Cervezas Pilsen

Cervezas Pilsen: calidad y sencillez

Posiblemente el estilo de cerveza más conocido por el público no experto sea el estilo Pilsen. Las cervezas más baratas del supermercado o las cañas de toda la vida se inspiran algo en este estilo, aunque no sean exactamente Pilsen.

Manuel Lavado Campuzano16/02/2021

¿Qué es entonces una Pilsen? El nombre procede de la ciudad del mismo nombre en la República Checa donde se elaboró por primera vez este estilo. Originalmente se trataba de una cerveza hecha con un 100 % de  maltas de cebada pálidas procedentes de la región de Moravia y con  un solo tipo de lúpulo: el Saaz (Zatec en checo). La fermentación es de tipo Lager, también conocida como baja fermentación o fermentación en frío. El agua utilizada es muy blanda (poco mineralizada).

La utilización de solo maltas pálidas o base le da un color entre amarillo y dorado. Tanto la fermentación en frío como el tipo de agua hacen que su aspecto sea limpio y transparente, y más especialmente en las versiones más industriales, filtradas y pasteurizadas. En cuanto al equilibrio entre el dulzor del cereal y el amargor del lúpulo son cervezas muy equilibradas donde se pueden apreciar todos los matices por igual. Se puede decir que tienen una entrada dulce y un final amargo.

La utilización de solo maltas pálidas o base le da a las cervezas Pilsen un color entre amarillo y doradoLa utilización de solo maltas pálidas o base le da a las cervezas Pilsen un color entre amarillo y dorado

Un poco de historia

En el siglo XIX, un grupo de ciudadanos de Pilsen descontentos con la calidad de las cervezas que se elaboraban en dicha localidad, decidieron fundar su propia fábrica. Contrataron al maestro cervecero bávaro Josef Groll, experto en baja fermentación a quien se considera el inventor de la Pilsen. Así en 1842 nacía la todavía hoy popular Pilsner Urquell, primera cerveza de este estilo.

El estilo refrescante y ligero de esta cerveza se hizo muy popular y así se comenzaron a elaborar otras versiones en Alemania conocidas hoy en día como German Pils o Pils alemanas. Estas se elaboran, sobre todo en el norte de Alemania, con aguas más ricas en sulfatos, suelen presentar un cuerpo más ligero que sus primas checas y también un amargor más acusado.

Con la industrialización de la cerveza, se comenzaron a elaborar variantes del estilo Pilsen. Con el objetivo de abaratar costes se sustituyó parte de la malta (hasta un 50 %) por maíz o arroz sin maltear y se redujo el uso del lúpulo.

Las cervezas Pilsen son refrescantes y ligerasLas cervezas Pilsen son refrescantes y ligeras

Para aprender más: una cata comparada

¿Cómo distingo el producto bueno del “no tan bueno”? Para la mayoría de las personas, una cerveza es una bebida para tomar bien fría sin prestar demasiada atención a sus sabores y aromas. Os queremos proponer una cata comparada entre cervezas industriales del super y auténticas Pilsen checas, alemanas o artesanas. Hazte con unas cuantas y si no sabes cómo preparar una cata, puedes leer nuestro artículo: “Cómo catar una cerveza”.

Aunque al servirlas parezcan muy similares, huélelas. En una Pilsen de verdad notarás un aroma a pan intenso, y si es de estilo checo incluso notas de miel, en la cerveza más “de batalla” notarás un aroma dulzón como a palomitas de maíz o mantequilla. Además en la auténtica pilsen se puede llegar a notar un olor a hierba verde característico de los lúpulos nobles europeos que se utilizan, este olor estará totalmente ausente en la versión más barata.

Al probarlas notarás sabores dulces y amargos bastante intensos en unas y un sabor refrescante pero sin tantos matices en otras.

Aparte de que esta cata puede resultar divertida, no supone un gran gasto económico (incluso una Pilsen artesanal es más barata que una IPA o Stout), y te servirá para “tirarte el pisto” con tus amigos/as la próxima vez que salgas de cervezas (cuando nos deje el maldito virus).

En una auténtica cerveza Pilsen  notarás un aroma a pan intenso, y si es de estilo checo incluso notas de miel, En una auténtica cerveza Pilsen notarás un aroma a pan intenso, y si es de estilo checo incluso notas de miel,

Recomendaciones

Aunque puede ser un estilo algo infravalorado por las grandes frikis de la cerveza artesana, lo cierto es que una Pilsen bien elaborada es una cerveza agradable e interesante de beber, que además nos permite relajar las papilas gustativas cuando estamos saturados de “lupulazos y negruras”. Su ligereza y su grado alcohólico la hacen ideal para beber a litros, aunque nosotros aconsejemos siempre el consumo moderado.

Y como recomendación diremos que cualquier Pilsen checa o alemana es un producto de calidad excelente, pero para nosotros la reina indiscutible es Pilsner Urquell. Como Pilsen artesana española os recomendamos Sanfrutos Lager.

Manuel Lavado Campuzano, fundador de Cerevisia y secretario de AMTEC