El cambio climático y el vino

El cambio climático y los vinos

Se habla mucho del cambio climático. Aunque hay muchos datos que confirman esa tendencia, algunos expertos defienden que el clima es cíclico, lo cual supone un problema de adaptación para todas las especies animales y vegetales

Álvaro Comenge08/06/2021

El mundo del vino no es ajeno al cambio climático. Hace más de veinte años, cuando emprendíamos la andadura de Bodegas Comenge, en nuestra región de la Ribera del Duero la vendimia solía ocurrir coincidiendo con el día de la Virgen del Pilar, es decir, a mediados de octubre. En los últimos años, esta fecha se ha venido adelantando, dando lugar a vendimias a mediados y finales de septiembre.

Como resultado del cambio climático, están aumentando las temperaturas medias, disminuyen las precipitaciones y aumentan las tormentas. La consecuencia directa del aumento de temperatura se refleja en las diferencias que esto provoca entre el ritmo de acumulación de los azúcares en la baya y la maduración de sus pepitas y hollejo, o lo que es lo mismo, la maduración fenólica, que determinará la calidad de los taninos y el color del vino. Este es el motivo por el que cada vez encontramos más vinos desequilibrados, faltos de frescura, pesados y alcohólicos, pues cuando la uva alcanza la maduración fenólica adecuada ya la acumulación de azúcares y la degradación de los ácidos ha sido excesiva. Todo ello redunda en que la viña sufre mucho más estrés térmico y, en general, disminuye la calidad global de la cosecha. Este preocupante escenario va en contra de la tendencia actual del consumidor, que busca vinos tintos más frescos.

El cambio climático hace que  la viña sufra mucho más estrés térmico y, en general, disminuye la calidad global de la cosechaEl cambio climático hace que la viña sufra mucho más estrés térmico y, en general, disminuye la calidad global de la cosecha

La disminución de las precipitaciones tiene como consecuencias negativas el mayor estrés hídrico de la planta y un menor rendimiento. Como contrapartida, hay un menor riesgo de enfermedades provocadas por la humedad como el oídio o el mildiu.

Las lluvias intensas mencionadas anteriormente provocan mayor erosión en la tierra, pérdida de fertilidad de los suelos agrícolas y daños en la planta cuando es en forma de granizo.

Como arma contra el cambio climático y compromiso para ayudar al planeta, considero que la viticultura ecológica es la manera más honesta de expresar nuestro terruño, además de reducir la emisión de C02 y la huella de carbono. El mantenimiento de cubiertas naturales en el viñedo frena la erosión, mejora la permeabilidad del suelo y su capacidad de retención de agua, además de actuar como sumidero de carbono. La renuncia al empleo de herbicidas incrementa enormemente la vida microbiana, mejorando la fertilidad y por tanto reduciendo los aportes de abono y el gasto energético que esto supone.

Como arma contra el cambio climático  la viticultura ecológica es la manera más honesta de expresar nuestro terruñoComo arma contra el cambio climático la viticultura ecológica es la manera más honesta de expresar nuestro terruño

El sector del vino es uno de los más afectados por estos cambios del clima, pues algunas zonas donde el cultivo de la vid ha estado presente a lo largo de los tiempos hoy están gravemente amenazadas. Existen varias líneas de investigación para tratar de mitigar estos efectos, estudiando formas de combatir el cambio climático y lograr esos vinos tintos más frescos. En los últimos tres años (2018-2020) hemos participado intensamente junto con otras bodegas y centros de investigación en el proyecto de Fresh Wines, del que hemos obtenido numerosas conclusiones. De las diferentes líneas de investigación, ha resultado de especial interés el estudio en detalle del microclima de los racimos y su correlación con los diferentes índices de maduración, con objeto de optimizar el manejo de la vegetación. Otro de los enfoques interesantes ha consistido en buscar la manera de acompasar el ritmo de la maduración sacarimétrica (acumulación de azúcares en la baya) y el de la maduración fenólica (pieles y pepitas), empleando para ello tratamientos en viña con preparados de levaduras, capaces de provocar un estímulo positivo en la maduración fenólica de los racimos. Esto nos permite adelantar la fecha de vendimia, manteniendo una mayor acidez natural en las uvas. Finalmente, la línea de investigación más interesante, desde mi punto de vista, ha sido la basada en la búsqueda de levaduras autóctonas que, en su proceso metabólico, además de producir menos de alcohol son capaces de bajar el pH del vino y así compensar de forma natural el déficit de acidez debido al cambio climático.

En conclusión, el cambio climático es un hecho, nos afecta a todos y debemos actuar en la medida de las posibilidades de cada uno para afrontarlo y ayudar a nuestro planeta.

El Placer Inalterable de Marqués del Atrio

El Placer Inalterable de Marqués del Atrio

En el límite entre "La Rioja Baja" y "La Rioja Alta", se sitúan las bodegas Marqués del Atrio. En este 2021, a través de la idea "Placer Inalterable", quiere revindicar la pasión por el vino como un placer en sí mismo.

Con Mucha Gula19/05/2021

Situadas en un lugar privilegiado de La Rioja, las bodegas Marqués del Atrio llevan produciendo vinos desde hace más de 100 años. Jesús Rivero, miembro de la cuarta generación de una familia dedicada a la viticultura, quiso ir un paso más allá en la elaboración de vinos y se propuso crear un producto con la máxima calidad, que además representara la esencia del lugar donde se ubican las instalaciones y los viñedos. Esto es ahora una realizad, Rivero se encuentra al frente del grupo bodeguero Marqués del Atrio que cuenta con la bodega Marqués del Atrio y la bodega Faustino Rivera Ulecia.  

Las bodegas de Marqués del Atrio se sitúan en el municipio de Mendavia, pleno epicentro de la D.O Ca Rioja.Las bodegas de Marqués del Atrio se sitúan en el municipio de Mendavia, pleno epicentro de la D.O Ca Rioja.

“Placer Inalterable”, mucho más que un lema

En este 2021 Marqués del Atrio ha renovado la imagen de su marca, lanzando al mercado el concepto “Placer Inalterable”. Placer inalterable hace referencia al conjunto de sensaciones que una persona obtiene al saborear una buena copa de vino, simplificadas todas en el “placer” por sí mismo. Desde las bodegas apuestan a que no hay un momento único para disfrutar del vino, sino que en todos los momentos son buenos para hacerlo y como protagonista, no como un mero acompañante de otra actividad.

Sentarse a disfrutar un buen vino recién servido, ir a tu bar de confianza para degustar un trago, adquirir una botella en el supermercado para disfrutarla en casa es Placer Inalterable, placer y pasión por el vino.

La materia prima

Los vinos de Marqués del Atrio llevan el sello de la climatología propia de la zona donde se asientan sus viñedos. En todo ellos se aprecia el Terroir, el conjunto de características del suelo, las temperaturas y la pluviometría que envuelven el entorno y gracias a los que se consiguen unos vinos tan especiales, únicos y elegantes. Todo ello sumado al buen hacer de la familia Rivero que año tras año se reinventa y trabaja para que sus vinos estén en el pódium de la D.O Ca Rioja.

Los cultivos de Marqués del Atrio se ubican en terrenos con mucha presencia de piedra calcárea.Los cultivos de Marqués del Atrio se ubican en terrenos con mucha presencia de piedra calcárea.

Los Viñedos de Marqués del Atrio rondan los 50 años de media y se caracterizan por asentarse en suelos de ladera, pobres y pedregosos de canto rodado como resultado del depósito sedimentario del río Ebro que baña el paraje. Llama la atención la gran presencia de piedra calcárea, lo que aporta a la uva y al mosto gran cantidad de minerales y permite abordar vinos muy expresivos.  

Destaca de su producción vinícola el tinto Marqués del Atrio Crianza, elaborado con las variedades de uva Tempranillo y Graciano y con un envejecimiento de entre 12 y 14 meses en barrica de roble americano y francés. Se trata de un vino con mucho cuerpo, muy redondeado, ideal para marinar con quesos semicurados y carnes rojas. Cabe destacar que en este 2021, por quinto año consecutivo, Marqués del Atrio Crianza continúa siendo el único vino oficial de La Liga Santander, la competición de futbol más importante de España y una de las más destacadas de Europa.

Marqués del Atrio Crianza presume de ser uno de los mejores vinos de la bodega, además de ser el vino de "La Liga". Marqués del Atrio Crianza presume de ser uno de los mejores vinos de la bodega, además de ser el vino de "La Liga".

La filosofía de la bodega

La constante búsqueda de la innovación del grupo vinícola liderado por Jesús Rivero ha permitido alzarse como uno de los mejores vinos de la Denominación de Origen Calificada Rioja. Llevan años dedicándose al estudio de los suelos, las diferentes parcelas, la elaboración y crianza de los vinos y la observación de la uva para dictaminar cuales son apropiadas y cuales no para sus vinos. Todo ello al mismo tiempo que incluían en su bodega la tecnología más avanzada del mundo vinícola.

Además de estar bajo la D.O Ca Rioja el grupo bodeguero también posee vinos en las D.O más importantes de este país como Ribera de Duero, Rías Baixas, o Utiel-Requena.

¿Qué hace una bodega en invierno?

¿Qué hace una bodega en invierno?

¿Sabes a qué se dedican las bodegas y los bodegueros durante el invierno?

Alvaro Comenge21/03/2021

Todos tenemos en mente imágenes de la época ajetreada de vendimia, unas pocas semanas de trabajo frenético, con multitud de personas de un lado para otro, gente vendimiando, ya sea a máquina o a mano, kilos y kilos de uva siendo transportadas de los viñedos a la bodega, ya sea en cajas o en grandes remolques, depósitos llenándose, fermentaciones comenzando… pero, ¿qué hacen las bodegas el resto del año?

Pues el resto del año, se desarrollan multitud de actividades, tanto en la bodega como en el viñedo. En este artículo resumo algunas de las principales. En lo referente a la bodega, una vez introducida la uva, vienen infinidad de tareas como los remontados que consisten en sacar el vino por la parte baja del depósito y volver a introducirlo por la parte superior para remojar el sombrero, que es la capa de hollejos o pieles que se quedan flotando en la parte superior del depósito.

Te has preguntado alguna vez ¿Qué hace una bodega durante el invierno?Te has preguntado alguna vez ¿Qué hace una bodega durante el invierno?

Hay que hacer descubes, que es trasladar el vino que ya ha realizado la fermentación alcohólica a otro depósito para separarlo de sus hollejos. Hay que hacer trasiegos, que consiste en cambiar el vino de recipiente, de la barrica al depósito, por ejemplo, para limpiar las materias sólidas que se han ido precipitando. Durante esos meses que no son de vendimia, también se producen las fermentaciones malolácticas, aquellos vinos que la hagan, que no son todos; es época también de clarificaciones de los vinos blancos, rosados y jóvenes, proceso mediante el cual el vino quedará limpio y brillante; de filtrados, para evitar que los microorganismos propios del vino permanezcan en él una vez embotellado y, por supuesto, de embotellado y etiquetado. También es muy importante aprovechar para limpiar en profundidad todas las mesas de selección, depósitos, prensa, mangueras, cajas de vendimia y un largo etcétera, para buscar la máxima asepsia posible y evitar ataques indeseados de bacterias.

En lo referente a la bodega, una vez introducida la uva, vienen infinidad de tareas a realizar.En lo referente a la bodega, una vez introducida la uva, vienen infinidad de tareas a realizar.

En lo que respecta al campo, hay mucho trabajo que realizar para preparar el viñedo para la nueva añada. Es muy importante la limpieza de la viña para evitar enfermedades como los hongos. También es momento de ajustar los alambres de las espalderas y arreglar cualquier daño que haya podido sufrir la espaldera.

En lo que respecta al campo, hay mucho trabajo que realizar para preparar el viñedo para la nueva añadaEn lo que respecta al campo, hay mucho trabajo que realizar para preparar el viñedo para la nueva añada

Durante el invierno, época de reposo vegetativo de la vid, la savia deja de circular por la cepa, por lo que se aprovecha para realizar la poda que consiste en la retirada de los pámpanos o ramas de la añada anterior. Se trata de una tarea complicada que afecta a cómo se desarrollará la posterior brotación en primavera. Una mala poda puede arruinar la cosecha venidera y también la de los años sucesivos. También es momento de abonar las tierras. En el caso de Bodegas Comenge, al estar certificada como ecológica, esto se realiza con abono orgánico natural a partir de estiércoles de origen animal que tras su descomposición y mineralización servirá para reponer elementos como el potasio, fósforo o nitrógeno. Avanzando la primavera, hay otras labores como la poda en verde, para retirar cualquier exceso de pámpanos por planta. Y llegando al verano, en función de las condiciones climatológicas, es posible que haya que realizar clareos de racimos, es decir, suprimir algunos racimos para que los que permanecen puedan madurar bien y alcanzar una concentración óptima.

En conclusión, la actividad de cualquier bodega no se reduce al momento de la cosecha y fermentación, hay mucho trabajo, entrega, esfuerzo, pasión y amor detrás de cada botella de vino que sale al mercado.

Alvaro Comenge,  Director Comercial de Bodegas Comenge