipio de Extremadura dentro de la D.O.P. Cava. La historia arranca en los años 80 del siglo pasado cuando tres empresarios almendralejenses del sector (Pablo Juárez, Aniceto Mesías y Marcelino Díaz) ponen en marcha la idea de un nuevo producto y crean el cava Vía de la Plata, inscrito en la D.O.P. CAVA desde 1983. En la actualidad hay cinco bodegas que lucen el sello oficial: Vía de la Plata, Romale, López Morenas, Bodegas Marcelino Díaz, con el cava Puerta Palma, y Paiva, recién incorporada en 2021.

Marcelino Díaz, uno de los creadores del cava de Almendralejo que hoy cuenta con la D.O.P. Cava.Marcelino Díaz, uno de los creadores del cava de Almendralejo que hoy cuenta con la D.O.P. Cava.

En Almendralejo hay mucho que ver. Desde su patrimonio arqueológico hasta la belleza monumental de sus palacios y edificios de gran interés patrimonial, sin olvidar la huella que han dejado algunos de sus ‘hijos’ más ilustres, como los escritores Carolina Coronado y José de Espronceda. Pero si en esta ocasión llegamos atraídos por sus vinos y la curiosa historia de sus cavas, te proponemos comenzar la visita a la ciudad (Isabel II le concedió el título en 1851) con un buen desayuno, que aquí se lo toman muy en serio. El lugar más genuino es el bar El Abuelo. Lleva desde 1971 sirviendo las migas del abuelo Juan acompañadas de cava, pero también triunfan las tostadas de caldillo ibérico (hígado de cerdo) o las de aceite y ajos.

Migas con cava, así es el desayuno típico de Almendralejo.Migas con cava, así es el desayuno típico de Almendralejo.

Con el estómago bien entonado, nos dirigimos al Museo de las Ciencias del Vino para empaparnos bien de la historia. El edificio de la antigua Alcoholera Extremeña, un emblemático edificio industrial de mediados del siglo XX, se ha convertido en espacio de exposición conservando los antiguos depósitos de azulejos refractarios. El recorrido es muy didáctico, con expositores interactivos que nos hacen comprender de manera muy sencilla cómo la uva termina convertida en vino y todos los matices organolépticos que encontraremos en la copa. Se completa con un jardín de viñas con diferentes variedades permitidas dentro de la D.O.P. Ribera del Guadiana, como las variedades autóctonas Pardiñas, Cayetana y Eva o Beba de los Santos. La D.O.P. Ribera del Guadiana se encuentra situada en un edificio histórico de Almendralejo que data de 1915, de estilo neoclásico y con una monumental escalinata central en su interior, que acoge la primera Estación Enológica de Extremadura y la segunda de España.

LA BODEGA QUE ESCONDE LA PLAZA DE TOROS

Los depósitos de vino están situados debajo del graderío de la Plaza de Toros de Almendralejo.Los depósitos de vino están situados debajo del graderío de la Plaza de Toros de Almendralejo.

Y no abandonamos el vino, porque justo enfrente del museo se encuentra la Plaza de Toros donde nos espera una gran sorpresa. Es la única en el mundo que cuenta en sus entrañas con una bodega y está declarada Bien de Interés Cultural. En 1942 fue adquirida por un bodeguero que aprovechó el frescor de la parte baja para instalar allí los depósitos de vino bajo el graderío, ajenos al calor extremeño, con capacidad para unos 750.000 litros. La arquitectura de la plaza es de gran belleza, construida en 1843 y remodelada en 1912 siguiendo el estilo neomudéjar con 96 arcos, y su coso es escenario de las actividades más variopintas, desde catas hasta conciertos y ferias gastronómicas.

La bodega de la Plaza de Toros, toda una sorpresa.La bodega de la Plaza de Toros, toda una sorpresa.

También hay visitas turísticas que recorren toda la plaza y su bodega y dentro de las experiencias enoturísticas que se pueden realizar, el arte del sablage… ¿Lo conoces? Cuentan que Napoleón celebraba sus victorias descorchando botellas de champán a golpe de sable.

El arte del sablage precisa conocimiento y mucha habilidad.El arte del sablage precisa conocimiento y mucha habilidad.

También se realiza el degüello con pluma, otra sorprendente forma de descorchar las botellas de vino más antiguas marcando con unas tenazas candentes el cuello para que se desprenda y decantarlo. Y para terminar, ¡una cata de corchos!

ENTRE VINOS… Y BUENA GASTRONOMÍA

Vía de la Plata fue la bodega donde se elaboró el primer cava de Almendralejo.Vía de la Plata fue la bodega donde se elaboró el primer cava de Almendralejo.

Sin salir de Almendralejo, podemos hacer un tour para visitar algunas de sus bodegas más tradicionales que se encuentran en el casco urbano. La primera botella de cava extremeño salió de Bodegas Vía de la Plata. Desde 1985 producen de manera artesanal cavas de gran calidad. La visita a esta bodega nos descubrirá todos los secretos de la elaboración que sigue el método tradicional champenoise y procesos tan curiosos como el degüelle.

El degüello, un momento crucial para el cava en Bodegas Vía de la Plata.El degüello, un momento crucial para el cava en Bodegas Vía de la Plata.

Bodegas Romale posee unas instalaciones impresionantes y con las técnicas más modernas. En la visita podremos catar los vinos y también los cavas (entró en la D.O.P. Cava en 2006) que se elaboran con uvas de las variedades Macabeo y Parellada, así como un monovarietal Xarel.lo y garnacha para los rosados. 

Bodegas Marcelino Díaz mantiene la tradición de una familia de bodegueros con solera, fundada en 1931, que elabora vinos blancos, rosados, tintos y el famoso cava Puerta Palma. Entre sus propuestas de enoturismo te recomendamos el paseo en calesa entre viñedos que discurre junto a la zona donde se encontró el Disco de Teodosio, una pieza de plata de unos 70 cm con la figura del emperador romano que apareció en estos terrenos en 1847 y cuyo original se encuentra en la Real Academia de la Historia de Madrid.

¿Te apetece un paseo en calesa entre viñedos? Bodegas Marcelino Díaz las organiza.¿Te apetece un paseo en calesa entre viñedos? Bodegas Marcelino Díaz las organiza.

Bodegas Martínez Paiva se encuentra a la salida de Almendralejo y allí, además de conocer la bodega, recorrer sus viñedos y catar sus vinos, puedes completar la visita en su restaurante con un menú degustación maridado en el que encontrarás platos tan apetecibles como las Carrilleras ibéricas estofadas en su vino Solo I Graciano con crema de chirivías y gratinado de ajo tostado que se acompaña con el vino 56 Barricas.

Los vinos de la D.O.P. Ribera del Guadiana son el mejor maridaje con los quesos, ibéricos y recetas extremeñas.Los vinos de la D.O.P. Ribera del Guadiana son el mejor maridaje con los quesos, ibéricos y recetas extremeñas.

Y terminamos esta ruta de bodegas en Palacio Quemado, junto al embalse de Alange, con un buen paseo por la naturaleza rodeados del paisaje de viñedos, olivos y las típicas dehesas extremeñas. La bodega se fundó en 1999 y es propiedad de la familia bodeguera Alvear, una de las más antiguas de la DO Montilla-Moriles, en Córdoba, que ha llegado a Tierra de Barros apostando por los vinos tintos de calidad y el carácter del terruño. De hecho, es la única bodega de Extremadura dentro de Grandes Pagos de España. La visita termina entre barricas probando sus vinos, Palacio Quemado Crianza, Reserva, la Marchita y Los Acilates.

VEO, VEO… ¿QUÉ VES?

Si creías haberlo visto todo en enoturismo, espera a conocer la experiencia que proponen desde Turismo de Almendralejo en la Ruta del Vino de Guadiana: el enobirding. Se trata de un tour por la ciudad, llamado Entre Vinos y Aves, en el que se combina historia, cultura, vinos y birdwatching urbano guiados por una reconocida sumiller, Cata con Cati, y un especialista en la observación de aves. No puede ser más original y apetecible. Tendrás que estar muy atento para localizar los ejemplares que sobrevuelan y habitan en la zona, como el Alcazola Rojizo o el Cernícalo Primilla. Y tranquilo porque contarás con la ayuda del telescopio y prismáticos. La actividad comienza con un desayuno extremeño con migas y cava antes del paseo y el avistamiento de aves.

Degustación de jamón ibérico con vinos de la D.O.P. Ribera del Guadiana.Degustación de jamón ibérico con vinos de la D.O.P. Ribera del Guadiana.

PARA COMER Y DORMIR

En La Brasería Museo del Vino (Badajoz, 6) vas a ir a comer buenas carnes ibéricas… y saldrás con la compra hecha, porque su expositor es toda una tentación: embutidos (imprescindible la morcilla patatera), queso, patés, dulces. Y si aún crees que no llevas suficiente vino de las bodegas, aquí tienes la oportunidad de comprar alguna botella más. En La Lonja 77 (Badajoz, 1) puedes tomar unas tapas originales, organizan catas y encontrarás una buena selección de productos gourmet típicos extremeños. Otro local donde miman los vinos de la zona es la Tapería-Vinatería DeBarros (Avda. de la Paz, 33). Para cenar, una excelente opción es el Restaurante Nando’s (Ricardo Romero, 16), con una cocina de producto de proximidad muy cuidada y bien maridada con los vinos de la D.O.P. Ribera del Guadiana y la gran oferta de su amplia bodega.

Almendralejo cuenta con una buena oferta hotelera. El hotel Acosta Centro es un moderno cuatro estrellas, muy bien situado. Pero si buscas un ambiente rural y bucólico, te encantará La Hermandad de Villalba, un nuevo hotel rural de 4* lleno de encanto y buen gusto, ubicado en una antigua casa señorial de Villalba de los Barros, entre Santa Marta de los Barros y Almendralejo.