Las croquetas caseras perfectas: lo que debes saber para que te queden de 10

De pollo, de jamón, de restos de cocido, de queso… las posibilidades son muchas para estos pequeños y deliciosos bocados.

Redacción03/10/2020

Las croquetas, ese pequeño bocado que debería ser patrimonio de la humanidad y que nos transporta directamente a algún ser querido (ya sea madre, abuela o similar) que las cocinaba como nadie.

Hacer croquetas no es una tarea sencilla, primero por el tiempo que se necesita para elaborarlas (hay que hacer el relleno, la masa, dejarlo todo reposar, formar la croqueta, freír,… mínimo de 12 a 14 horas de preparación no te las quita nadie) y sobre todo porque el “punto” mágico que diferencia una roqueta exquisita de un mazacote seco e insípido no es sencillo de encontrar.

Croquetas de JamónCroquetas de Jamón

Hoy queremos aventurarnos a darte consejos para que tus croquetas sean ese bocado delicioso que puede llegar a ser.

La base

Sin una buena base, olvídate del resto de pasos. Debes conseguir una bechamel que quite el sentido, que sea fina, ni muy líquida ni demasiado espesa. Si tienes una Thermomix o algún robot similar estás salvado, si no ojo a esta fórmula: 50-50-400 (50 gr de harina, 50gr de mantequilla y 400ml de leche) y a remover sin parar.

El relleno

Aunque parece mentira muchas ocasiones el relleno de la croqueta pasa a un segundo plano y se tiende a creer que todo vale. Tu imaginación será quien ponga el límite ya que las posibilidades son infinitas: las clásicas de jamón serrano (ibérico por favor), de una mezcla de tus quesos favoritas (espectaculares con un cabrales por ejemplo), de pollo (puedes añadirle curry y darle un toque exótico), con los restos de determinadas comidas (cocido, guisos, pollo asado,etc…) de carne mechada y un largo etcétera.

¿Croquetitas o croquetones?

Cuando llegues al momento de darle forma a tu croqueta, es muy posible que estés deseando que todo acabe y puedas hincarle el diente a la primera pero paciencia, si has llegado hasta aquí es importante que no te pueda la ansiedad y empieces a preparar croquetas como pelotas de golf. El tamaño y la forma son muy importantes tanto en un aspecto puramente visual como a la hora de freírlas y que queden todas homogéneas. Que sean pequeñas y con forma de croqueta. Puedes utilizar una manga pastelera y te será mucho más sencillo.

El tamaño de la croqueta si importa.El tamaño de la croqueta si importa.

El tiempo

Siguiendo con las prisas, estas son malas compañeras de nuestras queridas croquetas. Dale tiempo suficiente a la masa para que se asiente y compacte, de otra forma no te saldrán bien. El tiempo mínimo que deben estar reposando es de 12 horas.

La cobertura

Con caso total seguridad en algún momento habrás probado una de esas croquetas con un rebozado de varios centímetros. Este es sin duda uno de los grandes errores y fallos más comunes en las croquetas. Consigue un rebozado fino y sutil y triunfarás.

El aceite

Afortunadamente vivimos en un país con una enorme amalgama de aceites de mucha calidad. El ideal para freír croquetas es un aceite de oliva virgen extra suave.

Las croquetas de Casa MarcialLas croquetas de Casa Marcial

La temperatura

Aquí viene uno de los puntos que más cuesta encontrar y que es fundamental para obtener unas buenas croquetas: La temperatura perfecta para el aceite es de 180º.

En la sartén

No cometas el error de querer freír todas las croquetas de golpe. Ve repartiéndolas por tandas para que tengan suficiente espacio entre ellas.

Fuente: Oído Cocina Gourmet