mejores restaurantes en madeira

9 restaurantes en Madeira para comer bien (y barato)

Toma nota de estos fantásticos restaurantes en Madeira si estás pasando unos días en la isla portuguesa. Calidad y buen precio garantizado.

Joaquín del Palacio29/07/2022

Portugal destaca por su buena gastronomía, sobre todo, por la buena calidad y los platos abundantes, además la relación calidad-precio es muy buena. En Madeira ocurre lo mismo con el añadido exótico de algunos productos típicos que le dan un toque de originalidad y le diferencia de otros destinos lusos. Hoy hacemos un recorrido por los mejores restaurantes en Madeira en los que se come muy bien y a buen precio.

Restaurantes en Madeira: zona Norte

Comenzamos nuestra ruta de restaurantes por la zona Norte.

Quinta Vale Vitis

Preparando una espetada de carne en Quinta Vale VitisPreparando una espetada de carne en Quinta Vale Vitis

En San Vicente, posee un lugar privilegiado, habitaciones con mucho encanto y trasmite la tranquilidad que ayuda a desconectar. Indeleble el recuerdo de una espetada en su barbacoa en el jardín junto a la piscina al atardecer. Quizás, el mejor sitio para tomarla en toda la isla. ¡Qué buena y qué sensaciones! Al caer la tarde, con esa luz más cálida, tomando un aperitivo de quesos de madeira con vino local mientras los aromas de las varas de laurel con sus trozos de carne de vaca haciéndose en las brasas… Tal experiencia, solamente se supera durmiendo allí.

El restaurante del hotel do Furao

De los mejores restaurantes en Madeira para disfrutar de unas vistas espectaculares.De los mejores restaurantes en Madeira para disfrutar de unas vistas espectaculares.

En lo alto de un acantilado de la localidad de Santana, ofrece una carta de calidad. Hacen el pan en su propio horno y disponen de cuatro variedades de vino que van desde el seco al dulce: sercial, bual, verdelho y malmsey. El servicio, digno de las cuatro estrellas del hotel que, además, resulta ideal para descansar por la buena calidad de sus habitaciones, la situación sobre el mar y sus instalaciones: dos piscinas, sauna, jacuzzi… Como anécdota, poseen una casa tradicional típica de Santana en el jardín.

Restaurantes en Madeira: zona Sur

La zona sur de Madeira nos ofrece una gran variedad de propuestas gastronómicas. Esta es nuestra selección:

Socalco Nature Hotel  

Socalco Nature HotelSocalco Nature Hotel

En Calheta, además de restaurante, también hotel con encanto. Ubicado sobre un acantilado y junto a su propio huerto con viñedo y frutales brinda a sus hospedados y comensales unas vistas inmejorables sobre el mar. Su creador y chef Octavio Freitas explica que era su sueño y lo ha podido llevar a cabo: La mezcla del turismo rural con una alta gastronomía y productos propios. También va al mercado y ello hace que su carta cambie según el producto del día, así comer allí implica sorprender al cliente variando constantemente los platos, eso sí, lo único que no cambia, la calidad de sus elaboraciones. Recomendable, dejarse guiar por ellos.

Restaurante Vila do Peixe

Puerto de pescadores de Cámara de Lobos Puerto de pescadores de Cámara de Lobos

En Cámara de Lobos. Aunque está en lo alto y desde su terraza se divisa todo el pueblo arracimado, está junto al puerto también porque es pequeño. Y sus pescados corvinas, viejas, atunes, lapas… están a la vista, primero eliges y luego te lo comes. Recomendable, la churrascaría do peixe, con un buen vino blanco de la isla o una cerveza, añadiendo esa panorámica del atardecer se convierte en una experiencia que sola casi merece el viaje. Luego, allí mismo, una poncha, típico cóctel de Madeira, en el bar Number Two, en la parte antigua. Un bar genuino con un personal muy amable.

Maktub

Uno de los restaurantes en Madeira imprescindibles: MaktubUno de los restaurantes en Madeira imprescindibles: Maktub

En Paúl de Mar. Bar de copas, restaurante con música en vivo y hotel con encanto. Y todo bueno. Un ambiente caribeño de mojitos y caipiriñas en un lugar inmejorable para ver atardeceres tomando copas o, también, cenando. Su atún, por supuesto, el mejor de la isla. Crudo con chorrito de aceite, pasándole el soplete o cocinado a la plancha es un manjar. Suele tener conciertos que llenan la calle, sin salida, y la playa de público con un ambiente excelente. La anécdota: su padre dio la vuelta al mundo con velero en solitario llevando 200 l de vino de madeira.

Faja dos Padres

Faja dos PadresFaja dos Padres

Un restaurante muy peculiar hasta en su modo de llegada: en barco con su pequeño muelle o descendiendo 300 m con un teleférico cuasi vertical, sensacional. Otra experiencia propia de esta isla. Poseen cultivo ecológico de huerta, plátanos, aguacates, mangos y otras frutas tropicales e, incluso, una hectárea de viñedo de la variedad malvasía cándida. Situado entre la playa y el acantilado se nos presenta como el típico chiringuito, pero atención, hace unos platos que justifican el desplazamiento. Recomendable: platos de pescado fresco con vino local y los postres.

Restaurantes en Madeira: Capital

Para finalizar, los restaurantes en la capital de la isla que no te puedes perder.

Restaurante Kampo

Petisco de restaurante KampoPetisco de restaurante Kampo

El chef Julio Pereira es un lujo de cocina con unas elaboraciones de alto nivel. Se puede cenar en la barra viendo el trabajo de cocina, un espectáculo. El precio está a la altura de sus platos aunque la sala está demasiado saturada y resulta algo ruidosa para la calidad gastronómica del establecimiento.

El restaurante Uva

Restaurante UvaRestaurante Uva

En la última planta del hotel The Vine de cuatro estrellas, es uno de los mejores de la isla. Producto de calidad, elaboraciones excelentes, una sala con mesas de tamaño grande y asiento cómodo, ideal para estar un buen rato cenando a gusto, camareros y maitre muy profesionales. Elaboraciones al borde de la estrella sin el precio estelar. Un restaurante perfecto para una cena de las buenas.

Patio das Babosas

En la parte alta de la capital junto al teleférico, al lugar de partida del descenso en las cestas típicas y a los Jardines Tropicales de Monte Palace es un buen restaurante que también tiene alojamiento. Tiene la calidad exigida para pertenecer a la Asociación de Promoción de Madeira, como otros recomendados en este artículo. Está especializado en preparar el pez sable de formas diferentes con platos siempre copiosos y con guarniciones muy ricas. Las vistas desde su terraza son excepcionales pero, a tener en cuenta, que siempre hace más fresco que en la capital.

Productos propios

Los vegetales son muy característicos de la gastronomía madeirense. Las patatas dulces y normales saben diferente a otras cualquiera.

Gracias a un clima húmedo y templado durante todo el año la producción es de calidad y esto permite plantar desde cultivos más atlánticos como las manzanas hasta frutas tropicales como aguacates, papayas, pitangas o la curiosa fruta de la costilla de Adán, que sorprende porque en España se conoce como planta de interior y casi nadie sabe que produce una especie de piña de unos 20 a 25 cm de largo y unos 5 de ancho de color verde y con un sabor muy peculiar, una mezcla de piña y plátano.

Por cierto, los plátanos madeirenses son muy típicos y ricos.

Fruta de la costilla de Adán Fruta de la costilla de Adán

Madeira, en medio del océano Atlántico, es un lugar estratégico para la pesca. Por ejemplo, Cámara de Lobos, en el sur de la isla, es un pueblo costero de pescadores que tiene hasta un pescado típico: el espinoso, una especie de bacalao. Abundan lapas, pulpos, caballas, sardinas, atunes, viejas… pero, sobre todo, el más característico: el pez sable, al que ellos llaman pez espada.

Pez SablePez Sable

Un pez muy peculiar que vive en las profundidades, a más de 1000 m de profundidad, un depredador con una enorme boca afilada y larga llena de dientes que parecen clavos y los incisivos son aterradoramente grandes, como los ojos con los que, aunque parezca mentira que a esas profundidades haya luz, deben de ver algo. La piel es negra y sin escamas y la carne, blanca con poco sabor pero nutritiva, guisada como solamente ellos saben, resulta un manjar que hay que probar.

LapasLapas

Y de entre las carnes, sin duda la espetada. Carne de vaca en trozos magros insertos en una vara de laurel, abundante en la isla, al punto de sal gorda y a la brasa. Luego se ponen patatas normales y dulces de guarnición. Tomado con el bolo de caco que es el pan más tradicional y los buenos vinos de la isla conforman un manjar para no olvidar y repetirlo.

Restaurante Marisquería Rafa, una casa de Gula en Madrid

Visitamos esta Casa de Comidas, un restaurante en Madrid que todo amante de la buena mesa debe visitar al menos una vez en la vida. Gastronomía en estado puro.

Alberto Barciela22/07/2022

En el siglo XVI se conocían como casas de gula a una evolución de las tabernas. Allí no solo se bebía, también se comía. No llegaban a la categoría de fisgones, donde también se podía pasar la noche. Restaurante Marisquería Rafa, en la Calle Narváez, 68, es desde 1958, en que fue inaugurado por Rafael y Rodrigo Andrés, es uno de esos lugares en la palabra de origen francés restaurante debería ser sustituido por el sencillo, castizo y español Casa de Comidas. El establecimiento fue bodega y ahora es el cielo de la calidad en producto y restauración.

Restaurante Marisquería RafaRestaurante Marisquería Rafa

Me la descubrió un gastrónomo y amigo esencial, José Luis Cano, de Clorofila Digital o Síntesis, de la Calle Tellez, que en esto de los nombres no se registra estabilidad siquiera en la foto fija. El hijo de Manolo es el señor de Albacete que mejor conoce el Madrid esencial y a la vanguardia, lo imperdible. Él me presentó a Rafael y Miguel Ángel, los propietarios del Restaurante Rafa, y a García, el más increíble y sincero de los jefes de sala que uno pueda llegar a conocer.

En Rafa, en sus reservados o en la terraza, además de en su acogedoras barra y comedores, se degustan mariscos – que complacerían hasta la exigencia de un gallego gastrónomo como Álvaro Cunqueiro, que cocinaba palabras y realidades mágicas-,  también se degustan pescados, y carne y guisos de temporada. Todo se pueden acompañar de eligiendo entre una selecta carta de vinos.

Restaurante Marisquería RafaRestaurante Marisquería Rafa

En la mesa es esencial aceptar las propuestas de los profesionales. Con seguridad, en el Restaurante Rafa les aportarán sugerencias positivas y les propondrán renovadas experiencias. Es seguro que no fallarán en ofrecerles buen jamón, salpicón de mariscos, gambas frescas, ensaladilla rusa, rodaballo al horno o steak tartar. Delicias todas.

No se preocupen, está al lado del Parque del Retiro. El arbolado barrio sugiere largos paseos para deglutir el placer que supone comer muy bien y dejarse discurrir por una segura larga sobremesa. Cuanto digo, se lo pueden asegurar los clientes habituales que acostumbran a llenar las 110 sillas del acogedor local. Es imprescindible reservar mesa y utilizar el eficaz servicio de aparcacoches.

Restaurante Marisquería RafaRestaurante Marisquería Rafa

Sobre la gula les cuento una anécdota. En Lalín, capital gastronómica del cocido, un sacerdote campechano y comilón, con más de 130 kilos de peso, se hartaba de manjares a la hora del almuerzo y entre horas no desdeñaba alguna golosina siempre que fuese abundante. Cuando le preguntaban por la razón de su peso decía, sin inmutarse: “como mucho y para compensar sólo ceno queso. ¡Pero el queso por la noche es tan traicionero!”. Un día fue a confesarse un hombre muy grueso, que se acusó de un pecado venial: gula. Y el sacerdote lalinense le dijo: “Gula, gula sólo es cuando comes mucho y te desmayas”. La advertencia queda hecha, por si se da el caso, lo que es probable que ocurra cuando uno se deja llevar de manjares.

Rafa es una de las mejores casas de comidas de España, una auténtica casa de gula. Para disfrutar.

RESTAURANTE riverita

Restaurante Riverita: la taberna ilustrada en la que manda la calidad y la estación

Los hermanos Alberto y Francisco Rivera, propietarios de Candeli, inauguraron en agosto de 2021 este restaurante, más informal y abierto todo el día, con alma de taberna, en la que guisos, chacinas y mariscos selectos protagonizan una oferta muy marcada por la temporada

Redacción15/07/2022

Cuando Alberto y Francisco Rivera decidieron abrir un nuevo restaurante en Ponzano –calle que tan bien les recibió tras la apertura de su primer restaurante, Candeli, en 2015— tuvieron claro que querían un local más desenfadado y casual, pero en el que el producto, el sabor y la estación también tuvieran todo el protagonismo.

Por eso, Riverita (Ponzano, 31), que se inauguró en agosto de 2021, es una taberna informal con mesas altas, pero con una despensa selecta, marcada por la estación, en la que destacan las conservas gallegas, los mariscos y pescados de lonja, las carnes de proveedores bien elegidos, las chacinas de bellota 100 % ibéricas y los vegetales y frutas de huertas tan acreditadas como la de Aranjuez.

Su cocina de producto, cuyo fin principal es realzar esa materia prima, se viste de verano para dar la bienvenida a platos más frescos, con el atún y los vegetales estivales –especialmente el tomate de Aranjuez— como reyes de una carta en la que no faltan sus mejores bocados.

Bodega RiveritaBodega Riverita

Así el local ofrece ya algunos platos más ligeros, pero tan apetitosos como el ajoblanco con berberecho o el atún de Tarifa, en dos preparaciones imperdibles: la ventresca, ahumada con frutos secos, encurtidos y aceite al amontillado de Castillo de Canena, o bien el atún en forma de tartar. Su gazpacho y el tomate también darán mucho de qué hablar en los meses más cálidos.

Dentro del menú habitual, no obstante, hay platos especialmente recomendables para esta época, como la marinera –aperitivo de origen murciano cuya base es un pan crujiente, encima del que se sirve ensaladilla rusa y que aquí coronan con anchoa y piparra—, el carpacho de calabacín con vinagreta de tomate y lascas de parmesano, la mojama de atún o sus conservas gallegas trabajadas por ellos: el salpicón de berberecho de la ría con vinagreta de verduritas y las navajas con aceite de oliva virgen extra y salsa de callos son recomendaciones que no fallan.

La calidad y el producto de temporada son la clave de la cocina del restauranteLa calidad y el producto de temporada son la clave de la cocina del restaurante

Ni políticos ni toreros: somos taberneros

Esta frase tan contundente preside una de las paredes de la taberna, cuyos hermanos –que comparten apellido con una saga de matadores y con el expolítico— sí pueden presumir de buen linaje culinario. Son sobrinos de Gerardo Oter –cabeza de uno de los grupos gastronómicos más potentes de Madrid—, en cuyos locales se formaron y aprendieron los entresijos del oficio. De él heredaron esa visión del producto como rey de la carta.

Así lo implantaron en Candeli y así lo han hecho en Riverita, taberna ilustrada quiere hacerse un hueco entre las barras imprescindibles del barrio y de la ciudad poniendo en valor, a través de su cocina, su selecta despensa, cuya composición varía en función del mercado y de la temporada.

Entre los entrantes, además de la mencionada marinera, destacan las anchoas de Santoña 00 y los boquerones; el pulpo –cocido en casa— con revolconas y, en temporada, las alcachofas confitadas de Tudela, que también se sirven rellenas de rabo de toro con una muselina de yuca trufada. En septiembre, los pimientos de cristal asados son muy aplaudidos por los parroquianos.

Ni políticos ni toreros: somos tabernerosNi políticos ni toreros: somos taberneros

Las tablas de embutidos y chacinas son una opción fabulosa para compartir al centro. Son de Maldonado y Juan Martín, de bellota 100 % ibéricos, con el jamón, el chorizo de campaña o el solomillo de lomo como máximos exponentes.

Además, hay sobrasada y una estupenda mortadela italiana. Se puede pedir un variado de embutidos y, en esta sección de la carta, se ofrece también el formato de media ración, algo que próximamente se extenderá a otros platos de la carta.

En Riverita, los guisos y las carnes tienen buena acogida todo el año. El rabo de toro a la cordobesa está entre los más celebrados, junto a los callos, el txangurro—con salsa americana y flambeado— y la presa ibérica, 100 % bellota y muy jugosa, que se acompaña de crema de boniato y migas de pastor.

No hay que olvidarse del solomillo de vaca vieja –que traen de Asturias—, del steak tartar, que cortan a cuchillo y cuyo nivel de picante ajustan a gusto del comensal, ni de las albóndigas de solomillo y calamar. Entregada, por esencia, al mercado, las sugerencias del día tienen mucho peso en esta taberna: no suelen faltar las gambas blancas de Huelva –directas desde Isla Cristina—, unas finas ostras, que les sirve un proveedor francés muy exclusivo, el carabinero y otros mariscos, según mercado: en Navidad, su centollo de O’Grove es sobresaliente.

La ensaladilla y la ganache de chocolate están deliciosos.jpg

En cualquier caso, hay que dejar hueco para los postres caseros: no hay que dejar de probar el hojaldre de manzana hecho al momento, la ganache de chocolate negro con sal y cama de chocolate blanco o la créme brûlée.

Una bodega bien surtida, ideal para el tardeo

Tanto Alberto como Francisco son sumilleres y buenos conocedores del mundo del vino. Presumen de bodega, con unas 35 referencias entre tintos, blancos, espumosos y rosados, que recorren las principales referencias del país, con guiños a otras menos conocidas, rotatorias. Hay también una representación de vinos blancos franceses y de champagnes.

Aunque la cocina cierra a las 16.00 h, el local permanece abierto durante toda la tarde y dispone de una muy buena oferta de destilados, por lo que es un lugar ideal para entregarse al tardeo. Es un local amable, decorado con guiños a lo español por Carlos Mayoral, que ha querido recrear el estilo de las tabernas de la zona, con detalles tan típicos de estos espacios como la barra de mármol y las mesas de acero, pero dotándolo de una gran calidez.

RIVERITA

Dirección: calle Ponzano, 31. Madrid.

Teléfono: 917 378 844

Precio medio: 35-40 € por persona

Horario: de martes a domingo de 13.00 a 02.00 h. Horario de cocina: de 13.00 a 16.00 h y de 20.00 a 00.00 h

La sala, todo lo intangible que da vida al restaurante

La sala, todo lo intangible que da vida al restaurante

La sala del restaurante, ese espacio repleto siempre de trabajadores y trabajadoras; tan cerca de nosotros, de quienes vamos a disfrutar y a la vez tan desconocida para los comensales.

Natalia Martínez04/07/2022

Pongámonos a imaginar. Es viernes por la noche y nos apetece desconectar, descansar, así que decidimos salir fuera a cenar. Alejarnos de la cocina y de los platos sucios para ir a tiro hecho. Dejarnos cuidar. Reservamos en uno de nuestros restaurantes favoritos y acudimos puntualmente a la cita. Nos preguntan nuestro nombre, nos acompañan hasta la mesa, nos toman nota de la bebida, nos la sirven, nos traen los platos que hemos pedido en orden y a tiempo, nos rellenan la copa que se había quedado vacía y así hasta que nos traen la cuenta y nos despiden en la puerta.

Todo el relato en impersonal. Sin embargo, intente ahora imaginarse la misma velada sin ninguna de las personas que conforman la plantilla de sala de cualquier restaurante que se le haya pasado por la cabeza. Los camareros y camareras, jefas y jefes de sala, sumilleres, personal de barra se encargan de todo aquello que no podemos tocar ni saborear pero que da sentido a las exigencias del comensal. Para Ana Botella Sanchis, jefa de sala de El Poblet, «la sala sobre todo es lo no tangible y por eso, justamente, es más difícil de valorar. Porque cuanto menos visible es, más trabajo tienes«.

Volver al emplatado en sala es una de las formas de poner en valor la importancia del personal de salaVolver al emplatado en sala es una de las formas de poner en valor la importancia del personal de sala

Ana pasea sigilosa entre los clientes, con las manos a la espalda y la vista hacia los vasos y platos, con una espléndida sonrisa preparada ante cada cruce de miradas y un tono de voz acogedor en cada pregunta. Ana adora su trabajo y comprende cuál es la esencia de la sala cuando afirma que: «engloba la gestión de cada grupo, cada email, el mantenimiento de cada bombilla, el aspecto de la sala, lo que se quiere transmitir con cada uno de los platos y es la herramienta más potente que tiene el sector para transmitirle todo al cliente. Sin la herramienta de la voz en la sala, no llegan los proveedores a la mesa, no llega la visión del chef al crear un plato a la mesa y no llega nada«.

Partes de la sala

Todo el trabajo y esfuerzo por comunicarse con el comensal se organiza de forma jerárquica dentro de cada restaurante. Existen diferentes puestos con diferentes responsabilidades para que nada se le pase por alto al personal de sala.

  • Jefe de sala o maìtre: Este es el cargo más alto dentro de la cadena de responsabilidades. La persona que ocupa este puesto se encarga de coordinar al resto de trabajadores y se encarga de la supervisión general de las mesas y el servicio del restaurante. Por regla general, se apoya en un ayudante o segundo jefe de sala, que tiene que estar disponible y formado para poder sustituir al primero en cualquier momento.
  • Jefe de sector: Es el delegado del jefe o jefa de sala en las zonas en las que se divide el salón del restaurante. Cada sección tiene un jefe o jefa de sector que se encarga de dar las órdenes directas a los camareros de sala o a los jefes de rango.
  • Jefe de rango: Encargado de un máximo de 7 mesas. Es quien se encarga de que los tiempos y ritmos en la mesa sean adecuados, que los comensales estén a gusto y tengan siempre la bebida y la comida al punto. Debe conocer bien la cocina, ya que es quien resuelve las dudar de los clientes y está en contacto permanente con ellos.
Javier Cantos sumiller de El Rincon del Faro explicando las particularidades del aceite de oliva escogidoJavier Cantos sumiller de El Rincon del Faro explicando las particularidades del aceite de oliva escogido
  • Camarero de mesa: Grupo de personal encargado de transportar los platos desde la cocina hasta la mesa. También se requieren nociones de cocina, ya que, es posible que haya que terminar algún plato en la misma mesa. Son los y las encargadas de generar buen ambiente y buena conexión entre los comensales y el personal de sala.
  • Sumiller o somelier: Es la persona encargada de seleccionar los vinos y los licores del restaurante. Debe estar en contacto permanente con los proveedores, conocer las novedades dentro del mundo del vino, seguir las modas y negociar los precios con las bodegas. Asimismo, se encarga tanto de seleccionar los maridajes perfectos para las elaboraciones del chef, como de recomendar acertadamente a los clientes.
  • Camarero de barra: Personal encargado, sobre todo, del servicio de bebidas. Escudados tras la barra se encargan de que las neveras y las bebidas estén a punto para cualquier necesidad que tenga el cliente. Su trabajo se vuelve crucial, sobre todo, durante el aperitivo y la sobremesa.

Poner en valor la sala desde dentro y desde fuera

Estos puestos no son estáticos y se van adaptando a la realidad que existe dentro de cada negocio de hostelería. Porque la sala es algo transversal en todos los locales de restauración, es algo que percibimos de forma inconsciente y que nos hace valorar de una u otra forma un bar, un restaurante. Sin embargo, al ser inmaterial e intangible, podría parecer que la mayoría de ocasiones lo pasamos por alto y no les otorgamos el mérito que merecen a los trabajadores y trabajadoras que se encargan de todo lo que hay más allá de los fogones.

Desde "La Sala Valenciana" reivindican la necesidad de dignificar y profesionalizar el sector de la hosteleríaDesde "La Sala Valenciana" reivindican la necesidad de dignificar y profesionalizar el sector de la hostelería

Poner en valor el servicio de la sala es una tarea pendiente entre clientes y dentro del propio sector. En el primer caso, quienes acudimos a saciar el hambre deberíamos permitirnos más a menudo felicitar por su trabajo a aquellas personas que lo hacen bien. En cuanto a lo segundo, Ana lo tiene claro «todo pasa por una mejor formación de los profesionales«. Para ella, demostrar que la sala no es solo poner un plato en la mesa pasa por actualizar las guías docentes de las escuelas de hostelería, renovar los protocolos y dar a los empleados buenas condiciones laborales.

Si un camarero de mesa trabaja ocho horas, puede llegar a su casa con ganas de seguir formándose en idiomas, en enología, en administración, en normas protocolarias… Miles de campos que son necesarios en el día a día de una profesión viva. Viva porque va cambiando con los gustos y modas de la sociedad. Una de las reivindicaciones más claras de la jefa de sala de El Poblet es que la formación y profesionalización del sector es una tarea pendiente.

Equipo de La Sala ValencianaEquipo de La Sala Valenciana

Lo que se enseña en las escuelas de hostelería debe estar a la orden del día, de nada sirven ya las viejas normas de servir únicamente por la derecha, primero a las mujeres y sin cruzar por delante del comensal. En la actualidad, cada restaurante impone sus normas y, bajo unos mínimos de disciplina, lo que se busca es un servicio cómodo, sutil y no invasivo. Esto es lo que las escuelas, instituciones y ferias han pasado por alto y lo primero que ha de remediarse. Si quienes se dedican a ello no lo defienden, los visitantes pasajeros de una velada tampoco lo apreciarán.

La Sala Valenciana

A fin de subsanar esta situación y dignificar el sector de la sala, varios trabajadores y trabajadoras de este ámbito decidieron ponerse manos a la obra en Valencia. Allí, tras una reunión entre amigos, se dieron cuenta de que en realidad no se conocían unos a los otros. Según nos cuenta Ana, fue consciente de que ella no conocía al jefe de sala de La Salita o a la jefa de sala de Apicius y esto era un problema. Algo que les llamó mucho la atención porque no ocurre igual entre los y las chefs.

Actividad de "La Sala Valenciana" que deja al comensal explicar qué está degustandoActividad de "La Sala Valenciana" que deja al comensal explicar qué está degustando

En consecuencia, crearon un canal de comunicación a través de WhatsApp para estar en contacto, ponerse cara, enviarse información e incluso intercambiar personal. El proyecto fue creciendo y en la actualidad han creado «La Sala Valenciana», una asociación que tiene el objetivo de dignificar la sala mediante la puesta en valor, la formación y la aparición en ferias. En definitiva, conseguir que el mundo de la gastronomía cuente también con ellas.

Josep Roca, de El Celler de Can Roca, es uno de los sumilleres más reconocidos dentro del mundo de la gastronomía, por lo que participa en numerosas ponencias. Josep Roca tiene una frase estrella que suele repetir con frecuencia en estas charlas y dice así: «Cocinar es amar, servir es cuidar«. Y sin ese cuidado en la sala, jamás llegaría hasta nosotras el amor que el chef pone en cada uno de sus platos.

Aperitivos y tardeos a la riojana con el 'delivery' de Juan Carlos Ferrando

Aperitivos y tardeos a la riojana con el ‘delivery’ de Juan Carlos Ferrando

Ya no hay excusa para seguir disfrutando de la hora del vermú. El chef Juan Carlos Ferrando nos lleva a casa lo mejor de su cocina para un picoteo de lujo ¡Disfrútalo!

Alicia Hernández19/02/2021

Las medidas de restricción siguen reduciendo nuestra posibilidad de acudir a bares y restaurantes. Pero los hosteleros no se rinden. Juan Carlos Ferrando, al frente del restaurante con su mismo nombre en Logroño, puso en marcha en verano su servicio de comida para llevar y ahora nos invita a seguir disfrutando de dos momentos únicos: la hora del vermú y el ‘tardeo’. Solo tendrás que poner las copas en la mesa… ¡y esperar a que suene el timbre de tu puerta!

Juan Carlos Ferrando, el chef cocina los mejores productos riojanos con su sello más personal.Juan Carlos Ferrando, el chef cocina los mejores productos riojanos con su sello más personal.

El Restaurante Juan Carlos Ferrando amplía así su oferta de servicio a domicilio ‘Ferrando a tu Casa’, con esta nueva propuesta que consiste en una caja con una selección de platos diseñada por el restaurador argentino afincado en La Rioja para disfrutar a la hora del aperitivo o de la merienda-cena. Está pensada para compartir entre dos y cuatro personas e incluye seis mini-platos diferentes elaborados por Ferrando: gildas, empanadillas de buey al estilo argentino, ensaladilla rusa de gambas, pimientos rellenos de changurro, mini sándwiches de aguacate tostado y queso, y terrinas de queso fresco, gelée de miel y flores de hinojo. La caja se completa con una bebida a elegir entre el vermú riojano Mon Dieu! preparado o los clásicos cócteles Negroni o Sex on The Beach.  

Caja de aperitivo, con ensaladilla, gildas y todo lo que necesitas para montarte la hora del vermú o el tardeo en casa.Caja de aperitivo, con ensaladilla, gildas y todo lo que necesitas para montarte la hora del vermú o el tardeo en casa.

¿Y dónde se reparte? Todas las opciones del servicio a domicilio de ‘Ferrando a tu Casa’ (comida, cena, vermú y tardeo) están disponibles para Logroño y La Rioja, Rioja Alavesa, Vitoria y la Ribera Navarra y Tierra Estella, y están planteadas para ofrecer una alternativa gastronómica a domicilio mientras no sea posible volver a abrir el restaurante debido a las  restricciones consecuencia de la pandemia. El precio de la caja de vermú y merienda para 2-4 personas es de 50€.

Si te animas a probar la caja de Ferrando a tu Casa para comida o cena te encantaráSi te animas a probar la caja de Ferrando a tu Casa para comida o cena te encantará

Si te animas a probar la caja de Ferrando a tu Casa para comida o cena te encantará. Incluye dos menús completos (2 entrantes, 2 segundos, 2 postres, 1 botella de vino, 2 infusiones o cafés, pan y mantequilla elaborada por el chef) tiene un coste de 65€, que incluye un aperitivo para 2. Los platos van cambiando, así que solo tienes que echar un vistazo a su carta y elegir lo que prefieras, aunque te resultará difícil porque todos resultan muy apetecibles.

Steak Tartar de jabalí, Verduras asadas, Crema de Cardo, Canelones de pintada...Steak Tartar de jabalí, Verduras asadas, Crema de Cardo, Canelones de pintada…

En los entrantes, encontrarás recetas como el Steak Tartar de jabalí con tostadas de sésamo, las Verduras asadas y especiadas con huevo a 65º o la Crema de Cardo con almendras y trufa de invierno. Como principal, Canelones de pintada, Pimientos rellenos de rape y jugo de ternera, Salmón, Callos a la riojana (¡buenísimos!) o Albóndigas de buey, foie y champiñón Portobello. Y de postre, la Panacotta de vainilla y el Tiramusú son una auténtica delicia. Además, en la caja encontrarás detalles tan delicados con sus mantequillas (la de trufa es una exquisitez) y pequeños dulces para el café y la sobremesa.

El servicio de entrega a domicilio lo realiza el personal del restaurante, es gratuito para Logroño y con un incremento de 8 euros para el resto de zonas de reparto. 

Restaurante Juan Carlos Ferrando. Calle María Teresa Gil de Gárate 7, bajo. Logroño. Tel 941 214 795.