El Alcázar, la corona de Toledo

Toledo, ciudad de las estrellas

Joaquín del Palacio29/03/2012
Mezquita del Cristo de la LuzMezquita del Cristo de la Luz

Hasta 289 leyendas nos hablan de Toledo; ésta es la ciudad con más leyendas del mundo, en esto también es estelar. La mejor forma de conocer lo desconocido y legendario es con Rutas de Toledo, nadie te las contará como ellos… Luis, uno de los guías de estas rutas, es coautor del libro “La vuelta a Toledo en 80 leyendas” . Es impresionante recorrer las calles estrechas por la noche, mientras el pasado te contempla, y escuchar alguna de estas historias. Las hay de todo tipo, y muchas están referidas a la parte oculta y desconocida. Algunas están bajo tierra, como las momias de la cripta de la iglesia de San Andrés o la Cueva de Hércules de época romana, y otras se refieren a fantasmas o a casos esotéricos. También las hay en callejones de nombres que impresionan, como el del diablo o el de los muertos. Pero todas se quedan pequeñas cuando a uno le explican que, posiblemente, el tesoro de Jerusalén: la Mesa de Salomón, después de muchos avatares del destino, podría haber llegado hasta aquí, y está muy bien argumentado. Más que una leyenda, parece un pasaje de la Historia. Cuanto más se sabe de Toledo más cautiva…

CarcamusasCarcamusas

La gastronomía también es importante, su estrella gira en torno a la caza, por ejemplo las perdices o las liebres se preparan con alubias o estofadas pero, sobre todo, hay un plato muy rico que preparan muy bien en el bar Ludeña: las carcamusas, carne guisada y especiada con tomate y guisantes. Es un auténtico manjar tomado con pan y vino de La Mancha. Las leyendas también alcanzan a la gastronomía, incluso al producto más toledano: el mazapán. Se dice que lo inventaron las monjas del convento de San Clemente, durante una hambruna que se padeció tras la batalla de las Navas de Tolosa en 1212. No había trigo en la ciudad y, sin embargo, sus despensas estaban repletas de azúcar y almendras, así que dieron mazapán a los hambrientos. No es difícil encontrar pastelerías por el centro, ni tampoco bares y restaurantes por allí. Por ejemplo, en la calle Alfileritos está La Abadía, un buen bar donde degustar buenas viandas. Al final de esta misma calle se encuentra uno de esos establecimientos extraños y atractivos, ¡un bar en una iglesia! Sí, una antigua iglesia ha sido reconvertida en pub, de ambiente tranquilo por la tarde, o sala de conciertos con marcha y abierta hasta el amanecer. ¡Cómo han cambiado los tiempos!

Hotel FontecruzHotel Fontecruz

Sin salir de las murallas uno se embebe de iglesias, sinagogas o mezquitas, y la mente se olvida del presente. Los monumentos conocidos son magníficos, pero ese Toledo más oculto que está en los patios de las casas o en las orillas del Tajo hay que buscarlo también, porque trasmite su verdadero espíritu. No hace falta salir del centro para nada, porque otro edificio histórico, el Palacio de Eugenia de Montijo, se ha convertido en el único hotel de cinco estrellas del casco antiguo que hace que no sea necesario volver al presente: el Hotel Fontecruz. Aquí el trato es magnífico, y uno se siente protagonista recordando los mejores momentos toledanos cuando descansa en el salón bajo la cúpula de cristal, o se relaja en el Spa. El Spa, salus per aquam que decían los romanos, es extraordinario porque tiene la característica de integrar elementos del antiguo sistema hidráulico romano y muros de la época mozárabe. Las habitaciones son de ensueño, con una luz preciosa y unas vistas inigualables. Se vive con intensidad la época medieval, mezclada con el lujo de este palacio en una relación calidad-precio muy buena. El único sonido es el de los pájaros que revolotean. No hay mejor sensación en Toledo que residir en este hotel, levantarse pronto para pasear cuando aún nadie ha salido, y disfrutar del alba sentado en la plaza del Ayuntamiento, viendo como la Catedral cambia de color según amanece y, un poco después, entrar a las nueve a escuchar la misa mozárabe en latín, no hay otra igual. Este hotel te lo permite porque está en pleno corazón del casco antiguo, a menos de 3 minutos de la Catedral Primada de España.

Vista desde la iglesia de San IldefonsoVista desde la iglesia de San Ildefonso

Toledo es la única ciudad del mundo que tiene mucho más oculto que a la vista, y es necesario visitarla muchas veces para desentrañar esos tesoros que posee en el interior de sus murallas, dentro de sus edificios y en el subsuelo. Otro placer siempre será degustar sus mejores platos con el pan y el vino de la tierra y después pasear. Unos días sin salir de las murallas y habrá parecido que uno ha viajado al lugar más lejano que pueda imaginar, porque habrá visitado el pasado, lo habrá sentido, y esa experiencia la tendrá para toda la vida.

Galería fotográfica: