rosado o clarete

Clarete o Rosado… ¿Dónde está la diferencia?

Descubre cuáles son las diferencias entre un vino rosado y clarete, y qué estipula hoy la ley respecto a la elaboración de estos vinos

Iván Carretero20/01/2023

El vino rosado y clarete ha formado parte de la historia de España desde hace siglos. Por ejemplo, desde la comarca de Cigales se elaboraba y transportaba vino para la corte real, ya que este era uno de los favoritos de la realeza. Así que, sabiendo el gran recorrido que tienen estos vinos en nuestra cultura, vamos a explicar cuáles son las diferencias entre ellos.

Primero de todo hay que decir que se está luchando para que no haya distinción en la denominación de estos vinos. Esta idea ha surgido a consecuencia de la gran confusión que crea para el público mayoritario distinguirlos. Dicho esto, los dos son vinos con un aspecto parecido con tonalidades salmón, rosa palo… y se elaboran en nuestra tierra. Pasamos a las diferencias que son bastantes.

Existen muchas diferencias y también similitudes entre el vino rosado y el clareteExisten muchas diferencias y también similitudes entre el vino rosado y el clarete

Rosado

Este vino se elabora en su totalidad de uvas tintas en la mayoría de los casos. Para ello se despalilla la uva y se deja macerando el mosto con sus hollejos. Ya que es de estos hollejos de donde el vino extrae el color. Cuando han pasado unas 10-40 horas, dependiendo del color que se quiera adquirir, se procede al sangrado. El sangrado consiste en extraer ese mosto que ya ha adquirido el color necesario a otro deposito, dejando en el anterior todos los hollejos. Tras esto, ya va a realizar las fermentaciones sin volver a estar en contacto con sus hollejos, de esta manera se consiguen esos tonos salmones.

Otra opción es directamente según nos llega la uva hacer un prensado fuerte. Puesto que ese mosto va a tener matices rosados derivados de la uva tinta por lo que no necesitaría hacer extracción de color. Con esto pasaría directamente a un depósito a hacer las fermentaciones.

Viñedo de uva tinta en espalderaViñedo de uva tinta en espaldera

Clarete

En el caso de los vinos claretes es algo diferente. Primero de todo hay que decir que es un vino que elabora con una mezcla de uva blanca y uva tinta, siendo en mayor proporción la blanca. Por lo que aquí es estrictamente necesario hacer una maceración en frío, para conseguir realizar la extracción de color de las uvas tintas. De no ser así, al estar compuesto sobre todo uva blanca no se conseguiría adquirir tonos como el rosa palo que caracterizan este vino. Será necesario realizar está extracción de color durante un mínimo de 24-48 horas, dependiendo del color que se quiera dar al vino.

Una vez esto pase, se va a descubar el mosto y se va a llevar a otro deposito limpio en el que va a realizar las fermentaciones como un vino normal.

El futuro del vino español está en Estados Unidos

El futuro del vino español está en Estados Unidos

Mercados tradicionales de vino español como Asia y América Latina se ven afectados por la guerra en ucrania; por lo que la exportación de vino español gira hacia Estados Unidos.

Redacción30/03/2022

La invasión rusa de Ucrania está teniendo consecuencias en todos los mercados, incluido en el mercado de las exportaciones de vino españolas. Los mercados tradicionales como Asia y América Latina han disminuido sus pedidos; mientras que Estados Unidos se afianza como el futuro para las empresas vinícolas españolas.

De hecho, más de 4.500 bodegas de nuestro país tienen oportunidades en Estados Unidos. La consultora Gimenez & Sigwald Wine Associates, especializada en internacionalización, considera que el mercado estadounidense es una alternativa segura y duradera frente a la inestabilidad de los mercados asiáticos y de América latina. Una opinión que muchos expertos comparten y que fue expuesta durante la asamblea anual del Vino, celebrada en Toledo. Entre las cualidades que hacen de Estados Unidos el favorito están: el margen de crecimiento, la fidelidad y visión de futuro, la trazabilidad, el valor y la cercanía cultural.

Estados Unidos se presenta como el futuro de las exportaciones vinícolas españolasEstados Unidos se presenta como el futuro de las exportaciones vinícolas españolas

Margen de crecimiento

De momento, el vino español solo represente un 6-7% del vino total que circula en el mercado estadounidense. Mientras que países como Francia o Italia triplican dicho porcentaje. Es decir, el vino español tiene mucho espacio en el que competir, con un gran margen para mejorar.

Fidelidad y visión de futuro

Al productor estadounidense le interesa vincularse de manera firme y estable con la bodega española. Este se debe a que conoce los riesgos y esfuerzos que supone la introducción de un nuevo tipo de vino en la carta. Como consecuencia, la relación es más cercana, segura y basada en la confianza a largo plazo. A diferencia de empresarios asiáticos o latinoamericanos que actúan en base a demanda momentánea.

Trazabilidad

A fin de cuentas, un sistema legal y financiero bastante parecido al europeo. La transparencia burocrática, la sólida regulación de acuerdos comerciales firmes, la fiabilidad y estabilidad del entorno legal o empresarial … Todo ello, favorece un intercambio constante, seguro y fluido. Además, un sistema legal férreo hace que los comerciantes estén más dispuestos a establecer una relación personal sólida.

El mercado estadounidense valora y aprecia el vino de calidadEl mercado estadounidense valora y aprecia el vino de calidad

Valor

En Norteamérica, existe cultura del vino porque también son productores. Esto quiere decir que saben apreciar la calidad del producto y ponerlo en valor. Por lo que la competencia no se basa en el precio exclusivamente, sino que se trata de un mercado en el que se puede introducir un vino de gama superior porque sería apreciado por el consumidor, enfatizando su calidad. Al igual que ocurre con otros productos de gran calidad en nuestro país, como es el caso del aceite de oliva virgen extra.

Similitudes culturales

Los códigos sociales, culturales y empresariales que se siguen en Estados Unidos son muy similares a los que marcan el mercado en Europa. Esto facilita los trámites y predispone al comprador a tener confianza en el país exportador de vino.