falsos mitos sobre la cerveza

8 falsos mitos sobre la cerveza

¿Quieres estar bien informado sobre las verdades y mentiras que se cuentan sobre la cerveza?

Con Mucha Gula18/01/2021

En el maravilloso mundo de la cerveza es fácil encontrarse ciertas afirmaciones que, aunque extendidas en el imaginario colectivo, son rotundamente falsas. Mitos que van pasando de boca en boca hasta parecer reales. Muchas de estas falsas creencias nos dan una imagen distorsionada de la realidad y hacen que en muchas ocasiones podamos cometer errores a la hora de degustarlas. Una buena información y buscar siempre fuentes fiables es fundamental para estar correctamente informado.

Hoy queremos ayudaros a aclarar una serie de afirmaciones muy extendidas y que no son correctas para que los amantes de la cerveza podáis disfrutar de vuestra bebida favorita de la mejor forma posible.

La diferencia de calorías entre las una cerveza con alcohol y una sin alcohol es de apenas 50 caloríasLa diferencia de calorías entre las una cerveza con alcohol y una sin alcohol es de apenas 50 calorías

1- La cerveza sin alcohol no tiene calorías

La diferencia de calorías entre las una cerveza con alcohol y una sin alcohol es de apenas 50 calorías, por lo tanto no es una cifra considerable para esta afirmación. Es más, existen estudios que afirman que tomar cerveza con moderación, sea cual sea su graduación alcohólica no engorda.

2- Las cervezas oscuras son más fuertes que las cervezas doradas

Se tiende a creer que cuanto más oscura es una cerveza, más fuerte es y más alcohol tendrá. El color de una cerveza variará en función de las maltas que se utilicen en su fabricación pero eso no tiene nada que ver con la graduación alcohólica. Un claro ejemplo de lo que decimos es la cerveza Guinnes, de color negro, que contiene 4,2º de alcohol mientras muchas cervezas doradas pueden incluso superar los 8º.

3- Las cervezas de lata son peores

En absoluto. Mucha gente piensa que las cervezas de botella de vidrio son de mejor calidad que las de lata, aludiendo a un supuesto sabor a metal,  pero es algo que no es cierto. Las latas que se fabrican en la actualidad llevan un revestimiento plástico por lo tanto el líquido no entra en contacto con el metal y su sabor es el mismo que si estuviesen en un recipiente de vidrio.

Las latas que se fabrican en la actualidad llevan un revestimiento plástico por lo tanto el líquido no entra en contacto con el metal Las latas que se fabrican en la actualidad llevan un revestimiento plástico por lo tanto el líquido no entra en contacto con el metal

4- Las buenas cervezas se venden en botellas verdes o transparentes

Las botellas verdes que abundan en muchas cervezas son fruto de la escasez de botellas marrones que se produjo tras la segunda guerra mundial. El impacto de la luz del sol sobre la cerveza puede dañar sus propiedades organolépticas, por ello las botellas originales de las cervezas eran marrones o de color ámbar, ya que eran las que mejor protegían el contenido de las mismas. Esto no significa que las botellas verdes sean malas para la cerveza, ya que la tecnología actual elabora vidrios que protegen su contenido independientemente del color de la botella.

5- En Inglaterra se bebe la cerveza caliente

No es cierto, aunque existen matices en esta afirmación. Las cervezas más comunes en Reino Unido son las Tipo Ale, cervezas de alta fermentación cuyos matices se aprecian mejor a una temperatura más alta. Este tipo de cerveza se recomienda servir a partir de los 7 grados.

6- La cerveza hay que tomarla fría

Siguiendo el punto en el que hablábamos de la temperatura de las cervezas en Inglaterra, existe una creencia general sobre la temperatura de la cerveza. Parece que hay que servirla prácticamente congelada. Esto no es correcto. Un frío excesivo tapará los matices de muchas cervezas por lo tanto la temperatura correcta debe rondar entre los 5 y 6º C.

Existe una variedad tan grande de cervezas, con diferentes matices y sabores, que son perfectamente válidas para un maridajeExiste una variedad tan grande de cervezas, con diferentes matices y sabores, que son perfectamente válidas para un maridaje

7- La cerveza no sirve para maridajes con comida

Otra afirmación que hace mucho daño a los grandes amantes de la cerveza es la que señala que no son aptas para maridajes, algo totalmente falso. Existe una variedad tan grande de cervezas, con diferentes matices y sabores, que son perfectamente válidas para un maridaje, incluso si hablamos de alta cocina. Es más, muchos grandes restaurantes utilizan cervezas para potenciar el sabor de sus elaboraciones al igual que hacen con el vino.

8- Las cervezas americanas son de mala calidad

Otra de las grandes mentiras que podréis escuchar sobre las cervezas es que solo se hacen buenas cervezas en Alemania o Bélgica y que en lugares como EEUU no se elaboran cervezas de calidad. Falso. En Estados Unidos existen miles de pequeñas fábricas que elaboran cervezas artesanas de muchísima calidad.

Falsas creencias sobre la cerveza

¿Es necesario tomar la cerveza bien fría? ¿Viene bien servirla en jarras congeladas? ¿la cerveza en lata es peor? o ¿puedo beber directamente de la botella? son algunas de las preguntas que te contestamos hoy.

Manuel Lavado Campuzano10/11/2020

Cuando organizamos catas para gente que se inicia en el mundo de la cerveza, el objetivo es que los asistentes, además de disfrutar y pasar un rato agradable, aprendan algo sobre esta bebida, y salgan con curiosidad por seguir explorando estilos, ingredientes, sabores, aromas… En pocas palabras, que empiecen a ver la cerveza como algo más que una simple bebida refrescante y ligeramente alcohólica.

Pero como efecto colateral, aparte de enseñar también aprendemos; el tener la oportunidad de hablar con no expertos nos da una visión de las falsas creencias más extendidas sobre la manera en que se debe consumir una cerveza. Hoy dedicamos este artículo a intentar desterrar mitos.

La cerveza bien fría

No necesariamente. Existen, como ya hemos comentado en muchas ocasiones, infinidad de estilos de cerveza, y cada uno de estos estilos tiene su temperatura recomendada de servicio. Podemos disfrutar de una Pilsen checa servida a 5º C o de una Barley Wine británica a 12º C. El frío excesivo tapa los sabores y aromas haciendo que todo sepa más o menos igual, y nos priva de poder apreciar todos los matices de una buena cerveza. ¿Qué necesidad hay de tomar la cerveza rozando el punto de congelación? Haz la prueba con tu cerveza favorita y verás que te resulta más agradable a 5 o 6º C, que a 2.

Cada estilo de cerveza tiene su temperatura adecuadaCada estilo de cerveza tiene su temperatura adecuada

El vaso o jarra congelados

Rotundamente no. Aparte de todo lo que hemos señalado en el párrafo anterior, la escarcha pegada a las paredes del vaso nos va a impedir apreciar el color de la cerveza, qué maltas se han utilizado, si es una cerveza filtrada o no. Si los maestros y maestras cerveceros se esfuerzan en dar a sus cervezas un bonito aspecto, respetemos su trabajo. Además, el contacto con el hielo va a aguar la cerveza empeorando su sabor. Y por si todo esto fuera poco, el guardar los vasos en un congelador junto a otros alimentos puede hacer que se impregnen de aromas extraños y no deseados.

El contacto con el hielo de una jarra congelada  va a aguar la cerveza empeorando su saborEl contacto con el hielo de una jarra congelada va a aguar la cerveza empeorando su sabor

Pido una pequeña para que no se caliente

No. Pide la cerveza en cantidades pequeñas si quieres beber poco. Si te vas a tomar 3 o 4 cañas, mejor pide una jarra grande o una pinta. Además de que normalmente te saldrá más económico, no tiene  nada de malo que la cerveza aumente ligeramente de temperatura mientras te la bebes. Según se vaya calentando, podrás ir apreciando diferentes matices de sabor y aroma, y la experiencia resultará mucho más satisfactoria.

Si te vas a tomar 3 o 4 cañas, mejor pide una jarra grande o una pintaSi te vas a tomar 3 o 4 cañas, mejor pide una jarra grande o una pinta

Beber directamente de la botella

No lo recomendamos. Vale, si estás en la verbena de tu pueblo o en una barbacoa en el jardín de un amigo, puede ser la opción más cómoda, lo aceptamos. Pero la botella no te va a dejar ver la cerveza, el tener la nariz fuera del recipiente tampoco te va a permitir apreciar los aromas de las maltas y lúpulos. Si pides una botella de vino en un bar o restaurante, ¿te la bebes “a morro”? Pedimos el mismo respeto para la cerveza.

No recomendamos beber directamente de la botellaNo recomendamos beber directamente de la botella

La cerveza en lata es peor

Para nada. Es un prejuicio bastante extendido entre los profanos. Oímos cosas como que sabe a metal. Esto es totalmente falso: las latas que se utilizan hoy en día llevan un revestimiento plástico, por lo que la cerveza no tiene contacto alguno con el metal. Si no me crees, haz una cata a ciegas con la misma cerveza en lata y en botella, y si es una cerveza industrial pasteurizada, seguramente no notes ninguna diferencia. En cervezas artesanas sin pasteurizar, especialmente las muy lupuladas como las de estilo IPA, notarás incluso que la versión en lata conserva mucho mejor los aromas frescos y afrutados del lúpulo. Se sabe desde hace tiempo que la exposición prolongada a la luz oxida los componentes del lúpulo, produciendo lo que los expertos llaman olor a mofeta. En este sentido, la lata protege la cerveza mucho mejor que las botellas (que deberían ser siempre de vidrio oscuro).

Existe un falso prejuicio hacia las latasExiste un falso prejuicio hacia las latas

La marca “x” es néctar de dioses, la marca “y” es pis de gato

Normalmente esto son prejuicios totalmente infundados. Se suelen hacer comparaciones entre la cerveza industrial más consumida en tu ciudad, pueblo o región, con cervezas de calidad y precio similar procedentes de otras zonas. Curiosamente la mejor es siempre la tuya, e incluso hay personas que se lo toman como algo personal, como ser de un equipo de fútbol o de un partido político, adoptando una especie de “nacionalismo cervecero”. La realidad es que las lager industriales que se consumen masivamente en casi todo el mundo, son cervezas bastante estandarizadas y sin demasiados matices, con procesos de fabricación muy similares. Si estás dispuesto a que se te caiga algún mito, organiza una cata a ciegas de cervezas industriales. Posiblemente descubras que lo que odiabas no era tan diferente de lo que amabas.

Celebra tu particular Oktoberfest 2020

La gran fiesta de la cerveza tendrá que esperar al año que viene, pero os proponemos no dejar pasar el día y dedicarle un pequeño homenaje.

Manuel Lavado Campuzano19/09/2020

Hace ya un año os contábamos la historia de la Oktoberfest. En este 2020 estaba prevista su celebración entre el 19 de septiembre y el 4 de octubre. Sin embargo ya conocéis la situación de alerta sanitaria que estamos viviendo en todo el mundo, por lo que ha tenido que ser cancelada. No son buenos tiempos para las ferias de cerveza y menos para organizar eventos multitudinarios.

Pero no por ello tenemos que dejar de celebrar nuestra pequeña Oktoberfest particular, por supuesto con las medidas de seguridad adecuadas. Es muy posible que en tu ciudad alguna pequeña cervecería o tienda especializada traiga algunas cervezas especiales de Oktoberfest en estas fechas, solo tienes que hacer una busqueda rápida en la red. Si no es el caso, puedes comprarlas a distancia en alguna de las muchas tiendas online existentes. Además de no perderte la gran fiesta de la cerveza, estarás ayudando al pequeño comercio, que bastante mal lo está pasando con esta situación totalmente inesperada.

Aunque cualquier cerveza sea buena para celebrar, queremos recomendar los estilos propios de esta época: Festbier y Märzen.

  • Las Festbier son cervezas de color dorado, con un intenso aroma a cereal, ligeras pero con algo más de cuerpo que las Pils que se consumen habitualmente en Alemania, elaboradas especialmente para la temporada de ferias de otoño. Su amargor es muy suave.
  • Las Märzen se elaboran con maltas algo más tostadas siendo de un color rojo cobre. Algo más fuertes en cuerpo y grado alcohólico que las Festbier, su sabor es dulce y apenas presentan amargor.

Desde aquí queremos ser optimistas y os decimos O zapft is!, la tradicional frase en dialecto bávaro con la que el alcalde de Munich abre la fiesta después de romper un barril de madera con un mazo, y que podríamos traducir como “¡Ya está abierto!”. Disfrutad de una buena cerveza. Prost!

Manuel Lavado Campuzano, fundador de Cerevisia y secretario de AMTEC