La Cocina de San Antón: la terraza del mercado

Con todo el encanto del Mercado, este restaurante ubicado en su azotea se ha convertido en uno de los lugares de moda del centro de Madrid.

Jesús Sánchez Celada18/09/2020

En estos tiempos que corren, quién tiene una terraza tiene un tesoro. Eso es sin duda lo que posee La Cocina de San Antón, el restaurante ubicado en la azotea del mercado madrileño del mismo nombre. Su ubicación en pleno centro de Madrid, en el barrio de Chueca y a tiro de piedra de la Gran Vía y sus vistas urbanas a los edificios de la calle Augusto Figueroa convierten a este restaurante en una excelente opción para ir a comer o cenar durante la crisis del coronavirus y las limitaciones que implica. Las terrazas de Madrid están en su momento.

Terraza de La Cocina de San Antón, en el mercado de San Antón de MadridTerraza de La Cocina de San Antón, en el mercado de San Antón de Madrid

Cumpliendo las medidas de seguridad establecidas, la terraza es un esquinazo con suficiente espacio para poder aplicarlas sin necesidad de vaciarla de clientes. Con una decoración muy cuidada el espacio se divide en una zona más informal, con mesas altas y la barra, y una zona más propia de restaurante (cuenta también con un restaurante interior)

Encontramos una comida «de picoteo» con platos tradicionales como las Croquetas de Jamón Sánchez Romero Carvajal de bellota 100% ibérico (13€/6 unidades), cremosas y crujientes, con una cobertura fina y una gran textura (sin duda uno de los mejores platos del restaurante), la Ensaladilla Rusa nuestra versión (11€) que se sirve acompañada con un crocante y que quizás le falte algo de punch junto con otros con toques internacionales como pueden ser el dúo de hummus y remolacha con sus crudités (10,5€) o unos bien elaborados y sabrosos Langostinos con salteado de verduras al estilo tailandés (15,6€). Para los amantes del Steack Tartar, cuentan con un plato de solomillo ibérico muy conseguido (16,5€), con contrastes y equilibrado y acompañado de unos originales panecillos con forma de cerdo.

Croquetas de Jamón Sánchez Romero Carvajal de bellota 100% ibéricoCroquetas de Jamón Sánchez Romero Carvajal de bellota 100% ibérico

Como principales, (tienen hamburguesas y pizzas con bastante buena pinta) probamos el Tataki ibérico con chimichurri a la parrilla y sus patatas baby (13,5€) en dónde se nota un buen producto y el Salmón al horno con noodles y verduras (18€), una interesante y lograda combinación.

Muy recomendable, como postre, la Tarta de queso fresco en tarro con estofado de frutos rojos (5,5€).

Sin lugar a dudas un buen sitio para desconectar y dejarse llevar en pleno centro de Madrid.

La Cocina de San Antón Terraza Mercado de San Antón Calle de Augusto Figueroa 24, 3ª planta 28004 Madrid Teléfono: 91.330.02.94

Dos restaurantes en Madrid para no echar de menos la playa

En Madrid no hay playa pero sí un par de establecimientos que te transportarán directamente hasta el encanto de sus chiringuitos. Toma nota porque la playa no está tan lejos como pensabas.

María Jesús Gómez Talaván28/08/2020

Si este verano te has quedado sin ir a la playa -pero sientes nostalgia de ella-, o si ya has vuelto de tus días de disfrute en el litoral -y estás de bajón-, tenemos la solución para que no la eches más de menos. En Madrid existen un par de restaurantes que han recreado la atmósfera de un chiringuito de playa en los que no falta ni un detalle, ni siquiera la arena. Coge el bañador, ponte la crema solar y descálzate para revivir la playa madrileña.

Restaurante Ojalá

En pleno corazón de Malasaña encontramos Ojalá, un restaurante perteneciente al grupo de restauración La Musa, con un concepto gastronómico cosmopolita, fresco y muy apetecible. Su cocina non stop permite tomar un desayuno con zumos y smothies naturales y una amplia oferta de panes y cafés; continuar con un brunch o picotear con una carta de platos internacionales como hummus, totopos o empanadas argentinas; además de hamburguesas, sándwiches o ensaladas. Si lo que prefieres es ir a tomar un café a media tarde, la oferta dulce se completa con tartas y postres caseros.

Restaurante Ojalá

El restaurante, dividido en dos plantas, alberga su gran sorpresa en la parte inferior, donde el suelo se transforma en arena de playa (traída directamente de Almería) y las sillas se cambian por amplios cojines dispuestos sobre la superficie. Luces de neón, una interesante música ambiente y una buena selección de cócteles y destilados hacen que la experiencia sea lo más parecida a lo que puedes vivir a la orilla del mar.

Restaurante Café del Rey

El paraíso mediterráneo podemos verlo y saborearlo en Café del Rey, un beach club con sus tumbonas, sus sombrillas de paja, sus tablas de surf y, por supuesto, su arena de playa. Esta preciada terraza se encuentra en el Paseo del Rey 22, a dos pasos del Templo de Debod y puede disfrutarse en un horario ininterrumpido de 10:00 am a 1:00 am.

Café del Rey

Desde este chill out puedes pausar los rigores del mercurio con una refrescante selección de cócteles y una variada oferta de tentaciones dulces. Si lo que quieres es ir a comer o a cenar, su carta es corta, sencilla y segura. Platos de siempre pero con los que es difícil fallar: alcachofas fritas con jamón ibérico, escalivada y queso de cabra gratinado, ensaladilla rusa de ventresca o huevos rotos con jamón son algunos de los hits de su carta para compartir. Entre los platos principales también encontramos recetas sin sorpresas: raviolis negros de calabaza, tartar atún rojo, steak tartar de solomillo, arroz meloso de secreto ibérico o la hamburguesa del Rey.

Deja de martirizarte por el fin del verano y extiende el olor a mar disfrutando de alguna de estas propuestas. Ahora, la esencia de la costa está en Madrid.