La importancia de las frutas y verduras europeas

La encuesta realizada por FruitVegetablesEUROPE revela que cerca de un 62% de la población europea consume diariamente frutas y que 4 de 10 personas tienen en cuenta su procedencia antes de comprarlas.

Redacción01/04/2021

La segunda encuesta, realizada en el marco del programa de promoción de la UE CuTE – Cultivando el Sabor de Europa, forma parte del estudio europeo que está llevando a cabo FruitVegetablesEUROPE, junto con el organismo de evaluación del programa Adelante K&D.

Se trata del primer estudio sobre la percepción y el conocimiento de los consumidores europeos acerca de los métodos de producción de frutas y hortalizas de la Unión Europea. Abarca un periodo de tres años (2019-2021) y se está realizando sobre los países objetivo de la UE: Francia, Alemania, Grecia, Polonia y España.

Los resultados para 2020 corresponden a la implementación del segundo año  y sirven como estadio intermedio para poder realizar el estudio final, que se publicará a finales de 2021.Los resultados para 2020 corresponden a la implementación del segundo año y sirven como estadio intermedio para poder realizar el estudio final, que se publicará a finales de 2021.

El origen europeo, el criterio más valorado.  

En 2020, los criterios de compra de frutas y hortalizas seleccionados por la población de los cinco países encuestados, no han variado con relación a 2019, siendo los más relevantes la calidad del producto (57%), el precio (38%) y la estacionalidad (33%). Sin embargo, el criterio más destacado por los responsables de la encuesta es el origen de los productos (local, nacional o europeo), tenido en cuenta por 4 de cada 10 consumidores.

El 76% de los consumidores europeos tiene en cuenta el origen de las frutas y hortalizas a la hora de comprar  El 76% de los consumidores europeos tiene en cuenta el origen de las frutas y hortalizas a la hora de comprar

Las principales razones citadas son, con un 32%, el apoyo a los productos locales y, con un 21% la confianza en el método de producción europeo. De esta forma, el “origen europeo” ha crecido con respecto al año anterior, con un aumento global del 3.6%. La población que más lo tiene en cuenta son las mujeres, los padres y los mayores de 55 años.

Por el contrario, se aprecia que la sostenibilidad medioambiental no aparece como un criterio prioritario, y el hecho de que se produzca al aire libre tiene más apoyos que el cultivo en invernaderos.

Aun así, se observa un incremento a favor de los invernaderos, destacando su seguridad, sus efectos positivos para la salud y sus precios asequibles. En el lado contrario, los consumidores que se oponen, argumentan que altera el sabor y los nutrientes de los vegetales y que genera un impacto negativo en el medio ambiente.

Cuando se pregunta por los métodos de producción, se constata que una mayoría de los consumidores no tienen una opinión posicionada sobre la producción en invernaderos (58%). Cuando se pregunta por los métodos de producción, se constata que una mayoría de los consumidores no tienen una opinión posicionada sobre la producción en invernaderos (58%).

Las principales preocupaciones en el ámbito de los métodos de producción apuntan al uso de organismos modificados genéticamente (OMG) y al impacto medioambiental de determinados métodos. En comparación con 2019, más personas compran buscando el mantenimiento de propiedades de frutas y hortalizas.

¿Comemos más vegetales que nuestros padres?

Existe una tendencia que no se puede ocultar al cada vez mayor consumo de productos vegetales. Un informe de Bonduelle nos proporciona datos concretos sobre esta nueva forma de entender la alimentación

Redacción02/11/2020

Los vegetales han llegado para quedarse. Esa es una de las conclusiones del estudio “Radiografía de la alimentación vegetal” que ha realizado la compañía Bonduelle, precursora del “Plant-Based-Food”. Analizando el consumo de vegetales de la población española y el impacto que ha tenido la COVID-19 sobre nuestra  alimentación, ofrece unos datos al menos prometedores respecto a nuestra salud nutricional.

El consumo de vegetales, además, no solo es beneficioso para nuestro organismo sino que resulta ser de vital importancia para la sostenibilidad y cuidado de nuestro planeta ya que son el grupo alimenticio que menor impacto produce sobre él: consumirlos son todo ventajas.

El consumo como parte del cuidado del medio ambiente es una de las razones del aumento de vegetales en nuestra dietaEl consumo como parte del cuidado del medio ambiente es una de las razones del aumento de vegetales en nuestra dieta

El 75% de los encuestados apuesta por productos de origen vegetal como la principal fuente de abastecimiento en 10 años

Así, el 75% de los encuestados apuesta por productos de origen vegetal como la principal fuente de abastecimiento en 10 años, sin duda todo un cambio de tendencia respecto a generaciones anteriores en los que el consumo de vegetales era más limitado, quizás entre otros factores por la menor accesibilidad a este tipo de alimentos que hoy en día podemos encontrar y comprar de forma sencilla en una gran variedad de comercios. Prueba de ello es que el 65% de las madres y padres afirma que sus hijos consumen más vegetales que ellos a su edad y esta cifra aumenta al 74% en los padres cuya edad se sitúa entre los 27 y 39 años. El cambio generacional apuesta sin duda por este grupo de alimentos.

El estudio revela un importante cambio generacional en el consumo de estos alimentosEl estudio revela un importante cambio generacional en el consumo de estos alimentos

El 65% de las madres y padres afirma que sus hijos consumen más vegetales que ellos a su edad

La sostenibilidad y el respeto por el medio ambiente también se ven reflejados en el informe, que apunta como segunda razón para comer vegetales el ser un tipo de alimentación más sostenible que la carne y el pescado.

En lo referente a la crisis del Coronavirus y a su impacto en nuestra alimentación, casi 6 de cada 10 encuestados declara haber aumentado su consumo de vegetales durante la pandemia y el 30% afirma haber reducido su consumo de proteína animal.

“Actualmente, en el planeta somos más de 7.500 millones de personas y se espera que para 2050 lleguemos a ser unos 10.000 millones. Con un estilo de alimentación como el actual, basado principalmente en carnes y pescados, necesitaríamos tres planetas para poder abastecer a la población”, declara Jorge Alonso, Director de Marketing de Bonduelle Iberia.