¿Te imaginas poder disfrutar de este momento?

The Cube, un restaurante nómada

Con Mucha Gula03/08/2011
The Cube viaja a los lugares más inhóspitosThe Cube viaja a los lugares más inhóspitos

Electrolux ha creado este nuevo concepto de restaurante itinerante con The Cube, un espacio que puede trasladarse a cualquier lugar, por muy inhóspito que parezca, con el objetivo de hacer que cada comida o cena sea única para el comensal, quien disfruta de una experiencia inolvidable.

En este caso, no es el comensal quien va al restaurante, sino todo lo contrario, ya que como dice el dicho: «Si Mahoma no va a la montaña, la montaña va a Mahoma«. Y nunca mejor dicho, ya que monumentos, montañas, edificios o zonas acuáticas y aquellas otras inestables son los escenarios de The Cube, que durante 2011 abrirá sus puertas en Bélgica, Rusia, Italia, Suiza y Suecia, permaneciendo tres meses en cada país.

La primera ciudad europea en poder disfrutar de esta nueva filosofía gastronómica ha sido Bruselas, donde The Cube se ha instalado en abril encima del Arco del Triunfo del Parque del Cincuentenario, con unas estructuras transparentes y semi-transparentes que ofrecen comidas y cenas para 18 comensales, quienes sin duda se olvidarán de lo tradicional y podrán disfrutar con unas vistas hasta ahora nunca vistas.

¿Te imaginas poder disfrutar de este momento?¿Te imaginas poder disfrutar de este momento?

Sus 140 metros cuadrados hacen las delicias de la clientela, quien cena en una mesa que se desliza desde el techo y vuelve después a desaparecer para continuar de forma más cómoda el resto de la velada.

Además, se puede ver en directo cómo cocinan los chefs, ya que la cocina se encuentra en el centro de The Cube y todos los comensales pueden interactuar con el cocinero, uno diferente en cada emplazamiento.

Los platos servidos seguirán recetas personalizadas creadas con los ingredientes locales de cada zona, elaboradas con algunos de los electrodomésticos de Electrolux.

Un restaurante que conseguirá que nos sintamos exclusivos cuando le visitemos, ya que pocos serán quienes hayan podido comer encima del Arco del Triunfo belga o a muchos metros de altura, por ejemplo. ¡Una experiencia única!