Cerezos en flor

Viaje al país de la Picota del Jerte

El paisaje de los cerezos en flor es una auténtica maravilla que cada año llega con el inicio de la primavera.

Redacción21/03/2019
Cerezos en florCerezos en flor

Es una maravilla admirar como toda una zona vive y siente un cultivo como la cereza, y como además han hecho de ese cultivo y de su entorno su forma de vivir, también gracias a que supone un auténtico reclamo turístico en el que todos participan muy cohesionados, tanto para su explotación como para su difusión a través del Consejo Regulador de su Denominación de Origen Valle del Jerte. Bien es cierto que los cerezos, tanto con su bellisíma floración en marzo (aproximadamente) como en la época que dan frutos entre junio y casi agosto, son de una enorme belleza. Es precisamente la cereza, la fruta más reproducida en joyería por su atractivo estético. Además, a ello hay que sumar que todo el entorno natural del Valle del Jerte es magnífico, con bancales, frondosos bosques, cascadas, ríos… a uno casi se le olvida que está en Extremadura.

Proponemos un viaje de fin de semana largo, tres días: salir el jueves por la tarde, disfrutar del viernes, sábado y domingo, saliendo después de comer y, como todo viaje al Valle del Jerte pasa por conocer lo imprescindible sobre las picotas, lo primero que tendremos que tener en cuenta es que la Denominación de Origen del Valle del Jerte tiene que tener unas características de de calidad (ser jugosa, crujiente, sana y fresca), y también debe haber nacido en los terrenos del Valle del Jerte, la Comarca de la Vera y el Ambroz.

¿Qué diferencia una picota de una cereza?

Todo en el Valle del Jerte gira alrededor de las cerezasTodo en el Valle del Jerte gira alrededor de las cerezas

La picota se recoge cuando está ya en su perfecto estado de maduración, y por lo tanto se desprende de forma natural, quedándose el rabillo en la rama, mientras que algunas cerezas que intentan hacer pasar por picotas desprendiendo los rabillos dejan herida en el fruto, algo que nunca se ve en una picota, que a su vez es mas jugosa, crujiente y dulce.

¿Qué tipos de cerezas hay bajo la denominación de Cerezas del Valle del Jerte?

Hay una cereza con rabito que se llema Navalinda, y diferentes tipos de cerezas que se recogen sin rabito que se llaman «picotas» y que tienen diferentes variedades: Ambrunés, Pico negro, Pico Limón negro y Pico colorado

Las picotas se recogen una a una a mano y se colocan en cestasLas picotas se recogen una a una a mano y se colocan en cestas

Gran parte del viaje al «universo» Jerte gira en torno a las cerezas, por ello, visitamos La finca La Miranda, donde se están recogiendo las picotas, de las cuales existen 103 variedades, aunque sólo se comercializan 30 ó 35, y el Consejo Regulador sólo garantiza cinco de ellas. Hablamos con el dueño de la explotación, Fernando López Alonso, que tiene más de diez mil árboles entre sus dos fincas. Las cerezas y picotas se recogen a mano, tarea que realizan normalmente los hombres, subiéndose a una escalera a cada uno de los árboles, que estan recortados para que no se hagan tan grandes y poder recoger los frutos con más facilidad. Cada árbol se tarda en cosechar una hora, participando cuatro o cinco personas, y viene a producir cien kilos. Por otra parte, la clasificación del fruto por tamaños y el descarte de piezas no aptas para la venta, la hacen las mujeres. La cosecha se realiza durante todo el verano, ya que hay diferentes variedades más tardías, además cada árbol no ofrece sus frutos a la vez, y por ello hay que cosechar en diferentes etapas. Las primeras cooperativas proceden de 1938, y ahora en cuatro empresas se reunen 38.000 productores. «Todo el mundo que vive aquí de una forma u otra tiene que ver con los cerezos, estás todo el año pendiente de los árboles, pero al menos te permite vivir con tranquilidad» -nos dice Fernando.

Aunque no hay visitas de público (algo que debiera cambiarse porque es muy interesante), visitamos también una cooperativa en la que se recepcionan las cerezas que cosechan los agricultores, y se distribuyen a diferentes zonas comerciales e incluso otros paises: como Inglaterra, Italia, Bélgica… En España las de menor tamaño van a las grandes superficies tipo Carrefour, Eroski o Mercadona, mientras que las mejores se exportan o se venden a restaurantes u otro tipo de establecimientos.

Rutas en coche: Los pueblos

Vista de JerteVista de Jerte

Todos los pueblos tienen su encanto, la llegada por Ávila es la más bella porque desde Tornavacas hay una vista con mirador incluído muy interesante de todo el valle, aunque pueda resultar más cómodo por Plasencia, donde se puede acceder por autovía. Si hacemos la ruta en coche, podemos visitar los pueblos del fondo del Valle, empezando por el Puerto de Tornavacas y el pueblo (donde no te puedes perder la Iglesia Nuestra Señora de la Asunción) hasta llegar a Jerte, uno de los pueblos más bonitos. El paseo por el puente sobre el río es de gran belleza, y también se pueden visitar la Ermita del Cristo del Amparo del siglo XVIII, la Calleja Los Bueyes, el Centro de Reproducción de Salmónidos y el Centro de Interpretación de Flora y Fauna de la Reserva Natural de la Garganta de los Infiernos. Después llegamos a Cabezuela del Valle, donde esta ubicado el Museo de la Cereza y la Iglesia de San Miguel Arcángel del siglo XVI y XVIII, y finalmente Navaconcejo, donde se ubica el mirador El Cerrillo, Cascadas y Gargantas Nogaledas, y la Ermita de San Jorge del siglo XII.

Una impresionante vista del Valle desde TornoUna impresionante vista del Valle desde Torno

Otra ruta sería por los pueblos de montaña desde la nacional 110, desvio hacia Valdastillas, donde se puede visitar la Iglesia de Santa María de Gracia del siglo XVI, en el km. 382 junto a una gasolinera. De allí a Piornal, donde se puede ver la Cascada del Caozo: impresionante, igual que el Charco del Caderón, la Plaza del Ayuntamiento y la Iglesia de San Juan Bautista. A continuación llegamos a Barrado, con su Iglesia Parroquial de San Sebastían del siglo XVI, Cabrero, con su Iglesia de San Miguel que no debemos dejar de ver , Casas del Castañar, que alberga el Espacio Morán de Arte Contemporáneo: un bello museo con esculturas al aire libre que se exponen en armonía con el entorno, algunas de ellas en un singular edificio que es una cúpula bioclimática, el Museo Etnográfico, la zona de Castaños, la Ermita del Cristo del Humillaero del siglo XVIII. Desde Torno se pueden contemplar vistas al valle y unas impresionantes esculturas de la guerra civil.

Detalle de una de las esculturas tiroteadasDetalle de una de las esculturas tiroteadas

Un par de ellas fueron tiroteadas días después de su instalación y así se han quedado por expreso deseo del artísta, como demostración de que la violencia no es exclusiva de las guerras. También aquí encontramos las chozas de piedra en las Vaquerizas y la Iglesia de la Virgen de la Piedad del siglo XVI y XVII, y finalmente Rebollar, con una interesante Iglesia de Santa Catalina del siglo XVII y las Casas del Canchal. Otro camino muy bonito es el que lleva del Valle del Jerte a La Vera: se inicia el recorrido en el cruce de la N-110, tomando el desvío del pueblo de Valdastillas en el km. 382, para llegar a esta población en 3 km, después se llega al Piornal que esta situado a 1175 m de altitud, desde allí podemos ir a Garganta La Olla, con un bello casco antiguo, y también a Pasarón de la Vera, con unas visitas impresiones. La información sobre estos pueblos se puede ver en www.vallecereza.com.

También se pueden realizar actividades de aventura con los árboles en circuitos para todas las edades, atravesando puentes tibetanos, escaleras, tirolinas, saltos de tarzan, redes, túneles y un sinfín de aventuras en las copas de los árboles. Hay que llamar primero y tiene además un acceso complicado, situado entre El Torno y Rebollar. La empresa es Valle del Jerte Parque Aventura: 636 631 182 y 605 047 715.

El Valle está lleno de pequeños hoteles con encanto, casas rurales, campings… todos ellos pueden verse en la web www.vallecereza.com. Hay otras páginas que no son oficiales (aunque por su nombre lo parezcan), y que cobran una comisión por mostrar las casas: hay que tener cuidado. Nosotros visitamos algunos de esos hoteles, para un fin de semana es más operativo un pequeño hotel y hacer las comidas en el mismo o en cualquier de los múltiples restaurantes que hay en la zona, no tener que comprar la comida y cocinar. No todos los hoteles son silenciosos, cuidado con los que están situados al pie de la carretera.

Sala restaurante Garza RealSala restaurante Garza Real

 

Uno de los mejores restaurantes de la zona es La Garza Real ( www.garzareal.com) en Valdastillas. Su cocinera, Teresa Núñez, realiza una cocina muy honrada y con gran conocimiento de los productos de la tierra: en la carta siempre hay platos preparados con cerezas. Tomamos un menú degustación que comenzó con un Crujiente de manzana con morcilla, con reducción de Pedro Ximénez y cerezas, la morcilla va suavizada con la compota de manzana, muy conseguido. Después tomamos Ensalada de foie, jamón de pato y vinagreta, también probamos un Bacalao confitado con berenjenas, calabacín y cerezas, bien integrado, aunque al bacalao le faltaba un poco de desalación, posteriormente un Solomillito de cerdo con chutney de cerezas, muy rico, aunque el solomillo ligeramente hecho de más, de postre nos quedamos maravillados con el Timbal de Mousse de cereza, en general un menú delicioso, con platos originales y bien preparados.

Posteriormente pudimos hablar con Teresa, que nos comentó que va cambiendo los platos con cereza según las temporadas, y compartió sus secretos: «La clave para cocinar las cerezas es no calentarlas en exceso porque las debilita y pierden el color. Les va bien las carnes de pluma, contrarresta el sabor de la caza y son muy indicadas para la carne de cerdo». Realiza un gazpacho de cereza sin tomate delicioso, así como mermelada de esta misma fruta, que hace con 350 gramos de azúcar y 1 kilo de cerezas, para que tenga su dulzor exacto.

Monasterio de Yuste, visita obligada

Monasterio de YusteMonasterio de Yuste

Hicimos también una excursión que aconsejo a Cuacos de Yuste, donde esta el Monasterio de Yuste, no dejar de ver otro pueblo muy cercano: Garganta la Olla, con un casco antiguo muy cuidado. El Monasterio es una obra de arte en un entorno privilegiado. En el siglo XV, dos ermitaños anacoretas, Pedro Brañes y Domingo Castellanos, abandonaron la ermita placentina de San Cristóbal para retirarse a un lugar más alejado del mundanal ruido, y decidieron instalarse en la ermita de San Salvador de la Sierra, situada entre las localidades ce Cuacos de Yuste y Garganta la Olla. En 1402, Sancho Martín, vecino de Cuacos, les donaria unas tierras donde se asentó posteriormente el Monasterio de Yuste. Pero fue la decisión de Carlos V de retirarse a vivir sus últimos días allí lo que hizo que el monasterio fuera como es en la actualidad. El rey, enfermo de gota, se retiró el 12 de septiembre de 1556, mandando una carta previa: “Deseo retirarme entre vosotros a acabar la vida, y por eso querría que me labrásedes unos aposentos en San Gerónimo de Yuste, y para lo que fuere menester acudiréis al secretario Juan Vázques de Molina, que él proveera de dineros, para lo cual os envio el modelo de la obra» . El monasterio es de una gran belleza, desde los jardines, con su estanque, a la iglesia en la que se puede visitar el retablo mayor, que comunica por una celosía con el dormitorio del rey (que escuchaba tres misas diarias), donde se puede visitar su dormitorio, la curiosa silla articulada donde leía o la cripta. Además, el Monasterio esta prácticamente en su totalidad adaptado para personas con movilidad reducida.

Espectacular vista, con el pequeño faro Corrientes al fondo

Fuerteventura: un oasis de calidez, armonía y buenos alimentos

La isla de Fuerteventura es un auténtico oasis de paz muy recomendable en invierno ya que sus temperaturas son primaverales, cuenta además con un entorno natural de los más bellos de Europa.

Con Mucha Gula21/11/2018
Espectacular vista, con el pequeño faro Corrientes al fondoEspectacular vista, con el pequeño faro Corrientes al fondo

El espacio, la sencillez, la calma… son atributos que no parecen de primer orden en lo turístico. Sin embargo, cuando se visita Fuerteventura lo abarcan todo: grandes extensiones sin edificaciones, montañas desnudas, casas en la poblaciones interiores como mínimas construcciones cúbicas y mucha calma, que se traduce en silencio, relajación y el sonido del viento, el único que puede permitirse perturbarnos, en algunos casos acompañado también por el Atlántico y su oleaje. En la isla canaría uno se hace «nubólogo»; en sus cielos, además de hermosas estrellas en la noche, se pueden observar nubes de blancos infinitos que se mueven a grandes velocidades unas veces, o que pasean tranquilas otras… Y todo ello envuelto en una luz brillante, hermosa y distinguida.

En la isla majorera (el termino procede de majo, como se denominaba a sus habitantes primitivos, que significa «gente de la tierra») las piedras hablan. Y no es una locura mia: las piedras te dicen sus años de existencia, te cuentan cuándo fue la última vez que la tierra se abrió, qué zonas son «místicas» como la montaña de Tindaya, donde se pueden ver Podomorfos o un altar en su cima. La tierra te cuenta si ha llovido, te ofrece pequeñas plantas curativas y hasta coloristas que te llevan a cómo se siente. La tierra desnuda te acerca al origen de su creación con espacios infinitos de marrones que solo rompe el azul de las aguas que la bañan. Si escuchas esas piedras, te hablan del origen de todo, de cuando la máxima simplicidad era suficiente, del origen del hombre y el medio.

Bodegón con algunos productos de FuerteventuraBodegón con algunos productos de Fuerteventura

Los majoreros, gente sencilla y alegre, se mezcla poco con los turistas. La mayoría de la población de Fuerteventura trabaja en temas relacionados con el turismo, pero son dos planos distintos, en los que hay amabilidad y cordialidad pero poca profundidad en el conocimiento.

El turista, atacado por el todo incluído, apenas conoce las poblaciones del interior, se relaciona con sus habitantes o disfruta de las costumbres locales: como la pesca o sus mercadillos; como sus bares típicos o sus cofradías, desconoce gran parte de su historia y su cultura, y se pierde, por tanto, una de las grandes riquezas de la isla: su paisaje humano. Por otra parte el drama de los «paquetes cerrados» en lo turístico deja la diversidad de la gastronomía de la isla diluida en los buffets globales, donde permanecen arrinconadas las papas y el mojo, y ni huella de los tomates, el cabrito o los pescados autóctonos frescos.

La penísula de Jandia y playas de Cofete: No perderse el caldo de pescado

Cofete nos ofrece impresionantes vistas e historias tan sorprendentes como la de "la casa del alemán"Cofete nos ofrece impresionantes vistas e historias tan sorprendentes como la de "la casa del alemán"

Separada del resto de la isla por una zona más desértica que se supone en su momento fue isla distinta y unida por una de sus múltiples erupciones, la parte más estrecha de la isla es la que une Costa Calma con la Pared.

En el Parque natural de Jandía se situa la Playa de Barlovento y la de Cofete, ambas con un acceso notablemente escarpado que se pueden ver desde el mirador de Cofete, una vista impresionante en la que la única huella del hombre la ofrece la misteriosa residencia de el Alemán, cuyo nombre era Gustav Winter, antiguo morador y dueño de Jandia, en los años convulsos de la segunda Guerra Mundial, en el que según la leyenda el lugar sirvió a nivel estratégico a Hitler, con la coninvencia del General Franco. Una historia que se refleja en diferentes libros como el de Fuerteventura, de Alberto Vázquez Figueroa. Incluso llego a haber una valla que cerraba la zona al resto de la isla.

Justo al final, en Faro de Jandía hay un pequeño pueblecito que se llama Puertito de la Cruz, que se ilumina con un generador, ya que el molino de viento que ofrecía la luz a sus habitantes se estropeo hace años y ya no se ha vuelto a arreglar. En el Puertito se encuentra además del Faro que puede visitarse y el restaurante El Caletón (teléfono 928 17 41 46 y 646 15 96 90), situado junto al mar con una terraza muy cuca donde su cocinera Juana ofrece un guiso de pescado, que llaman caldo, y que normalmente realiza con mero o algún pescado de la zona, se guisa con patatas y con parte del caldo se hace un gofio al que se le añade además de la harina un poco de mojo. Su precio ronda los 35 euros para dos personas, tienen también pescado frito y a la plancha, además pulpo frito. Allí mismo te dan, si lo pides, referencia de casas donde se puede pernoctar a precios muy económicos.

Muy cerca de este faro se encuentra el faro Corrientes, del que se dice es el más pequeño de Europa, la verdad es que es pequeñisimo.

El Cosco crece entre las piedras y con ella se hacía el Gofio cuando no había harinaEl Cosco crece entre las piedras y con ella se hacía el Gofio cuando no había harina

El acceso a toda esa zona debe realizarse en coche todo-terreno, ya que los caminos son de piedra, aunque una primera visita se debe hacer acompañado por alguien que conozca la zona que explicará curiosidades como porqué hay un risco denominado Caleta de la Madera, que se llama así porque ahí iban los lugareños a coger las maderas que se acumulaban de los naufragios; o que hay una plantita muy pequeña, con una flor hermosísima que sale prácticamente de la arena, que se llama Cosco y de cuyas semillas ablandadas se hacia el gofio en los años en los que no había lluvias, y por tanto, harina.

Volviendo a Fuerteventura, en Morro Jable se pueden ver, desde la famosa rotonda de los niños que miran al sol, cuya interpretación ha dado mucho que hablar. Los locales la llaman «la rotonda de los hijos del alcalde», hasta la Cofradía de Morro Jable (teléfono 928 16 64 47) situada en el muelle pesquero, y donde se puede, además de adquirir los pescados típicos de la zona, ver como se seca la Vieja o comer en el restaurante de la propia Cofradía: Papas con mojo y pescado, al módico precio de diez euros.

Proyecto de recuperación de la Tortuga Boba en Morro JableProyecto de recuperación de la Tortuga Boba en Morro Jable

Muy cerquita esta la iniciativa de recuperación de la Tortuga Boba. Allí llegan los huevos anidados y se crían en diferentes pisicinas. Cuando tienen el tamaño para poder valerse por si mismas, las tortugas se sueltan de nuevo en las playas de Cofete, en una ceremonia espectacular. La Reina emerita, en una visita a las instalaciones, puso su nombre a una, así que hay una tortuga de nombre Sofía nadando por las aguas de Fuerteventura (y localizada, porque le pusieron un chip).

Y ya a saliendo de la penísula de Jandía, y pasada Costa Calma con sus bellos hoteles, en la Lajita se encuentra el Oasis Park, el Parque de animales más grande de Fuerteventura.

Las puestas de sol y sus rituales

La isla se comunica de norte a sur por una carretera que sólo en un pequeño tramo al sur es autovía. El acceso al oeste, costa donde se pone el sol, sólo se realiza por tres zonas, que cuentan con playa: El Cotillo, La Pared y Ajuy. En estas dos últimas la puesta de sol es impresionante.

Bar la Puesta de Sol, en AjuyBar la Puesta de Sol, en Ajuy

En el caso de La Pared se puede comer en el restaurante con el mismo nombre, que cuenta con zona para niños y piscina con toboganes. En el restaurante se pueden tomar excelentes pescados: la sama y la vieja la hacen fantástica a la espalda y, por supuesto, no faltan las papas; también tienen quesos de la isla.

Además, dispone de una terraza al aire libre desde donde se puede tomar lo que se desee viendo la puesta de sol y el mar golpeando en «la pared», una pequeña montaña cortante que entra en el mismo. El precio del restaurante viene a ser unos 20 ó 25 euros por persona.

El otro bar en Ajuy se llama precisamente Bar la Puesta de Sol, y en él su dueño, Pedro Montañes, además de tener una pequeña galería de arte ofrece su delicioso Café que debe tomarse justo con la puesta de sol, un café que tiene limón, licor 43, leche condensada, leche normal, nata, gofio y canela: una delicia. Tras la charla en la terraza, el café y la puesta de sol, el artista y propietario cierra el local, que cuenta además con un nutrido número de fotos de las mejores puestas de sol, donde incluso se ve Gran Canaria y hasta el Teide, y que Pedro que enseña a sus clientes.

Tiscamanita, una delicia con quesería, panadería, restaurante y el bocadillo de pata

Si hay una zona donde en cada rincón se puede comer algo rico, esa es Tiscamanita, junto a Tuineje en el centro sur de la isla, y que además cuenta con la única finca de agroturismo de las Islas, Agroturismo La Gayría en la que en 5000 metros se ubican tres casas rurales, un huerto de árboles frutales, vides y una pequeña granja de animales en las que los clientes pueden coger los huevos de gallinas en libertad, pasear en burro…

El Queso Majorero

Riquísimos los quesos de Julián Díaz, en TiscamanitaRiquísimos los quesos de Julián Díaz, en Tiscamanita

En la mayoría de los restaurantes se cocina el excelente queso majorero realizado con leche de cabra tanto en crudo como pasteurizada, cuyas variedades son fresco, semicurado y curado. El primero se suele hacer a la plancha o rebozado y, aderezado en muchos casos con miel de palma, se suele tomar de aperitivo o incluso de postre. Con el curado se hace almogrote, una pasta con queso, aceite de oliva y un poco de guindilla o pimienta, que se toma con tostadas.

Visitamos la queseria de Julian Díaz en Tiscamanita en la calle San Marcos s/n (teléfono 928 16 40 62, quesosjuliandiaz@live.com), cuyos quesos han ganado muchos premios: mejor queso 2009 en la Word cheese al mejor queso curado y de plata al semi, en 2008 cincho de Castilla y León al curado. Sus quesos no se venden salvo en su quesería y una tienda especializada de Madrid, que se llama Poncelet y que vende también a traves de su web. Además, en la actualidad esta preparando yogur y Kefit. Todos los quesos se realizan con leche cruda de cabra.

El Pan de Mijo y Matalauva

La mayor parte de los dulces de la panadería de Tiscamanita son artesanos, salvo los polvorones, como su dependienta la simpática Vanesa nos confirmó en la visita. Se venden además magdalenas, tartas, bizcochos y todo tipo de delicias: pestiños, suspiros, roscos de vino… además de los panes, de trigo, leña, millo, algunos con sabor anisado que tanto gustan y otros, como concesión a los extranjeros con frutos secos. Todos ellos excelentes. También hay en Corralejo otra pastelería, la Ola cuyos dulces son una delicia.

Casa Luis

Carmen y Luis posan junto a su hija en la puerta de Casa LuisCarmen y Luis posan junto a su hija en la puerta de Casa Luis

Carmen y Luis regentan un restaurante sencillo donde se come de maravilla a unos precios muy ajustados. Ella, en la cocina, hace las patatas paja manuales más ricas del mundo con una maestría que hay que verlo para creerlo. Además, el restaurante ofrece papas con mojo, posiblemente las mejores de la isla, pescados y carnes: cabra y cabrito, pulpo, ensaladas con el tomate de la isla: sabroso como los de antes. De postre café con tres leches, condensada, normal y evaporada y unos toquecitos de licor, además de licor de miel. El precio, unos 20 euros por persona.

Y un aviso: si al ir a comer ven un letrero en la ventana que dice hoy esta cerrado, que nadie se moleste, Carmen y Luis tienen sus quehaceres, vuelvan al día siguiente y les atenderán maravillosamente. El restaurante está lleno de locales.

Algunos consejos útiles

  • Imprescindible un buen alojamiento. Recomendamos el buscador de alquileres vacacionales Holidu, una estupenda página que compara entre cientos de webs para ayudarte a encontrar apartamento, chalet o camping al mejor precio.
  • Si se desea conocer la gastronomía de la isla, recomendamos no ir a un Todo Incluído. Organizándose bien, se puede comer rico y a un precio asequible, aprovechando por ejemplo una Media Pensión.
  • Reservar desde el lugar de origen el coche, imprescindible en la isla, a ser posible en empresas locales con solera como Cicar para evitar sopresas, y que además aplican el IVA reducido vigente en la isla, algo que también puede aprovecharse con el hotel haciendo la reserva directamente.
  • Visitar Cofete en todo-terreno y, a ser posible, con guía.
  • Comprar los productos en los supermercados locales: son más baratos que los del aeropuerto, incluyendo los perfumes.
  • Reservar el vuelo con compañias de bajo coste como Easy Jet, cuyos precios, reservando con algo de previsión, pueden rondar los 30 ó 40 euros ida y vuelta por persona.
  • Si se quiere conocer Gran Canaria o Lanzarote se puede pasar el día cogiendo el Ferry bien con coche o sin él. Aunque los precio no son bajos, unos 35 euros por persona ida y vuelta.

Restaurantes de Fuerteventura donde se puede comer bien

Uno de los excelentes pescados que se pueden degustar en La ParedUno de los excelentes pescados que se pueden degustar en La Pared

Incluímos a continuación una lista de los restaurantes recomendados por los propios lugareños, algunos de los cuáles tuvimos oportunidad de probar durante nuestra visita a la isla:

  • La Avenida: esta ubicado en las Playitas con buenas vistas al mar. Cuenta con pescado fresco, carne fresca y postre caseros, el helado de Gofio es de gran calidad, asi como el pescado a la plancha. Lo regenta una familia de pescadores, y el precio del menú viene a ser de 15 a 17 euros.
  • Casa Luis en Tiscamanita, muy cerca de Tuineje: el restaurante lo lleva Carmela, que es la cocinera y su esposo Luis, tienen las mejores papas con mojo de la isla, además de queso fresco, potajes, ensaladas con el tomate majorero tan delicioso, cabra, cabrito… todo ello en un ambiente muy casero, el menú con vino y café (que lleva tres leches), viene a costar entre 15 y 20 euros.
  • Cofradía del Gran Tarajal en Morro Jable de 9 a 12 euros con pescado fresco y patatas.
  • Los Pinchitos en Lafares, lo lleva una familia, y se puede tomar un menú con tomate, queso, papas con mojo, carne de cabra y vino por un precio de 15 a 20 euros.
  • Los Caracoles en Pozonegro, especialidad en paella, pescados y mariscos, la paella viene a costar diez euros por persona.
  • Tío Bernabé, en la parte antigua de Corralejo, en el que además de tomar la comida típica hay música los fines de semana.
  • Casa de Santamaría en Betancuria, recomendado por la guia Michelin.
  • El Cangrejo Rojo, donde se sirven pescados al lado del mar, primero tenian un garaje pero lo terminaron convirtiendo en uno de los restaurantes más conocidos.
  • Mirador de Sotavento, en el sur, cerca de Costa Calma, con un paisaje increíble se encuentra este restaurante que sirve cocina creativa con sabores de la tierra y especialidad en arroces. Teléfono 928 949 595, se puede comer muy bien desde cabrito, preparaciones con queso o los arroces por un precio medio de 25 euros, no perderse el tiramisú de plátano.
  • Papas con mojo y queso majorero de Casa LuisPapas con mojo y queso majorero de Casa Luis

    El Caletón: En el Puertito en Jandía, pequeño restaurante sobre el mar y una terraza muy acogedora donde te sirven caldo de pescado, uno de los pocos sitios donde lo ponen sin encargarlo en la isla, lo sirven con gofio, además ponen papas y mojo.

  • Casa Marcos, en Villaverde: cocina majorera pero con mucha intención y personalidad con quesos fritos, cabrito, vieja seca escabechada, la famosa tapa de los huevos amarraos o el pulpo. Teléfono 928 86 82 85.
  • Marabú, Teléfono 928 544 098 , cocina internacional: muy depurada realizada por el cocinero alemán Ralf Johmann en la que no faltan productos de la tierra, pero donde tampoco se impone el mojo o las papas, buena técnica con las salsas, y gran calidad con los pescados.
  • Las Marismas, en Cotillo, con ricos con pescados y mariscos.
  • El Horno en Villaverde, con sabrosas carnes, cochinillo de la isla y pucheros.

Galería fotográfica:

Espectáculo de luz y sonido en las fuentes de Mariánske Lázne

Turismo Termal en República Checa: agua que SÍ has de beber…

El agua es uno de los grandes atractivos de este bello país que cuenta con algunos de los mejores balnearios de Europa

Redacción📷 Héctor Parra16/11/2017
Las jarritas para los tratamientos con agua bebida toman un curioso protagonismoLas jarritas para los tratamientos con agua bebida toman un curioso protagonismo

En la República Checa no sólo hay cerveza y una de las ciudades más hermosas de Europa- Praga. Hay, además una zona de balnearios en la parte Este que poseen las más diversas aguas, indicadas para todo tipo de patologías. Aguas que no sólo sirven para la inmersión, sino que además se prescriben y beben en un flujo incesante de turistas que, además de cámara de fotos y mochila, llevan su jarra en la mano para beberla.

Si el agua es el origen, recorrer esta zona de balnearios puede ser una muy buena excusa para conocer una República Checa llena de misterio y elegancia, que bien podría ser la Versalles centroeuropea del turismo termal. Paisajes suaves pero llenos de árboles, amplios jardines, una gastronomía suculenta y todo ello a unos precios «de antes del euro», quizá sea porque ellos no tienen esta moneda.

Mariánske Lázne: donde las fuentes cantan

En un entorno señorial se situa esta ciudad balneario en la ladera sur del bosque de Slavkov que enamoró hasta el mismo Goethe, donde se situan un conjunto de hoteles de estilo palaciego, como el Grandhotel Pacifik o el Hotel Hvèzda-Skalnik.

Espectáculo de luz y sonido en las fuentes de Mariánske LázneEspectáculo de luz y sonido en las fuentes de Mariánske Lázne

En Mariánske Lázne todos los hoteles tienen sus aguas termales en el propio edificio, incluso con fuente manantial, pero hay también zonas comunes  en todas las ciudades donde puede verse como emerge el agua y donde se situan los grifos para que la gente pueda beber en ellos.

En Mariánske el Pabellón de las Arcadas es el lugar del «agua», aunque tampoco hay que olvidar la Arcada Principal, una auténtica joya arquitectónica. La música es otro de los grandes atractivos de la zona, y en cada bar, hotel y restaurante es frecuente que haya un espectaculo músical local. Hasta la fuente canta, en un curioso y elegante  espectáculo de luz, sonido y movimiento de las aguas. Toda la ciudad, con sus paseos y sus pequeños restaurantes, ofrece un ambiente de otra época distinguido y elegante.

Karlovy Vary: lujo y encanto

Fundada en 1370, debe su nombre a Carlos IV e históricamente ha sido una ciudad muy visitada a causa de sus trece fuentes termales principales y cientos más pequeñas, asi como el río Tepla de agua caliente, que también la cruza.

En Karlovy Vary se repite el paisaje repleto de visitantes con sus jarritasEn Karlovy Vary se repite el paisaje repleto de visitantes con sus jarritas

Alrededor de sus cinco legendarias arcadas se erige, llena de encanto y lujo, y muy conocida en la actualidad por su célebre Festival Internacional de Cine. En el centro se encuentra la Arcada del Molino, de estilo neorrenacentista, que contiene el manantial más caliente. Sin embargo, lo más bello de la ciudad es pasear a ambos marges de su río, cruzar de un lugar a otro por sus puentes o realizar compras en sus boutiques internacionales.

Las fuentes, que están numeradas, son recorridas por los visitantes taza en mano. En esta misma ciudad merece la pena conocer Moser, donde se fabrican posiblemente la cristalería más bella del mundo, utilizada por las casas reales europeas y tallada pieza a pieza a mano.

Salón del Restaurante del Gran Hotel PuppSalón del Restaurante del Gran Hotel Pupp

Karlovy Vary ofrece múltiples alojamientos, siendo uno de los hoteles más agradable el Salvator Hotel, que cuenta con Spa y está situado en uno de los paseos más animados, lleno de terrazas a la orilla del río.

Aunque puede comerse en cualquier restaurante a muy buen precio, recomendamos el restaurante del Hotel Pupp, uno de los más elegantes (y también más caros), donde se puede tomar un menú que incluye platos como Foie con compota de frutos rojos; Salmón ahumado con ensalada; Cesta de patata rellena; Pato con repollo rojo y dumpling;  y de postre, Manzana con helado de vainilla.

Frantiskovy Lázne, referencia termal para las mujeres

Frantiskovy Lázne es otra de las ciudades balneario de la república, y destaca por estar rodeada por un parque circular con una arquitectura estilo imperio típica del siglo XIX, con el amarillo como color dominante.

Františkovy Lázne dispone de una fuente de peloides con múltiples efectos beneficiososFrantiškovy Lázne dispone de una fuente de peloides con múltiples efectos beneficiosos

Para conocer la ciudad basta pasear por la avenida principal, la calle Nacional. En su extremo superior se encuentra la fuente de Parobek, mientras que al otro lado se encuentra la esplanada con el pabellón con la fuente Frantisek, el edificio del sanatorio y la estatua del niño pequeño llamado Frantík (Francisquito).

Aguas que curan

La terapia en estos tres balnearios está basada en la ingesta de aguas termales y minerales: los beneficios   influyen en el organismo a través de la temperatura, la composición química y el volumen. El empleo de  esta terapia depende de la salud de la persona: la fuente más adecuada y la cantidad de la bebida la recomendará siempre el médico.

Así, las aguas de la zona de Mariánské Lázně resultan muy beneficiosas para prevenir enfermedades respiratorias, del aparato locomotor, renales y del tracto urinario, del sistema circulatorio, del sistema digestivo, trastornos metabólicos y endocrinos así como enfermedades ginecológicas. Por su parte, las fuentes Karlovy Vary son muy beneficiosas para enfermedades oncológicas, del sistema digestivo, de los trastornos metabólicos y endocrinos, del aparato locomotor y enfermedades respiratorias. Finalmente, Františkovy Lázně dispone de una fuente local de peloides (turba de azufre y hierro), con un efecto especialmente beneficioso para enfermedades del corazón y sistema circulatorio, del sistema locomotor, ginecológicas, incluído el seguimiento de la infertilidad, y como tratamiento posterior a las enfermedades oncológicas.

Un paseo por Loket, referencia cultural de la zona

Castillo de LoketCastillo de Loket

Abrazada por el rio Ohre, la ciudad se une por un estrecho brazo con el bosque de Slavkov, configurando un enclave que incluye uno de los más antiguos castillos checos construido en el siglo XII. Loket se considera como uno de los lugares con más actividades culturales de la zona: el teatro al aire libre acoge el Festival de Verano Cultural de Loket, además de conciertos. Además, en agosto se celebran las Festividades Rodolfinas, que reproducen el ambiente de la época del emperador Rodolfo II. Justo al paso del puente se encuentra el Hotel Cisar Ferdinand donde hay, además, un restaurante que cuenta con fabrica de cerveza y una curiosa terraza.

No sólo de agua vive el hombre…

El Gulash, el Escalope y las Hakusky son platos típicos de la zonaEl Gulash, el Escalope y las Hakusky son platos típicos de la zona

Las aguas como fuente de salud son sólo una buena razón para visitar esta zona de la República Checa. Sin embargo no es la única, porque su gastronomía resulta, igualmente, deliciosa.

Muy típico es tomar en los propios balnearios las famosas obleas Czech spa de la marca Kolanáda, que se venden en diferentes lugares y son crujientes, similares a los barquillos. La gastronomía de la zona cuenta con numerosos atractivos, es una mezcla de cocina austriaca, húngara y alemana, con platos como el Gulash, el Escalope y las Hakusky, pequeños ñoquis servidos con queso de oveja.

El queso también tiene un papel importante en la gastronomía checaEl queso también tiene un papel importante en la gastronomía checa

Los Dumpling de pan, con patata y a veces con queso, son una especie de buñuelos de pan que acompañan los platos y se sirven con frecuencia como guarnición. Espectaculares resultan la sopas, como la Sopa de lentejas con carne de cerdo ahumada o la Sopa de judías blancas.

Al no tener litoral, las carnes se realizan de mil maneras, utilizándose también las aves, desde ganso o pato hasta el pollo. Los postres dulces de la zona son también impresionantes, así como las cervezas y el vino blanco de Moravia, completando una muy interesante gastronomía que se convierte en una razón más para visitar República Checa.

Comer bien en el Camino de Santiago

Si vas a recorrer el Camino de Santiago francés, no te pierdas nuestras recomendaciones gastronómicas.

Con Mucha Gula09/08/2016
Camino de SantiagoCamino de Santiago

Se dice que El Camino de Santiago es un viaje que todos debemos emprender al menos una vez en la vida. Y no todo tiene que ser sufrimiento porque, con una buena alimentación, podemos mantener la energía necesaria para terminar todas las fases.

Todos aquellos que estéis pensando realizar la ruta del Camino de Santiago francés, la más transitada de todas, debéis saber que durante el trayecto hay un alto gasto energético y calórico. Precisamente por eso hay que comer bien, ya que es importante para la salud y para poder terminar el camino. En esta ruta, que cubre la parte norte de España, se pueden encontrar productos de muy buena calidad, como los de la huerta navarra, los pescados gallegos, las carnes vascas o los vinos riojanos, por ejemplo.

La ruta comienza en Francia, y pasa por las Comunidades de Navarra, Aragón y La Rioja, las ciudades de Burgos, Palencia, León y Lugo y finaliza en Santiago de Compostela.

Ruta del Camino de Santiago francésRuta del Camino de Santiago francés

Nos centramos en la comunidad de Navarra, donde encontrarás una grandísima tradición de pintxos. Pamplona es una de las principales ciudades gastronómicas del camino, así que aprovecha la ocasión.

Quesos navarros, ideales para picotear entre horas

Queso Idiazábal de NavarraQueso Idiazábal de Navarra

No puedes irte de la ciudad sin probar alguno de sus quesos, como el D.O. Ossau Iraty o el Roncal, de oveja, que puedes transportar fácilmente en la mochila y tomar con pan. Están todos deliciosos, pero sin duda, el más conocido es el Idiazábal, también de oveja, con el que ya se han llegado a elaborar hasta helados. Para encontrar estos quesos, puedes visitar La Cave aux Fromage, de Donibane Garazi a Orreaga, La Ferme Elizaldia, en Saint-Jean-Pied-du-Port, la Fromagerie des Bergers de Saint Michel, en Saint-Michel, o la Quesería Roncesvalles, en Orreaga, una entidad sin ánimo de lucro que ayuda a la inserción de las personas con discapacidades.

Hay, además, dos mercados en la ciudad, donde poder encontrar este y muchos otros productos típicos; el de Santo Domingo (C/ Mercado, s/n) y el del Ensanche (C/ Amaya, 15).

Si quieres desplazarte un poquito del camino a seguir, puedes encontrar estos quesos en Kabila Enea, en el Museo del queso y quesería de Uztárroz, en la Quesería Susperregui, en Abárzuza, en la Quesería Urrizaga, en el mismo municipio, en la Quesería Aldaia, en Lezáun, y en la Quesería Agour, en Hélette, la Baja Navarra.

Embutidos de la zona, en tiendas y bares

Hablamos ahora de los embutidos navarros: la chistorra, el relleno, elaborado con panceta, arroz, huevo, especias y acompañado de salsa de tomate; y el chorizo de Pamplona, un verdadero placer para tu paladar.

Se pueden encontrar en Embutidos Arrieta y Bar Valentín, en Zubiri, donde comprar productos y degustar la tortilla de chistorra, así como en los mercados municipales.

Platos típicos, de muy buena calidad

Tosta de solomillo de cerdo y piperradaTosta de solomillo de cerdo y piperrada

Como algunos productos estrella de esta primera etapa del camino, destacamos la Piperrada, típico plato vasco elaborado con pimientos del piquillo, pimientos verdes, tomate y cebolla sofrita; los Pimientos del piquillo, las Alcachofas, clásicas en menestra o con jamón, las Alubias pochas, que recomendamos tomar una vez finalizada la etapa, para poder hacer una buena digestión; los Espárragos y la Tortilla de chistorra.

Carnes y pescados navarros, dónde probarlos

Para comer algunos de los platos de carne y pescados típicos navarros, como la ternera o la trucha rellena de jamón, se puede visitar el Restaurante Oillarburu o Iratze Ostatua, ambos en Sant-Jean-Pied-du-Port. Entre Roncesvalles y Orreaga encontramos La posada de Roncesvalles y Casa Sabina, y en Larrasoaña, la Taberna Perutxena. Otros sitios para degustar estos manjares son el Restaurante la Conrada y el Bar la Plaza, entre Puente la Reina y Gares, o el Restaurante Horno San Miguel y el Restaurante Casanova, entre Estella y Lizarra.

Postres, para los más golosos

Torta TxantigorriTorta Txantigorri

Para poner el broche dulce del camino, prueba alguno de los postres típicos de la zona: las Tortas Txantxigorri, elaboradas con chicharrones y manteca de cerdo, ideales para el desayuno o la merienda, las Roscas de San Blas, glaseadas, las Alpargatas en Estella, un hojaldre con crema de almendras, la Leche frita, preparada con harina, leche, azúcar y canela, o la Cuajada, creada con leche de oveja y cuajo natural, acompañada de miel, azúcar o frutos secos.

Para encontrarlos, Hijos de U. Ataún, en Pamplona, y las Pastelerías Ángela y La Mallorquina, en Estella.

¿La bebida? Pacharán, sidra y vino

¿Y para beber? La tradición manda un buen pacharán, típico de la zona, elaborado de forma artesanal con endrinas y muy bueno para la digestión. Tiene un sabor dulce y afrutado. Además de probarlo en los diferentes albergues y restaurantes del camino, donde pueden servirlo con hielo o en infusión, se puede comprar en Pacharán Zoco, en Dicastillo y en Patxarán Aranza, en Abárzua.

Pacharán de NavarraPacharán de Navarra

La sidra es otra de las bebidas que no puedes perderte en esta ruta. Su temporada va de enero a mayo, y puedes tener la suerte de presenciar cómo se abre la kupela o tonel donde se almacena. Es al grito de “txotx”, y todo aquel que quiera puede acercarse con su vaso a probarla.

Pero si lo tuyo es el vino, Navarra también ofrece grandes caldos, que se pueden degustar en los diferentes establecimientos o en las bodegas de la zona. Algunas de ellas son Cave cooperative des vins d´Irouleguy et du Pays Basque, en Saint-Jean-Pied-du-Port, las Bodegas Orvalaiz, en Obanos, el Señorío de Sarría, en Puente la Reina, Belardi, en Mañeru, Tándem, en Lácar, Bodegas Lezaun, también en Lácar, Bodegas Irache, en Ayegui, Bodegas Quaderna Via, en la Carretera Estella-Logroño, Bodegas Fernández de Arcaya, en Los Arcos, Bodegas Alzania, también en Los Arcos, y Aroa Bodegas, en Zurucuáin.

Fechas importantes y otros establecimientos recomendados

Si quieres aprovechar tu viaje para conocer otros productos, en la Carretera de Ganuza número 1 puedes encontrar el Museo de la Trufa en Metauten. Además, cada año se celebra en Navarra la Semana del Pincho, al principio de la primavera, y la ciudad organiza las Rutas Ecológicas del Reyno.

Para finalizar, algunas sugerencias de establecimientos recomendables en la ciudad son Café Iruña, la Mandarra de la Ramos, Otano y Gaucho. Por último, no tan céntrico, se encuentra La Navarra.

Y como no todo es comer, para descansar durante el Camino de Santiago se puede encontrar alojamiento en uno de los muchos hoteles de la ruta.

Fuente: Libro Comer bien en el Camino de Santiago, de Ecos Ediciones Periodísticas.

Otro viaje a La Alcarria desde los miradores

En Guadalajara, a menos de una hora de Madrid, se pueden encontrar preciosos pueblos, con panorámicas muy bonitas y una gastronomía abundante, económica y de calidad.

Jennifer Arenas23/07/2015
El Balcón de la Alcarria, punto clave del viajeEl Balcón de la Alcarria, punto clave del viaje

A pocos kilómetros de Madrid por la N-II y en la provincia de Guadalajara, hay una comarca bastante desconocida pero muy interesante por sus paisajes y su gastronomía: La Alcarria.

Sin embargo, su nombre nos suena porque Camilo José Cela la visitó en junio de 1946 y escribió Viaje a La Alcarria. A pesar de todo esto, sigue siendo una zona rural que mantiene todo el encanto porque está poco habitada.

La Alcarria es un paisaje llano con vegetación arbustiva en el que algunos ríos, como el Tajuña, el Ungría o el Badiel, entre otros, han erosionado esas llanuras formando valles muy bonitos. Algunos de los pueblos como Tendilla, conocida por la calidad de sus cortezas de cerdo, están en el fondo del valle, pero otros se encuentran en las zonas altas y son verdaderos balcones.

El escritor, en 1946, empezó su viaje por Torija. Su castillo, destrozado por El Empecinado en la Guerra de la Independencia para que no fuera usado por los franceses, es un museo que muestra los encantos de la provincia de Guadalajara y también la obra de Cela: Viaje a La Alcarria. Es la atalaya perfecta para iniciar el recorrido.

Balcones naturales

Lavadero del pueblo de HorcheLavadero del pueblo de Horche

El Balcón de La Alcarria está en Trijueque, junto a la autovía y a 7 Km. de Torija. Es el mejor lugar para ver, en la distancia, la sierra con su relieve más abrupto, más cerca la campiña guadalajareña repleta de campos de cultivo con sus formas geométricas en suaves lomas, y el inicio de La Alcarria, el lugar precisamente en el que se asienta este balcón.

Otro balcón es el pueblo de Horche, situado en lo alto de las laderas del valle del río Ungría. En la distancia, es un pueblo que resulta muy atractivo. Ya en el interior, se ve que típicamente alcarreño, en el que destacan su plaza y un lavadero con más de 400 años, así como las vistas desde las «atalayas» que el pueblo ofrece para disfrutar de la imagen del valle. El lavadero es una construcción circular con techo y varias pilas anejas, que forman un conjunto precioso y muy fotogénico. Para disfrutar de las panorámicas, lo ideal es subir a las ermitas de San Isidro, San Roque o San Sebastián o también desde la Iglesia de la Asunción, que están en las zonas más altas.

Gastronomía alcarreña

Los dulces alcarreños son deliciososLos dulces alcarreños son deliciosos

Horche es un buen destino para comprar buenos productos gastronómicos. Muy cerca del lavadero hay una panadería que elabora unos panes muy ricos y además, tiene una bollería de buena calidad. La Panadería Calvete, en la calle de las Fuentes está especializada en pan candeal, un buen recuerdo para llevar y compartir. «Con pan y vino se anda el camino», dice el refrán, y en Horche se cumple a la perfección, porque también el vino es muy importante en esta comarca. Las bodegas horchanas, que proceden de los siglos XV y XVI, son otro de los encantos que se pueden visitar para disfrutar de los ricos caldos.

Pero, sobre todo, hay que recordar que La Alcarria es conocida por su miel. La Ciudad de la Miel, que está muy cerquita de Horche, ofrece una gran variedad de buenas mieles y a buenos precios. Y por si necesitamos conocer más aún el mundo de la apicultura, Peñalver es otro encantador pueblo que está repleto de rincones bonitos, además de albergar el Museo de la Miel. Aquí se aprende todo lo necesario para conocer las labores apícolas y apreciar aún más uno de los productos más sanos que podemos tomar.

Y si de una buena mesa estamos hablando, en el mismo pueblo de Horche, podemos encontrar La Fuensanta, un Hostal Rural que cuenta con restaurante en dos salones, una zona de barra y cafetería, futbolín, piscina, jacuzzi, zona para niños, etc.

Merluza en salsa de almendras, de La FuensantaMerluza en salsa de almendras, de La Fuensanta

Aquí, se puede disfrutar de una gastronomía basada en el producto local, al que se cuida, para elaborar sencillas delicias, como Ensalada mixta, Tortilla de jamón y queso acompañada de patatas fritas, Guisantes con jamón o Merluza con salsa de almendras. Como colofón dulce, se puede disfrutar de la Costrada, típica en Alcalá de Henares, y que ellos elaboran incluyendo una variación que tendrás que averiguar. Y para desayunar, pide lo que más te apetezca. Porque cuando el producto es bueno y se trabaja bien, el resultado es estupendo. Y por si fuera poco, a un precio económico. Con su exquisito trato, te hacen sentir como en casa.

La Posada Rural El Marañal, alojamiento recomendado por la tranquilidad y belleza de la zona, es otro punto clave a destacar, en el pueblo de Caspueñas. Un servicio muy agradable sirve las típicas Gachas, que no puedes irte sin probar, en un restaurante luminoso y espacioso. Sirven asados y arroces por encargo y también raciones, que se pueden degustar en su terraza o en la zona de cafetería. De postre, las clásicas Fresas al vinagre o la Tarta de queso, muy suave. Platos abundantes decorados muy elegantemente. Un lugar ideal para poder disfrutar después de un bonito paseo a la orilla del río Ungría.

Panorámica capital

Pastrana puede ser considerada la capital de La Alcarria porque su historia, sus anécdotas o su tamaño así lo confirman. Esta población no se sitúa en lo alto, pero la posibilidad de acceder a sus miradores hacen de Pastrana un balcón precioso, al que podemos subir después de haber recorrido sus calles y haber visitado el palacio y la Iglesia Colegiata.

Castillo de Torija, de visita obligadaCastillo de Torija, de visita obligada

Ahora que se cumple el centenario de Santa Teresa de Jesús, no hay que olvidar que un importante destino para ella fue Pastrana. Aquí fundó dos conventos carmelitas descalzos, uno para mujeres, el de San José y, otro para hombres, el de San Pedro, que hoy se llama del Carmen. Ambos fueron fundados a la vez, siendo la única vez que lo hizo. También compartió y departió con la princesa de Éboli en la que fuera su prisión, el Palacio Ducal.

No te puedes perder:

  • Visitar el castillo de Torija;
  • Ver la panorámica de El Balcón de La Alcarria
  • Pasear por Horche y comprar recuerdos comestibles;
  • Visitar Pastrana, el Palacio Ducal y la Colegiata y su Museo de Tapices

Cinco destinos muy suculentos de la Costa Brava

Además del Celler de Can Roca, el mejor del mundo, Girona cuenta con otros magníficos restaurantes que te animamos a conocer este verano si piensas recorrer la Costa Brava.

Alicia Hernández15/07/2015

Hace tiempo viajamos a la Costa Brava para seguir una ruta gastronómica tras la huella de Dalí y los sabores de la Cuina del Empordanet. Ahora hemos vuelto para descubrir nuevas cocinas, la renovación y cambios de algunas de ellas instaladas en fantásticos hoteles y para seguir disfrutando de uno de los destinos gastronómicos y naturales más apetecibles del verano.

1) Masía Peralada, en busca de la Estrella

Toni Geret oficia la sala de Masía PeraladaToni Geret oficia la sala de Masía Peralada

El complejo que forma el Hotel Peralada Wine Spa & Golf (de 5*), elegante y acogedor, rodeado de un magnífico campo de golf y con un spa temático alrededor del vino, es más que suficiente para convertirlo en un destino redondo. Hay que sumar, también, la experiencia de enoturismo en el castillo-casino, con el museo del vino, y la visita a los viñedos y a la bodega de Perelada, donde se conservan auténticas joyas, ya que aquí se elabora vino desde la Edad Media.

La gastronomía ha sido siempre uno de sus puntos fuertes, pero ahora han hecho una gran apuesta al fichar a una pareja de éxito reputado: Xavier Sagristà y Toni Gerez.

El chef Xavier Sagristà, con una gran cocina que ha ido elevando desde elBulli hasta su última casa, Mas Pau, donde alcanzó una estrella Michelin, se encargará de la oferta de los restaurantes Bistro 19 (la terraza con vistas al campo de golf), Wine Bar y el restaurante gastronómico Masía Peralada. El menú degustación presenta creaciones basadas en la cocina ampurdanesa con toques creativos, como una delicada Crema de puerros con sashimi de pulpo y cebolla caramelizada o la exquisita Suprema de corvina con infusión de ajos tiernos. Y todo maridado con sus propios vinos y cavas, Castillo de Perelada. No hay que perderse el impresionante carro de quesos perfectamente afinados y dejarse asesorar por Toni Gerez, impecable en el servicio de sala.

2) Mas de Torrent, con la naturalidad de Fina Puigdevall

Los altivos cipreses nos dan la bienvenida a esta elegante masía del siglo XVIII en la que es fácil sentirse trasladado a la Toscana renacentista. La calma se respira enseguida en este hotel que, aunque no se encuentra cerca del mar, es una agradable opción para conocer otra Costa Brava, la del interior. El lujo en Mas de Torrent (5*) está en cada detalle. Las habitaciones se reparten entre el edificio principal y las suites más exclusivas en el exterior, algunas incluso con piscina privada. El Spa Natural, perfectamente integrado en el paisaje, invita al relax más absoluto. Los niños pueden utilizarlo en un horario especial.

Fina Puigdevall dirige las cocinas de Mas de TorrentFina Puigdevall dirige las cocinas de Mas de Torrent

La cocina de Mas de Torrent también estrena nueva dirección gastronómica esta temporada, que estará en manos de la cocinera Fina Puigdevall, que posee dos estrellas Michelin en su restaurante Les Cols, en Olot.  Fue de las primeras en hablar de kilómetro 0, y para ella trabajar con el producto de proximidad es un imperativo. Es experta en reinventar el recetario autóctono con productos de cercanía, elaboraciones 100% naturales y creaciones atractivas. ¿Un ejemplo? Huevo fresco del día, mayonesa de atún, pimiento escalivado y anchoas de L’Escala.

Mas de Torrent es perfecto para realizar excursiones por el corazón del Ampurdán (si se quiere pedaleando el hotel dispone de bicicletas) para llegar a pueblos medievales tan coquetos como Monells, Peratallada o Pals, este último famoso también por su arroz, que se cultiva desde la Edad Media y que aparece en muchas de las recetas de esta ruta.

Uno de los sitios en los que el arroz de Pals se venera es en el restaurante del Hotel Sa Punta, en la playa de Pals, con Josep Font en los fogones. Su Arroz de Pals a la paella con marisco sin faena es un escándalo. Cuenta con una cocina de gran calidad y sorprendente, basada en los productos de la zona pero con una presentación muy actual y cuidada. La opción del menú degustación, con el maridaje de vinos del Ampurdán, es muy recomendable.

3) Roses sigue brillando con la cocina de Vistabella

Terraza del  VistabellaTerraza del Vistabella

Asomado al mar, en la bahía de Roses se encuentra el Hotel Vistabella, un clásico de la zona que ha ido renovándose sin perder nunca de vista uno de sus grandes principios: la oferta de una gastronomía gourmet. Los hermanos Marlon y René Veitl, hijos del fundador, han creado distintos ambientes en los que deleitar a los más diversos paladares.

La terraza del Blue Bar, con fantásticas camas balinesas, es el lugar más romántico y tranquilo para contemplar  una maravillosa puesta de sol mientras te tomas una copa o alguno de sus cócteles. Para quienes busquen diversión y fiesta, su sitio está en El Pirata Roses Beach Club y sus exclusivas Champagne Parties, todos los domingos hasta mediados de septiembre. Pero hay más: los miércoles menú Pirata, maridado con champagne, y los jueves el turno del bogavante.

Al restaurante del Pirata Roses Beach Club se puede llegar en barco y disfrutar de una cocina ligera y marinera. El Balcó de Mar ofrece lo mejor de la cocina mediterránea a base de pescados y mariscos. Y la joya del complejo es el restaurante gastronómico Els Brancs, con una estrella Michelin desde 2013 y un Sol Repsol recién estrenado, méritos conseguidos por el cocinero Javier Cabrera. Aquí se puede vivir una experiencia gastronómica inolvidable. Y no es ninguna exageración…

4) Mas Tapiolas, el sabor de la ‘cuina’ tradicional

Cuando se atraviesa el hall de Mas Tapiolas, ya no dan ganas de salir del hotel. Bueno, realmente cuesta abandonar todo este complejo enclavado en plena naturaleza y que incluye la vieja masía, el spa, el restaurante, la piscina exterior, las pistas deportivas y el pequeño campo de Pitch & Putt que acaba de estrenar. También son nuevas las Suites Natura, con una arquitectura moderna y separadas del edificio principal lo suficiente como para que la tranquilidad de estas estancias pensadas como adult only (tienen piscina interior y su propia plaza de aparcamiento) no se vea perturbada.

Cenas de verano en Mas TapiolasCenas de verano en Mas Tapiolas

Desde Mas Tapiolas no se ve el mar, pero las vistas que lo rodean no tienen nada que envidiar. Se encuentra en el Bajo Ampurdán, muy cerca de Santa Cristina d’Aro y envuelto del bosque y de la exuberante vegetación del valle de Solius. La zona invita a caminar y para hacer rutas en bicicleta este hotel es perfecto, pertenece a la red BikeFriendly y cuenta con todos los servicios para los ciclistas.

La oferta gastronómica del Restaurante Mas Tapiolas se centra en la cocina tradicional ampurdanesa. Por eso, han querido mantener la estructura original de la masía, incluida la vieja cocina convertida en la sala de desayunos. Las distintas estancias son ahora salones en los que se van repartiendo los comensales según la capacidad, y han pensado también en los niños creando una zona de juegos en la que se divierten mientras los adultos disfrutan de la sobremesa. Los productos de temporada marcan la carta en la que nunca faltan los pescados y mariscos de Palamós, como la famosa gamba. En verano las cenas al aire libre son maravillosas, bajo las estrellas y contemplando la silueta del campanario iluminado de Santa Maria de Solius.

5) El Freu, un desubrimiento en Lloret de Mar

Jardines de Santa ClotildeJardines de Santa Clotilde

Concluimos este viaje por la Costa Brava en Lloret del Mar. En los últimos años, a Lloret le persigue la fama de lugar demasiado bullicioso y poco recomendable para unas vacaciones relajadas. Pero, si se sabe buscar, podemos encontrar verdaderas maravillas como el hotel Santa Marta. Está situado a las afueras del pueblo, en un magnífico bosque de 6 hectáreas al borde de la Playa Santa Cristina, con acceso al mar y un spa fantástico. O el Rigat Park & Spa, en primerísima línea de la playa de Fenals, en el centro de Lloret.

Nadie se atrevería, tampoco, a situar en Lloret un lugar tan bucólico y romántico como los Jardines de Santa Clotilde, situados sobre un acantilado, con sirenas de bronce, las escaleras más hermosas que encontró Josep Pla en la Costa Brava y paseos que conducen directamente al mar. Conviene visitarlos a primera hora, antes de que el calor apriete, e imaginar cómo disfrutaron paseando entre los árboles el marqués de Roviralta y su amada Clotilde, que murió intoxicada por una ostra. Su segunda mujer, Odile, corrió mejor suerte y murió con 104 años.

Gamba de Blanes sobre socarrat. FreuGamba de Blanes sobre socarrat. Freu

Si hablamos de gastronomía, en Lloret el hotel Guitart Monterrey (5*) es el que ofrece más opciones: el Beach Club en la playa del Fenals, con transfer desde el hotel; el restaurante Monterrey, con un gran comedor interior y zona de terraza, para tomar el bufé o comer a la carta; y para la noche, el Club Prince, con ambiente chill out, copas, cócteles y buena música.

Pero el gran descubrimiento del Hotel Guitart Monterrey es Freu, su restaurante gastronómico con el chef Pep Arbós a los mandos, quien está haciendo un trabajo muy destacable, reconocido ya con un Sol Repsol. El espacio destila diseño, con paredes de cristal, mesas vestidas de lino, vajilla con piedras y lozas que imitan a la naturaleza… Y platos redondos como el Yogur de erizo con manzana verde, aguacate y sus huevas o la Gamba de Blanes con arroz socarras y su espuma. Ofrece tres menús degustación, pero hay que aprovechar el 60 aniversario de los hoteles con un menú homenaje por solo 60 euros para dos personas, con las bebidas incluidas.

Cómete el verano en las mejores playas de España

La playa es uno de los destinos más deseados del verano, porque permite disfrutar, hacer actividades, comer bien y descansar. El mar tiene un gran poder de atracción, que se aprecia por la cantidad de turistas que llegan cada año a la costa.

Joaquín del Palacio06/07/2015

La playa es un destino ideal para todo tipo de turistas, y los que viajan en familia, en grupo o en pareja disfrutan mucho de las vacaciones playeras. En España es un recurso turístico muy apreciado e internacionalmente reconocido, ya que cuenta con 577 banderas azules en 2015. Muchas de ellas son grandes y conocidas, pero también existen otras más desconocidas y no por eso menos atractivas. La idea de que en la playa no se come bien es un mito que podemos desterrar, ya que si se conoce el destino playero, es fácil topar con buenos restaurantes de cocina local.

Mazarrón

Costa de MazarrónCosta de Mazarrón

El mar Mediterráneo es el destino más querido para pasar los veranos junto al mar, pues el clima, más seco y soleado, y la posibilidad de desplazarse desde la península en coche propio, hace que tengan más afluencia de público que otros destinos playeros. Mazarrón tiene, en sus 35 km. de costa, las típicas de arena fina y clara que tanto nos atraen, además de la cercanía de la población, sus restaurantes y chiringuitos playeros. Pero también tiene decenas de playas y calas naturales, muy atractivas y menos concurridas. La playa de Bolnuevo, por ejemplo, cuenta con una formación geológica única y muy fotogénica: las Gredas de Bolnuevo. En el casco antiguo de la localidad hay excelentes locales que ofrecen verduras a la parrilla, pescados y mariscos y el plato estrella de la cocina de la zona: el caldero. Un guiso de arroz caldoso con verduras y pescados, normalmente de  roca, aunque en los últimos tiempos también se hace con bogavante, ya que esta más de moda.

Fuerteventura

Playa de Cofete, FuerteventuraPlaya de Cofete, Fuerteventura

Las playas largas y salvajes son otra opción del turismo playero en verano, ésas en las que se pierde la vista sin apenas ver más gente o construcciones son muy atractivas y son difíciles de encontrar en las costas europeas. Fuerteventura, en las islas Canarias, tiene muchas playas naturales y en algunas como la de Sotavento se practican deportes náuticos. Es un lugar exótico, pues sus imágenes nos recuerdan países muy distantes. En el puerto se encuentra la Cofradía donde, a precios moderados, se puede disfrutar de unos ricos pescados de la zona a la espalda. En La Pared, en el centro de la isla, hay varios restaurantes donde disfrutar de la Vieja y otros pescados, además de las exquisitas papas con mojo, que saben frente al Atlántico como en ningún sitio.

Un rincón lejano es la playa de Cofete, un lugar hasta el que llegó un siniestro personaje después de la Segunda Guerra Mundial, construyó un palacete y allí se aisló del mundo. Allí permanece aún solitario… Una playa en la que el viento mezcla los colores de las olas, la arena y el inmenso océano azul. Es una playa que no olvidarás…

Huelva

Playa de El Rompido, HuelvaPlaya de El Rompido, Huelva

Huelva tiene fama por tener muchas y kilométricas playas. La playa salvaje más larga y protegida de España también está en Huelva: es la que forma toda la costa del Parque Nacional de Doñana. Una provincia cuya costa se extiende entre las grandes desembocaduras del Guadalquivir y la del Guadiana tiene una muy singular en otra desembocadura, El Rompido.

Este encantador pueblo de pescadores tiene una playa fluvial,  en el río Piedras, y otra de mar en una barra de arenas formada por el movimiento de las aguas marinas, el viento y el aporte del Piedras. Está en un paisaje precioso y protegido en parte por pertenecer al Paraje Natural Marismas del Piedras y Flecha de El Rompido, lugar perfecto para hacer rutas y observar aves. Para acceder a la playa marina se cruza en un barco y, tras caminar unos minutos cruzando la barra de arenas, se llega al Atlántico.

La  cocina de verano es imprescindible en la zona: frituras, sopas  frías donde reina el gazpacho, en algunas versiones no siempre bien conseguidas, y los pescados y mariscos. El más delicioso tiene nombre de mujer y apellido local: la gamba de Huelva,  necesariamente poco hecha, tanto cocida como a la plancha.

Laredo

Playa de El Puntal, LaredoPlaya de El Puntal, Laredo

Laredo es un destino muy completo, pues tiene mucha historia, buena gastronomía, zonas naturales y cuatro playas preciosas y diferentes. Hay una fluvial, la de El Regatón, en la desembocadura del río Asón, en el Parque Natural de las Marismas de Santoña, Victoria y Joyel desde la que se divisan aves.

La Soledad es una playa que está en el lugar donde se intentó hacer un puerto, pero las tempestades lo prohibieron. Una playa pedregosa a la que se accede por el famoso Túnel de Laredo.

La playa de la Salvé es la más urbana y una playa muy cuidada. En ella se celebra el Desembarco de Carlos V, una fiesta por todo lo alto, a finales de septiembre, y que supone el final de la temporada playera. Continuando la misma línea costera se llega a la playa de El Puntal. Ésta es inmensa, con dunas y muy cambiante, por estar en el encuentro del río Asón y el Cantábrico. Desde aquí parten los barcos que cruzan a Santoña. En esta bella localidad se come de maravilla, tanto en los restaurantes tradicionales como en cualquier bar: los que estan junto al mercado tienen la mejor anchoa, que hacen rebozada, a la plancha, levemente marinada… una exquisitez. Las barras llenas de pinchos nos recuerdan al vecino País Vasco. Y al regreso, quesadillas y sobaos son imprescindibles para recordar, ya de vuelta en casa, esos maravillosos y gastronómicos días de vacaciones.

Ibiza

Playa de Sa CaletaPlaya de Sa Caleta

La más grande de las Pitiusas (Ibiza y Formentera) es conocida mundialmente por su encanto, su luz y sus playas. Muchos que llegaron a Ibiza se quedaron a vivir, pues es una tierra que atrapa. Y la verdad es que cumple con las expectativas. Tiene muchos rincones dignos de recordar y diferentes paisajes en su costa, y algunas playas son verdaderas maravillas de las que no querrías irte. Sa Caleta, por ejemplo, es una playita de pescadores en la que hay casetas de barcas. Está protegida de los vientos y el oleaje, al ser muy cerrada. No es muy conocida por los forasteros, pero es una buena opción porque se puede complementar con la visita del poblado de Sa Caleta: los fenicios ya sabían de las bondades del lugar, estuvieron allá por el siglo VII a.C.

La isla se ha vuelto gastronómica tal y como les mostramos en el reportaje «Comer bien en Ibiza una experiencia única«, la cocina slow food se ha impuesto con productos de mar y montaña cuidados y mimados hasta la saciedad, platos como la Caldereta son exquisitos, no obstante hay que huir de las zonas más comerciales y adentrarse en el interior, donde no es difícil comer bien en un entorno exquisito.

Valle de Napa

Valle de Napa: beber, comer y disfrutar

A ochenta kilómetros de San Francisco se encuentra una de las zonas vitivinícolas más conocidas del mundo. Visitar el valle y sus múltiples bodegas es una experiencia muy interesante.

Eva Celada29/06/2015
Valle de NapaValle de Napa

Quienes conocemos La Rioja o la Ribera del Duero sentimos cierta nostalgia cuando nos acercamos al Valle de Napa en California, una zona privilegiada que se denomina «La Tierra del Vino» y que está repleta de viñas perfectamente alineadas y bodegas muy bien organizadas para hacer de la visita a la zona una experiencia en la que, en ocasiones, lo de menos es el vino. Pueblos que no son pueblos y que mueren al cierre de las salas de cata y bodegas, donde las tiendas se alinean en una sola calle…

Es como un parque temático, al que asisten cada día miles de personas que hacen su peregrinaje de una bodega a otra, de un castillo (Castle Winery) que no existía y se ha traído piedra a piedra, a otra bodega que cuenta con un teleférico (Sterling), pasando por una tercera (Beringer) que incluso ofrece a los visitantes música en vivo durante toda la visita. Los precios no son bajos, ni por la entrada a la bodega ni por los vinos que venden en las tiendas, aunque hay que reconocer que todas ellas están muy bien montadas. Y cuando hablo de nostalgia, se debe a que no hagamos en España algo tan sencillo como hacen los americanos, teniendo mas y  mejores vinos…

Alojarse en Napa: conviene reservar con tiempo

Los moteles pueden ser una buena opción de alojamiento en NapaLos moteles pueden ser una buena opción de alojamiento en Napa

Los hoteles y posadas de Napa son, en general, bastante caros y siempre están llenos, por lo que frecuentemente alojarse a unas millas del valle puede ser una buena opción de última hora, salvo que queramos arriesgarnos a encontrar alguna oferta de last minute, que también las hay, siendo muy recomendable reservar el alojamiento con tiempo, para disfrutar de un precio más razonable en Napa. Hay muchos moteles en la zona, como el Motel 6 en Farfield, donde por 80 dólares/noche podemos encontrar una habitación doble. Suelen ser establecimientos funcionales, sin servicio de restaurante pero con aparcamiento. Hay que tener en cuenta que prácticamente sólo se visita el hotel para dormir, ya que el resto del tiempo se está visitando bodegas.

Si no tenemos un hotel con desayuno, como es el caso de los moteles, siempre podremos desayunar en franquicias del estilo de Denny’s, clásico ejemplo de un dinner americano. No hay que asustarse con las cantidades, ya que es mejor hacer un desayuno contundente para aguantar el ritmo de las bodegas que, con un promedio de entre 4 y 8 vinos catados en cada una, si visitamos en una jornada tres o cuatro necesitaremos estar bien alimentados. En Denny’s está muy bueno el plato de huevos fritos en pan de queso cheddar con patatas rustidas y bacón. El desayuno con café sale por unos 8 dólares.

Centro de Bienvenida e Información de NapaCentro de Bienvenida e Información de Napa

En Napa, según se entra al final de la primera calle (1331 1st St.) está el Centro de información de Napa, donde nos darán un mapa muy util con las bodegas, teléfonos, etc. La gente suele visitar las bodegas de sur a norte, lo que hace que siempre haya mucha gente coincidiendo en cada visita, y por ello lo mejor es empezar por las bodegas ubicadas más al norte e ir bajando, así podremos evitar algunas aglomeraciones. En el centro de información hay también una tienda con postales y otros objetos para amantes del vino.

Dispuestos a ir a las bodegas, tendremos que tener en cuenta que en algunas, sobre todo las más pequeñas, que suelen tener los mejores vinos, hay que reservar visita con o sin cata por adelantado. Las hay para todo los gustos, pero nos dejamos guiar por la experta mano de un gran conocedor de la zona: Luis Hurtado (Wine Educator de Duckhorn), para quién las más aconsejables, por tener los mejores vinos, son Chateau Montelena, Ladera, Viader, Cade, Ehlers, Duckhorn, Beringer, Joseph Phelps, Chappeller, Silver Oak, Cardinale y Baldacci, algunas de las cuáles están fuera de la ruta más comercial y otras requieren de reserva previa, pero todas ellas bien merecen la visita.

Qué visitar en la zona

En el trayecto de una bodega a otra nos encontraremos con diferentes poblaciones que en realidad no son pueblos como se entienden en España, sino más bien urbanizaciones residenciales con una calle comercial central y establecimientos vinculados al vino, como tiendas, salones de cata, bares, etc.

Fachada de The French LaundryFachada de The French Laundry

Tienen cierto encanto poblaciones como Yountville, con una calle principal y vides a ambos lados, además de casas y muchísimas tiendas de lujo, que son el reclamo principal de un lugar que cuenta con varios restaurantes muy atractivos, entre ellos el epicentro del reino de uno de los mejores cocineros de Estados Unidos: Thomas Keller, que tiene aquí su famoso restaurante The French Laundry, un gastronómico a 300 dolares el cubierto con dos meses de lista de espera y que cierra el famoso top 50 de la revista Restaurant. Afortunadamente, en la misma calle esta Bouchon, el bistró de Keller en el que por 60 dólares se puede comer una excelente cocina afrancesada, donde no faltan los mejillones en salsa con patatas fritas, la sopa de cebolla (aunque en mi opinión la hace mejor María Marte, en el Club Allard) o un sandwich Croque Madam bastante conseguido. Otro de los platos estrella: el tartar de salmón resulta, en mi opinión, muy insípido. Hay que reservar también porque está siempre lleno. No perderse los postres.

Puerta con puerta con el bistró se encuentra la Bakery del chef americano: Bouchon Bakery, con un excelente pan, bollería, macarons, pastas, eclairs de chocolate… La gente hace fila en la calle para entrar, da igual que una mini napolitana cueste 8 dolares o que un bizcochito de tres centímetros valga otro tanto, aquí en «happylandia» todo se vende si se sale un poco de lo normal (que suele ser bastante mediocre): un café, un pastelito de queso y un chocolate de Bouchon salen por unos 20 dólares.

Calle principal de Santa HelenaCalle principal de Santa Helena

También con encanto, Santa Helena, lugar de paso obligado en el camino hacia las bodegas del norte de Napa, abraza otra calle repleta de salas de cata, varias galerías de arte y una buena panadería, en este pueblo-calle que cierra, como Disneylandia, al anochecer. Hay, no obstante, un cine muy coqueto donde podemos ver una película y descansar un poco de tanto ajetreo.

La población que da nombre al valle vitivinícola es Napa y, aunque hayamos ido a recoger el famoso mapa, a Napa hay que volver principalmente a comer en alguno de sus múltiples restaurantes y también a tomar una copa en alguno de sus garitos, donde además de una completa oferta de vinos de la zona, hay actuaciones en directo y podremos disfrutar de música country interpretada por músicos entrados en años, pero con mucha solera. Uno de los sitios que tiene programación continua es Silo’s. El Napa Valley Festival del Sole celebra su décimo aniversario en la zona y tendrá lugar del 17 al 26 de julio, con muchas actuaciones y actividades gastronómicas.

Chirashi Sushi en MorimotoChirashi Sushi en Morimoto

Muy cerca, el chef japonés Morimoto tiene un local de cocina vista, a mitad de camino entre una disco de moda, after work y restaurante de cocina japonesa de lujo. Las mesas del exterior, con vistas al rio Napa, son una buena opción para alejarse del ruido. En su interior mucha gente guapa ve y se deja ver, mientras degusta excelentes sushis como el Chirashi, sopas de pato y otras excelencias, sin olvidar que hacen su propia soja y su propia cerveza. Lo último de lo último: los chupitos de sake, que disfrutan los más cool de la zona, entre el divertimento y el esnobismo, por supuesto a precios astronómicos.

Dos bodegas que representan el espíritu de Napa

Elegimos dos bodegas bien distintas: una efectista y otra de menor tamaño, para mostrar todo lo que podemos ver en Napa y que sea nuestra elección la que defina la experiencia:

Sterling, la bodega espectáculo

Teleférico en SterlingTeleférico en Sterling

Sterling es un buen ejemplo de bodega efectista en la que no es necesario reservar, porque cada día pueden pasar por allí miles de personas. Según se entra se sube a la zona visitable de la bodega en un teleférico, desde donde se pueden disfrutar de unas preciosas vistas. A la llegada nos ofrecen una copa, que se irá rellenando con los futuros vinos que nos van ofreciendo y que el visitante se lleva a casa como recuerdo. El primero, 2013 Cellar Club Pinot gris (26 dolares), resulta bastante mediocre. El recorrido continúa a través de diferente terrazas, con preciosas vistas, y en cada rincón van sirviando a los visitantes los diferentes vinos incluídos en la experiencia, como un 2011 Napa Valley Merlot o el 2011 Limited release universary red blend (ambos también a 26 dolares botella y sin mayor importancia), continuando con un Malvasía blanca 2013 sin ningún equilibrio, para continuar con un imposible Rose «n» Blum Moscato rose. El personal atiende a las visitas con eficacia pero sin alma, tomamos los vinos bajo toldos a 35ºC y algunos están calientes y, por supuesto, todos ellos en la misma copa, que podemos enjuagar en agua, y no en el vino siguiente que hay que probar.

Cata de vinos en SterlingCata de vinos en Sterling

La última parada se hace en la planta de arriba, pasando por diferentes estancias de la bodega desde unos puentes superiores, un formato que resulta interesante y cómodo para ver la bodega a distancia. El pasillo que nos lleva al restaurante de la bodega cuenta con litografías de Renoir y de Picasso: es increíble. Por fin probamos los tres vinos de la bodega que se dejan beber: 2013 Celler Club Rosé (35 dólares); Cellar Club Cab Franc (40 dólares) y el Rutherford 2011 (55 dólares). Como no nos han dado ni un triste colín, pedimos algo para comer: una tabla de quesos, que tenemos que pagar por adelantado (25 dólares). La visita concluye con un paseo por la tienda, hay dos en la bodega, para seguidamente regresar al teleférico de nuevo y disfrutar de nuevo de las vistas durante la bajada. A la salida, decenas de personas hacen fila para entrar a ver la bodega. El precio de la entrada oscila entre los 30 y los 40 dólares por persona…

Sterling Vineyards
1111, Dunaweal Lane, Calistoga
Tel. 800-7266136

Duckhorn, donde el vino es lo importante

Duckhorn desde los viñedosDuckhorn desde los viñedos

En las antípodas de la visita anterior se encuentra esta pequeña bodega, con producción limitada, que es una casa blanca con un amplio porche rodeándola, desde el que se ven las viñas, los jardines y las zonas de esparcimientos con mesas de madera, bancos, bellas flores… en un ambiente bucólico, casi provenzal. Tras abonar el importe de la cata previa reserva (30 dólares por persona) y una vez sentados en una mesa en el porche, llega una persona que se presenta, explica el origen de la bodega, reparte las fichas de cata, con todos los detalles y que harán las veces de de posavasos, y comienza la llegada de los vinos. Hay colines y te sirven daditos de queso, después nos traen aceitunas. La persona asignada a nuestra cata resulta estar vinculada a la bodega desde hace más de 15 años, con dos generaciones trabajando en el viñedo, conoce perfectamente los vinos y la historia, habla castellano y su forma de llevar la cata convierte una visita agradable en toda una experiencia enológica, al contrario del caso anterior. Se respira el vino, podríamos estar en un chateau frances o en la Toscana y, por primera vez, siento que podríamos estar en La Rioja, quizá en Elciego…

Vinos en DuckhornVinos en Duckhorn

Pero volviendo a Napa, probamos un Sauvignon blanc 2014 bastante correcto, sin ser lo máximo, el Cabernet sauvignon 2011 un Three Palms Vineyard es un coupage exquisito, más complejo y untoso, al igual que el rector creek Vineyard. Y llegamos al excelente Merlot Three Palms Vineyard (95 dólares), considerado uno de los mejores Merlot del mundo. Terminamos probando, fuera de carta, The Discussion Napa Valley, nacido de la discusión de los dueños de la bodega con el enólogo sobre «el vino perfecto», y que se resolvió con un tinto fermentado en barrica 24 meses, que tiene un 62% cabernet Souvignon, 29% Merlot, 6% Cabernet Franca y un 3% de Petit Verdot. Es un placer alargar la conversación con un experto en vinos de la zona, entre viñas, con una buena copa en la mano (que te cambian cada vez que cambian el vino), rodeados de viñas y con el sonido de los pájaros. También se puede pasar por la tienda y comprar algunos de los vinos probados, con un descuento especial, o hacernos con recuerdos como un delantal o un libro de cocina.

Duckhorn Vineyards
1000, Lodi Lane, Saint Helena
Tel. 866 367 9945

En todas las bodegas si algún vino catado nos gusta especialmente y queremos un poco más, no tenemos más que pedirlo. El concepto de repetir ración en EEUU está muy arraigado, por eso en muchos restaurantes de comida rápida te venden el vaso para que rellenes el refresco siempre que lo desees.

En Napa todo el entorno está perfectamente adaptado para personas con movilidad reducida, en esto sin embargo no hay nostalgia…

Smokehouse, la reinvención de las carnes ahumadas

Smokehouse elabora todo tipo de carnes de manera extraordinaria, a base de recetas muy originales, en las que predominan sabores picantes orientales y franceses.

redaccion25/05/2015
Interior del gastro pubInterior del gastro pub

Situado en el barrio londinense de Islington, el pub ahumadero Smokehouse prepara diferentes carnes, ya sea cordero, ternera o cerdo, de manera extraordinaria. Asados, barbacoa o parrilla, no hay elaboración que se les resista.

El menú de sábado difiere de las cenas de entre semana, los viernes y el Sunday Roast de los domingos, que se pone a tope y para el que se recomienda reservar con antelación. Para llevar a cabo sus originales propuestas, con cierta influencia coreana y francesa, trabajan con producto británico y proveedores locales. Ellos mismos afirman que en la medida de lo posible, prefieren trabajar con pequeñas granjas familiares y productores entusiastas por lo que hacen.

Semanalmente, compran una pieza entera de vaca y en función de sus características, el chef decide qué tipo de hamburguesa y resto de platos va a elaborar esa semana. La ‘Highland Cow Burger and Korean Pulled Pork’ tiene un punto picante muy sabroso. La ‘Buffalo Ribwich’ es una hamburguesa de pork belly rebozada con una salsa también picante a base de chili, muy original. Ambas carnes de las hamburguesas están ahumadas durante 8 horas, obteniendo un sabor muy especial.

Ternera ahumada durante 8 horasTernera ahumada durante 8 horas

La ternera, el pato, el cordero y el pork belly, todos ahumados y servidos en el menú a la carta, son tratados con mucho acierto y mimo. Se incluyen en recetas originales, como el rollo de falda de ternera rebozado con la salsa picante coreana Gochujang o el pork belly con morcilla y manzana. También elaboran con mucho acierto diferentes pescados, como el salmón a la parrilla con ensalada tailandensa y la original ostra frita con tostada mojada en grasa de ternera.

Con una decoración moderna, sencilla y de inspiración rústica, cuentan con una terraza muy acogedora y solicitada, ahora, en temporada de primavera y verano. La carta de bebidas reserva un gran apartado para las cervezas locales e internacionales de producción artesanal. El agua filtrada y embotellada con el logo de Smokehouse la venden a una libra y los beneficios los donan a una ONG.

La fideuá y la historia en Gandía

Gandía, en Valencia, es conocida por sus playas. Sin embargo, su historia, sus museos y su patrimonio merecen ser conocidos mientras disfrutamos comiendo la Fideuá Gandiense.

Joaquín del Palacio05/05/2015

Gandía, en Valencia, es una localidad conocida por sus playas pero, por otro lado, su patrimonio artístico, las fiestas y la fideuá son motivos suficientes para viajar hasta allí. Y habrá que llevar el bañador, pues el tiempo casi siempre es muy bueno.

Una ciudad con mucha historia

Capilla del Palacio DucalCapilla del Palacio Ducal

En el siglo XIV, durante la Reconquista, el Señorío de Gandía se asentó en el palacio Ducal, a orillas del río Serpis y a unos pocos kilómetros de su desembocadura. Entonces, aquel lugar era privilegiado por el cultivo de la caña de azúcar, que producía grandes beneficios. En el siglo XV Rodrigo de Borja, el futuro Papa Alejandro VI, compró el título y los territorios para su hijo. Esta familia, que ya había tenido otro Papa, Calixto III a mediados del S. XV, fue conocida por el nombre italianizado de Borgia.

El IV duque, Francisco de Borja, que tras ingresar en la Compañía de Jesús llegó a ser santo, sería el gran benefactor de Gandía. Él, por ejemplo, amplió las murallas para que la población pudiese aumentar y vivir con seguridad.

Después llegarían años difíciles. Cuando Felipe III expulsó a los moriscos, los ingenios para producir azúcar, que ellos gestionaban fueron abandonados y la ciudad entró en declive. Posteriormente, en el siglo XVIII, el palacio quedó vacío y a finales del XIX, los jesuitas lo compraron, porque para ellos siempre ha sido un símbolo importante, ya que era la casa de san Francisco de Borja, e hicieron bastantes mejoras, entre ellas, la capilla y algunos salones. Actualmente, el Palacio Ducal es un edificio singular, con muestras de varios estilos y unas estancias únicas. Es una visita imprescindible.

Museos únicos

Museo de Santa ClaraMuseo de Santa Clara

Una de las fiestas españolas más famosas en el mundo son las Fallas. En Gandía, estas fiestas se viven con intensidad y para los visitantes es un modo sencillo de vivirlas de cerca y conocer este festejo desde dentro. Además, Gandía tiene el único museo Fallero propiamente dicho; es un lugar en el que se ve cómo son estas fiestas y cómo se hace una falla, se conoce la tradición, su historia, etc.

Otro museo único y que además es muy reciente, pues se ha inaugurado el 28 de marzo de 2015, es el museo de Santa Clara. Está junto al museo Arqueológico y pegado al monasterio de Santa Clara de Gandía, que tiene un patrimonio artístico muy amplio y de una gran calidad, pero nadie del exterior podía verlo. De este monasterio procede todo lo expuesto. Hace poco tiempo pensaron que esas joyas tenían que ser conocidas y se decidió hacer un museo con las principales obras de arte sacro que poseen. El resultado es un espacio con piezas desconocidas de un alto valor.

Un invento gastronómico

Fideuá GandienseFideuá Gandiense

El Grao de Gandía es la zona portuaria junto a las playas. De allí parten los marineros a faenar y en el barco, aparte de los aperos y las ganas de cumplir con un duro trabajo, también llevan los ingredientes de la comida que preparan diariamente a bordo. Uno de esos días de hace un siglo, más o menos, los pescadores del barco Santa Isabel se disponían a hacer el habitual arroz con pescado en una paella y se dieron cuenta de repente de que… ¡no tenían arroz! No tenían otro ingrediente más que unos fideos y decidieron hacerlo con ellos. Les salió un plato tan rico, que allí mismo surgió la fideuá.

Hoy en día es un plato imprescindible en Gandía y lo hacen muy bien. A ningún restaurante que se precie de tener una buena carta le falta la fideuá, de la que el diccionario de la R.A.E. dice: «Guiso hecho de fideos gruesos con pescado y marisco«. A esto habría que añadir que se hace como una paella y que tiene un público muy fiel.

Restaurantes

Restaurante AlmarRestaurante Almar

En Gandía es fácil encontrar buenos restaurantes y se suele comer bien y a buenos precios. En la ciudad hay una gran oferta gastronómica, desde bares de tapas a restaurantes de alto nivel, como es el caso del restaurante Almarque cuenta con un comedor precioso y una terraza con mucho encanto. Los arroces melosos están en su punto, los pescados muy ricos y disponen de una variada carta de vinos.

Las tapas son una buena opción para cenar o, incluso, comer; uno de los rincones mejores para tomarlas u optar por raciones, se llama Casa Sanchís La Tulipa. Las croquetas, la escalibada o la ensaladilla rusa son raciones que tienen una calidad garantizada. Además, se nota porque suele estar bastante lleno y tiene muy buena fama entre los gandienses. Y es que cuando se hacen bien las cosas, se triunfa.

Espárragos. Restaurante ParsifalEspárragos. Restaurante Parsifal

En la playa está el restaurante Parsifal, justo en el Paseo Marítimo, el sitio idóneo para comer y tener la relajante vista de la orilla del Mediterráneo. La vista de la playa y la calidad de sus platos hacen que la comida sea un placer. Cocinan muy bien y están especializados en arroces, aunque también los entrantes de pescadito frito, caracolas o espárragos están sensacionales. Y el pan, el tomate, el alioli y los vinos valencianos están a la altura. Comer la buena Fideuá Gandiense mirando al mar, muy cerca del lugar en que se hizo por primera vez, es como mejor sabe…

Zumo de granada

Un puesto de zumos de granadas en Jaffa

Juan Antonio Narro Prieto nos descubre un espectacular puesto de zumos de granada en la ciudad israelí de Jaffa, donde son auténticos aficionados. Un fruto delicioso con grandes propiedades antioxidantes.

Juan Antonio Narro Prieto20/03/2015
Las granadas tienen grandes poderes antioxidantesLas granadas tienen grandes poderes antioxidantes

Beber un zumo de granadas es beber salud. El contrastado poder antioxidante de la granada hace que sea una fruta tremendamente recomendable. Algunas civilizaciones, como es sabido, la asociaban con la fertilidad.

En nuestro país es bastante común tomarla en ensaladas o como acompañamiento y decoración de determinados platos. No tanto, aunque cada vez afortunadamente se va viendo más, en zumo.

Sin embargo, es en Oriente Medio donde descubrirás una auténtica afición por esta bebida. La verás en restaurantes, puestos ambulantes, tiendas y supermercados. Un refresco natural y saludable, cuando el calor aprieta y que, a la vez, es una auténtica delicia.

Cuando un viajero retorna a casa, quedan en su memoria multitud de escenas de lo más dispar. Un viaje no es sólo el trayecto, son los recuerdos, las sensaciones, los olores, la gastronomía, las experiencias, los aromas y la gente de un lugar.

Puesto de granadas en la ciudad de JaffaPuesto de granadas en la ciudad de Jaffa

Pues bien, recorriendo la preciosa localidad de Jaffa (Israel), cuando el cuerpo pide saciar la sed, descubro uno de esos puestos repletos de granadas, donde las exprimen al instante para deleite de quien las pide.

No escondo mi predilección por esta fruta y por esa forma de tomarla. Si, además, tienes como fondo de esta escena las azules aguas del Mediterráneo y la milenaria historia de esta ciudad, uno se siente privilegiado.

No son pocas las veces que cosas simples erigen imborrables recuerdos. En este caso, en Jaffa (Israel).

Mértola

La historia de Mértola, en el Alentejo portugués, y su lamprea

En el Alentejo portugués está Mértola, un sitio estratégico en la orilla del Guadiana que, aparte de mucha historia, posee un manjar muy exquisito: la lamprea.

Joaquín del Palacio18/03/2015

En Mértola, en Alentejo (Portugal), se puede conocer la larga historia de un puerto fluvial. Ya los fenicios anclaban sus naves allí y las cargaban de buenos alimentos y minerales de mucho valor. Además podemos disfrutar de uno de sus productos gastronómicos estrella, la lamprea. Tomada con vino y pan del lugar puede ser un plato exquisito.

Un pez diferente

Lampreas en la Sala Maremagnum del Aquarium Finisterrae (Casa de los Peces), en La Coruña. (Fuente: Wikipedia)Lampreas en la Sala Maremagnum del Aquarium Finisterrae (Casa de los Peces), en La Coruña. (Fuente: Wikipedia)

La lamprea es un pez muy antiguo y raro. No tiene escamas ni aletas, tiene una boca en forma de ventosa y no tiene espinas. Su carne es muy sabrosa y de sabor intenso, pero así como muchos la consideran una joya gastronómica otros no quieren ni verla. La lamprea vuelve en los primeros tres meses del año a desovar al río en el que nació y es entonces cuando se pesca. El río Guadiana también es remontado por este auténtico superviviente de los tiempos pues sus orígenes están antes que los famosos dinosaurios del Cretácico, hace unos 400 millones de años.

El pasado, el protagonista

Vista de MértolaVista de Mértola

Mértola está en un lugar elevado, en la unión de dos ríos que hacen de foso natural: el Guadiana, navegable hasta el océano, y su afluente la Ribeira de Oeiras. Es un sitio estratégico que ya estuvo ocupado en la Edad del Hierro y también ha sido un bastión fundamental para romanos y árabes, por eso quedan numerosos restos de estas épocas: restos de un criptopórtico y un baptisterio romano junto a la ciudad musulmana en la parte alta de la ciudad. Está muy cerca de la Iglesia Matriz, en la que se aprecia perfectamente que fue una mezquita simplemente con mirar la estructura del edificio, sus naves y columnas o el mihrab existente orientado a La Meca.

También hay un museo Romano en el sótano de la sede del ayuntamiento; allí apareció una casa romana y multitud de restos del pasado, porque es una ciudad muy antigua. En una basílica paleocristiana del S.VI en las afueras está el museo Paleocristiano. Intramuros, en la iglesia de la Misericordia, está el museo de Mértola y también es una visita imprescindible el museo Islámico, repleto de piezas de gran valor, pero hay más museos, por eso es llamada Villa Museo.

Un río singular

MértolaMértola

El tramo del Guadiana (70 Km) que remontan las lampreas hasta llegar a Mértola, en el Alentejo, es el mismo que navegaban los fenicios y romanos para llegar al puerto fluvial de Myrtilis, su nombre romano, para cargar sus naves con el vino y el aceite de los campos de Beja y los minerales (plata, oro y cobre) que extraían de las minas de Aljustrel y Sâo Domingos. Estos productos llegaban por vías terrestres hasta el puerto y allí se embarcaban.

Aguas arriba de este puerto el río ya no es navegable pues el Pulo do Lobo, un salto de unos 15 m de altura, hace inviable continuar avanzando por el cauce. El Guadiana es uno de los ríos más singulares de Europa pues su nacimiento en la unión entre el Záncara y el Cigüela es curioso, además en ese curso alto están los Ojos del Guadiana y Las Tablas de Daimiel. Pero no quedan ahí sus anécdotas, en Alqueva se embalsa y el resultado es el embalse más grande de Europa Occidental creando un ‘mar interior’ que produce una línea de costa de 1.160 Km más que toda la costa portuguesa continental. La singularidad de estas aguas fluviales también llega a su fauna, ¡las aguas del Guadiana albergan lampreas!

Lamprea con arroz y vino alentejano

Lamprea al vinoLamprea al vino

El restaurante O Brasileiro en Mértola la prepara con vino, su propia sangre y vinagre, de guarnición le añaden arroz blanco y consiguen un plato exquisito, tomado con el pan local y el vino alentejano Herdade da Bombeira el maridaje es perfecto. Se llega cruzando el puente sobre el gran río, allí el municipio queda a la izquierda y el restaurante está a la derecha en lo alto, desde la misma mesa se divisa el río y casi las redes que sirven para pescar el manjar. Es un momento gastronómico inolvidable.

Dormir en un antiguo palacio

El lugar más atractivo para alojarse en la zona es el hotel Sâo Domingos. Está ubicado en el antiguo palacio que perteneció a los dueños de la explotación minera y era la sede administrativa de la mina. Fue conocido como el Palacio Mason, por el nombre del director e ingeniero de la explotación entre 1858-1873, y tras varios cambios en su estructura quedó abandonado en 1966 y en 2006 se inauguró el hotel actual. Tiene encanto y está en una zona ideal para el verano, pues junto a él hay un embalse que es apto para el baño y los deportes náuticos.

No te puedes perder:

  • Una vuelta en barco por el río que surcaron los romanos y fenicios y, aguas arriba, visitar Pulo do Lobo, la curiosa cascada del Guadiana.
  • Tomar lamprea con arroz con el buen pan y vino alentejanos.
  • Recorrer Mértola visitando sus museos.
  • Visitar Minas de Sâo Domingos, a solamente 15 Km.

Galería fotográfica:

La Sidrería Petritegui ofrece un menú cerrado servido en bancos corridos con toda la sidra natura que se desee

Viaje por el Territorio de la Sidra en Guipúzcoa

A tan sólo 3 kilómetros de San Sebastián está el Territorio de la Sidra. La temporada para tomarla directamente de las barricas, el 'txotx', va de Enero a Abril y se disfruta en las sidrerías con un menú rico y contundente.

Joaquín del Palacio20/02/2015

En Guipúzcoa hay un territorio bastante desconocido por los forasteros y que está muy cerca de San Sebastián. Solamente a 3 kilómetros se encuentra Astigarraga, uno de los principales municipios del Territorio de la SidraAquí la sidra no es simplemente una bebida, sino que además es la protagonista de una fiesta que se celebra en las sidrerías desde Enero a Abril, con un menú de bacalao y chuletón en torno al rito del txotx.

Siglos de sidra

Ambiente en la sidreríaAmbiente en la sidrería

Es posible que el origen de la sidra en el País Vasco sea anterior a la llegada de los romanos, pero lo que sí es seguro es que a partir del siglo XIII su producción ya estaba legislada. Después, en el siglo XV, los barcos de pesca que iban hasta Terranova llevaban toneles de sidra para alimentar y, gracias a su vitamina C, prevenir contra el escorbuto a sus marineros. Aceite, pan ácido y dos litros de sidra formaban la ración diaria de estos lobos de mar, que estaban hasta nueve meses a bordo de aquellas cáscaras de nuez, surcando las aguas atlánticas en busca de ballenas o bacalao.

A partir del  siglo XVII decae su consumo debido a la introducción del cultivo del maíz. El número de manzanos disminuye y, además, en esta época aumenta el consumo de vino. A pesar de todo esto, la sidra seguía siendo una bebida muy importante y consumida entre los vascos a nivel familiar. Así se mantuvo hasta que, a mediados del siglo pasado, pasó por una crisis que casi la hizo desaparecer en los años 60. Sin embargo, las sociedades gastronómicas siguieron apostando por ella, mantuvieron su consumo y por eso se continuó produciendo. Los integrantes de los txokos, las sociedades gastronómicas, iban a las sidrerías, las probaban y elegían la kupela (barrica) que más les gustaba para llevarse las botellas.

Sidrerías

ManzanasManzanas

Las manzanas ideales para hacer sidra son las que están plantadas en la costa atlántica, por las características del clima. Se utilizan tres tipos de manzanas: las dulces, que aportan el azúcar necesario para la fermentación y el grado alcohólico; las ácidas, que le dan el punto ácido; y las manzanas amargas, que son las que más taninos tienen. También existe otro tipo que es muy codiciado, pero escasea, que son las ácido-amargas, éstas tienen en sí mismas las características necesarias para elaborar una buena sidra.

El manzano se varea, se recogen del suelo y se llevan al lagar (tolare). Allí se lavan y se machacan para conseguir el mosto, que fermentará dos veces como en el caso del vino. La primera es la fermentación alcohólica, que le dará unos 6 grados y después la fermentación maloláctica, para conseguir finalmente la sidra, que se conservará en las kupelas hasta que sean embotelladas. Estas upelas o kupelas, hechas de madera de castaño, llegan a tener hasta 20.000 litros y a media altura tienen un pequeño agujero, el txotx por el que se cata. La presión con la que sale sirve para escanciarla.

El manzanoEl manzano

El Territorio de la Sidra es relativamente pequeño y está muy cerca de San Sebastián. A 3 km. de Donosti está Astigarraga, la capital de la sidra, allí hay 18 sidrerías. También está el Museo de la Sidra Vasca y una ruta para conocerla más a fondo. En el museo se conoce el manzano, los aperos necesarios para las labores del campo y el proceso de la sidra así como su historia; también se puede probar haciendo una cata. Éste pequeño municipio de 4.500 habitantes recibe a cientos de miles de personas que, desde Enero a finales de Abril, acuden a las sidrerías a tomarla.

El miércoles antes de san Sebastián, el 20 de Enero, se hace la apertura oficial del txotx, ese pequeño agujero por el que se escancia y toma la sidra. Dos días después, el viernes, se abren las sidrerías al público para disfrutarla con el menú. Este rito durará hasta finales de Abril, cuando el tiempo más cálido haga que toda la sidra deba ser embotellada para que no se estropee.

‘Txotx’, el rito de la sidra

Sagar Dantza o Danza de la ManzanaSagar Dantza o Danza de la Manzana

Este año es la 22ª edición y la apertura se ha celebrado en la sidrería Bereziartua de Astigarraga al grito de «Gure sagardo berria» (Nuestra nueva sidra). La apertura se festeja con danzas (sagar dantza y soka dantza) de los danzarines (sagardogiles) y la llamada con el sonido de la percusión cuyo origen procede del machacado de la manzana (txalapartaris). Otra tradición muy curiosa con la que se celebra esta apertura es la de los bertsolaris, que recitan versos sobre el mundo de la sidra a modo de duelo improvisado. Este duelo se produce después de la plantación de un manzano, un símbolo de la renovación de la naturaleza y un homenaje al origen de la manzana.

El txotxEl txotx

En estas sidrerías la tradición dice que se debe estar de pie. Se come y se bebe de pie, y así se puede uno acercar a la kupela con más facilidad para acceder al txotx. Es una costumbre muy divertida y se comparte mejor. Sin embargo, aunque hoy en día quedan algunas sidrerías en las que se está de pie, como Zelaia, en muchas otras se come sentados en mesas largas con bancos corridos.

La experiencia es sensacional: se come muy bien, en cantidad y en calidad, y cuando apetece un trago se toma el vaso y se acerca al txotx… Se hace una pequeña cola y se pone el vaso en el trayecto del chorro que cae, da en el canto del vaso y ahí se bate para que salga el carbónico. Luego, de un trago, se vacía. Aunque parezca mentira, el ambiente pide estar de pie para que sea más fácil acceder al txotx.

Chuletón a la brasaChuletón a la brasa
Guiso de bacalaoGuiso de bacalao

Las sidrerías ofrecen un menú que cuesta en torno a los 30 euros y consta de tortilla de bacalao, bacalao guisado y chuletón, de postre dan queso Idiazábal con membrillo y nueces. La bebida está claro que es la sidra, y cada uno va con su vaso al txotx. La calidad de los platos es excelente en cualquier sidrería y la cantidad inagotable, al igual que la sidra, en barra libre también. Cada local tiene una diferente y, aunque el sabor de cada una va en gustos, algunas son más ácidas, más astringentes o más dulces que otras.

No te puedes perder

  • Visitar el Museo de la Sidra Vasca (Sagardoetxea) en Astigarraga. Además, allí se cata la sidra y se conoce más a fondo haciendo la ruta de Santiagomendi.
  • Probar el menú de las sidrerías disfrutando del txotx: es una experiencia inolvidable.
  • San Sebastián está a solamente 3 kilómetros y es una visita imprescindible. Es una ciudad preciosa, llena de encanto y uno de los mejores destinos gastronómicos del mundo.
  • Visitar la sidrería Petritegi para conocer la producción en una gran sidrería. Ofrecen diferentes actividades complementarias.
  • Comer en el restaurante Roxario. Es una cocina tradicional, hecha con cariño y de una calidad excelente.
Restaurante Al Ain

5 destinos «gast-románticos» para san Valentín

Este año San Valentín cae en Sábado y hay que aprovecharlo. Existen muchos destinos para una escapada romántica con tu pareja en pleno invierno, gozando de una buena gastronomía. Aquí tenéis cinco opciones.

Joaquín del Palacio10/02/2015

Vino y SPA junto al río Duero

El gran jacuzzi con vistas del Hotel Bodega Arzuaga resulta más que tentadorEl gran jacuzzi con vistas del Hotel Bodega Arzuaga resulta más que tentador

El Hotel&SPA Arzuaga, en Quintanilla de Onésimo, Valladolid, es el lugar ideal para disfrutar de un fin de semana romántico en plena Ribera del Duero. El hotel, de 5 estrellas, es una maravilla con todo tipo de comodidades entre las que destaca el SPA, en el que se goza de los placeres de los masajes y los baños. En su finca La Planta, que es reserva de ciervos y jabalíes y que tiene una encina milenaria preciosa, se vive la naturaleza en estado puro y los viñedos. También se visita su bodega y se catan sus vinos.

Ofrecen varios paquetes para celebrarlo, desde únicamente la cena del sábado hasta pasar el fin de semana completo, en el que se incluyen las visitas, el mini-bar gratuito la primera noche, el tratamiento Envoltura Venus en pareja y la cena de gala, entre otros placeres. Precios desde 55 €.

Observando atardeceres únicos

Espectaculares vistas de la capital portuguesa desde el sky bar del Hotel Tivoli LisboaEspectaculares vistas de la capital portuguesa desde el sky bar del Hotel Tivoli Lisboa

Una de las ciudades más románticas y en las que la gastronomía es muy rica es Lisboa. Acércate con tu pareja a la capital imperial atlántica y alójate en uno de sus mejores y más exclusivos hoteles, el hotel Tivoli Lisboa de 5 estrellas, en el centro de la ciudad. Las vistas desde su restaurante Terraço y la calidad de sus platos es una manera perfecta para pasarlo bien en esta fiesta. Además la cercanía al océano Atlántico permitirá observar la luz y el color de atardeceres inolvidables.

Tivoli Hotels & Resorts ofrece durante el mes de febrero programas exclusivos para que sea una escapada muy especial para dos. Un fin de semana romántico y gastronómico inolvidable. El programa incluye: 2 Noches en habitación doble, con desayuno en la habitación o en el restaurante del hotel, cena romántica en el restaurante y baño aromático, desde 424 €.

Entre pinares, junto a la chimenea

Desde las habitaciones de Casa Rómulo podemos contemplar el pico de UrbiónDesde las habitaciones de Casa Rómulo podemos contemplar el pico de Urbión

Una de mejores formas de disfrutar de San Valentín es junto al fuego, en una chimenea, escuchando buena música y con tu pareja. El fuego significa pasión y el mejor sitio es, en plena naturaleza, cerca de los mejores bosques que hay en España, en Duruelo de la Sierra, Soria. Y si eres amante de los deportes, el mismo fin de semana se celebra Soria Unlimited, una aventura de trineos en la nieve de máximo nivel. Además la gastronomía soriana con un buen producto, sobre todo, carnes y setas, y una cocina tradicional de gran calidad garantizan unos momentos de gran placer.

Casa Rómulo está en el sitio perfecto para que en estas fechas invernales la leña quemada en la chimenea de sus bungalows sea el mejor nido de amor para compartir este fin de semana. La gastronomía tradicional con un toque original es otro de los puntos fuertes de este alojamiento, un referente de buena mesa a buen precio. La relación calidad-precio de este establecimiento es muy buena. Habitaciones desde 55€.

Paisajes y gastronomía de mar y montaña

Rincones como Begur bien merecen una visita por San ValentínRincones como Begur bien merecen una visita por San Valentín

El camino de ronda de la Costa Brava pasa por las mejores calas del Mediterráneo y está muy cerca de algunos de los pueblos más bonitos como Pals, Peratallada o Monells. Los ricos platos de pescado de roca o los arroces de Pals son una garantía para disfrutar en algunos restaurantes de Begur, como Sa Caleta o el Rostei, y además los vinos de la zona maridan a la perfección con estos alimentos. También desde el 16 de enero hasta el 22 de marzo se celebran las jornadas gastronómicas de los erizos de mar en Palafrugell, a 6 Km. de Begur. La Gaironada se puede degustar desde 1992 y su nombre viene de garoine, erizo de mar.

El hotel Cluc, que significa guiño o pequeña siesta, en Begur, Gerona, te ofrece un lugar con encanto, confortable y silencioso. El trato es otro de sus puntos fuertes. Es una gran casa del siglo XIX en la que Joan Vinyoli, poeta catalán, pasaba los veranos y del que se celebra su centenario este año. Es un alojamiento romántico con desayuno casero y con producto local que, además, ofrece descuentos para el día de los enamorados y una botella de cava para brindar por el amor viendo paisajes y tomando gastronomía de mar y montaña.

Lujo y gastronomía en África

Restaurante Al AinRestaurante Al Ain

Marruecos es un destino exótico cercano y a buen precio, ideal para una escapada romántica. La ciudad roja, Marrakech, es un lugar estratégico. Ahora es un buen momento porque en pleno invierno las temperaturas son templadas y a la vez se ven las nieves del Atlas.

El hotel Royal Palm Marrakech es elegante y cuenta entre otros encantos con campo de golf, vistas al Atlas, restaurante con un chef “estrella”, jardines con olivos centenarios y un diseño inspirado en la cultura bereber. Es el sitio perfecto para un viaje íntimo y sofisticado.

La gastronomía de Al Ain, exclusivo para cenas, cuenta con la mejor cocina tradicional y toques innovadores. La chef marroquí Meryam Diane dirige sus fogones, mezclando especias y condimentos del país para encontrar sabores únicos. La cebolla confitada combinada con la tierna y dulce carne de una lubina rellena o la unión de piel de naranja con pollo al limón son algunos de sus tentadores platos.

Cinco destinos para esquivar la Navidad

Las vacaciones de Navidad son un momento ideal para desconectar, incluso de las propias fiestas, viajando a un destino en el que no se celebren, no se pongan las luces de colores y no escuches villancicos.

Joaquín del Palacio18/12/2014

Si no te gusta el ambiente que hay en Navidad, puedes viajar a un destino en el que no se celebre o donde sea tan discreto que apenas se note. Esquívala, para ello no hace falta gastar demasiado dinero. Evita permanecer en estas fiestas aguantando el ruido de los fuegos artificiales y los petardos, las luces de colores y los villancicos sonando constantemente. Escápate de una manera diferente, será una experiencia que no olvidarás

Ciudades exóticas:

En una medina árabeEn una medina árabe

Viajar a Marruecos en navidades significa evitar todo lo referente a esta fiesta religiosa, pues es un país musulmán. Aunque allí en estas fechas hay festividades, no existe la celebración de la Navidad cristiana tal y como la conocemos, porque sus ritos religiosos no lo permiten. Así pues, es un destino cercano y, por tanto, bien de precio para evadirse del colorido y los sonidos típicos navideños que a muchos no gustan. Ciudades como Marrakech o Fez son muy atractivas y están cargadas de tradición. Perderse por las calles de sus medinas es como estar en otro mundo y, sin embargo, desde España se llega en dos horas de avión. También es fácil encontrar viajes en agencias desde poco más de 300 euros para una semana.

En el océano:

En velero por los mares del surEn velero por los mares del sur

Embarcarte por el océano, sentir las olas y olvidarte de lo terrenal es todo uno. En un barco la percepción es diferente a la que se puede sentir en tierra firme: el viento, el ritmo del mar y la aventura de navegar son sensaciones que nos harán desconectar de cualquier ambiente navideño. En Aproache.com podemos embarcarnos por destinos exóticos como Bahamas, Maldivas o Tailandia. El clima tropical de estos destinos, junto con los paisajes exóticos y playeros nos hará pensar que estamos muy lejos de casa… Y realmente lo estarás. Será casi imposible sentir que en España estás en invierno, en plenas navidades, porque estando embarcado en un océano lejano se pierde la noción del tiempo.

Islas europeas remotas:

Islas AzoresIslas Azores

Uno de los destinos más remotos del planeta está en Europa, en medio de océano Atlántico. Las islas Azores están a más de 1.400 Km. (más de dos horas en avión desde Lisboa) del continente y su paisaje volcánico, cubierto de vegetación atlántica y su clima oceánico le hacen ser un destino exótico y diferente para acabar el año de un modo discreto, disfrutando además de su excelente gastronomía. La isla de San Miguel y, sobre todo, Terceira son lugares tranquilos y poco poblados. Están apartados del ruido y la luz navideña y aunque sí lo celebran, sobre todo en los grandes municipios, el ambiente es muy discreto. En este destino se pueden encontrar paquetes por un precio de unos 400 € incluyendo avión, traslados, seguro y 4 ó 6 noches de hotel con desayuno.

Perdido en la naturaleza:

Parque Natural del Alto TajoParque Natural del Alto Tajo

Uno de los lugares más deshabitados de Europa es una zona que comprende las provincias de Soria, Teruel, Guadalajara y Cuenca. Concretamente en estas dos últimas se encuentran dos paisajes naturales protegidos: el Parque Natural de la Serranía de Cuenca y el Parque Natural del Alto Tajo. Los municipios están casi deshabitados y la densidad de población está en torno a los 2 hab./Km. Es el lugar ideal para desconectar de todo lo que hacemos o vivimos habitualmente, porque incluso en muchos sitios no hay ni siquiera cobertura para los teléfonos móviles. Se pueden hacer rutas de senderismo o bicicleta, actividades de recolección de setas y no cruzarte con nadie. Es uno de los sitios ideales para esquivar las navidades. Se pueden encontrar casas rurales en la zona desde 25 € persona/noche.

En una gran metrópoli:

Decoración árabeDecoración árabe

Una de las ciudades más impresionantes del planeta es Estambul, una capital situada entre dos continentes en la que la Navidad pasa de puntillas. Grandes monumentos como el Palacio Topkapi, la mezquita Azul o la de Santa Sofía son visitas indispensables que no nos recordarán para nada las fiestas de estas fechas. La gastronomía turca es buena y diferente, tiene una buena relación calidad-precio y es muy diversa. Merece la pena, si se viaja con todo contratado, dejarse libres al menos las comidas para descubrir manjares de otra cultura que están muy ricos. Los viajes son económicos si se coge el paquete completo de viaje, traslados y hotel porque es un destino muy visitado y las agencias tienen precios muy ajustados como viajes de 4 noches por menos de 400 euros.