Cocinando

8 Trucos de cocina para principiantes

¿Cómo conservar los aguacates para que no se oxiden? ?¿Cómo cocinar percebes? ¿Cómo pelar cebollas sin llorar? ¿Qué hacer si se corta la mahonesa? ¿Cómo mantener el color de las verduras tras la cocción? Y otras preguntas con respuesta.

Jesús Sánchez Celada24/02/2020

Es el momento, estas solo ante el peligro que hoy tiene forma de fogones y en tu mente hay demasiada información. De repente surge un problema, una duda que parece pequeña, incluso podrías denominarla como insignificante frente a la espectacular receta que te has planteado cocinar pero dentro de ti sabes que esa pequeñez puede o bien arruinar tu plato o por el contrario ser la guinda del pastel y el motivo de los aplausos de los comensales. Hoy queremos ayudarte con una serie de consejos muy prácticos que probablemente no sabías pero que te pueden salvar en más de una ocasión. Cocinero, a tus fogones.

Conservar los aguacates sin que se oxiden

Que tire la primera piedra aquél a quién no se le haya oxidado un aguacate. Este increíble alimento, rico en ácidos grasos monoinsaturados, potasio, vitamina E y antioxidantes es sin lugar a dudas un ingrediente que debería ser obligatorio en nuestra lista de la compra. Pero se oxidan rápido y su bonito color verde pasa a ser negruzco. Calma, todo (o casi todo) en esta vida tiene solución y la sabiduría popular suele ser la clave en muchas de estas salvaciones: frotar la superficie de la fruta expuesta al aire con un limón o con un poco de su zumo y envolverlo en film transparente o bien guardarlo en un recipiente con tapa y añadir una fina capa de agua por encima antes de cerrar. Listo, aguacates verdes.

El secreto de las Uvas

Aunque la noche vieja haya pasado ya hace un tiempo, las uvas son un alimento extraordinario que deberíamos usar en más ocasiones a lo largo del año. Pero ¿Cómo elegir un buen racimo? Lo primero que debemos hacer es agitar el racimo suavemente, si las uvas se desprenden es señal de que están demasiado maduras y eso nos dice que es posible que lleven en el mostrador desde el año pasado. Una vez compradas deben guardardarse en la nevera y sacarlas una hora antes de su consumo. Si quieres pelarlas de forma sencilla os recomendamos escaldarlas 30 segundos en agua hirviendo y luego meterlas en agua helada. Así las podrás pelar fácilmente.

El marisco perfecto

Tenemos una cena y nos hemos lanzado a la piscina diciendo un: “tranquilos, yo me encargo de todo”. Y por si fuera poco, esa noche estas espléndid@ y decides comprar marisco. Pues bien, aquí te dejamos lo que debes hacer para no tirar el dineral que te habrás gastado y tu reputación a la basura. Lo primero, el tiempo de cocción, que dependerá directamente del producto elegido y que unos se cuecen con el agua hirviendo y otros poco a poco.

Crustáceos

Los langostinos y las gambas, si son congelados, primero hay que dejarlos descongelar y desechar el agua que hayan soltado, poner mucho agua a hervir en una olla grande para que tengan su espacio y añadir sal (unos 60 gramos por cada litro), esperar a que el agua rompa a hervir y cocerlos dos minutos y medio los langostinos y entre un minuto y uno y medio las gambas. En el caso de los bogavantes y las langostas el tiempo de coción será de unos 13 minutos a fuego medio si pesan 500 gramos, 17 minutos entre 600 y 800 gramos, 19 minutos entre 900 y un kilo 300 y 21 minutos si supera este peso. En todos los casos hay que dejar entre uno y dos minutos la pieza reposando en el agua con el fuego apagado. Sea cual sea el crustáceo elegido, después de cocerlos hay que meterlos en un cuenco con agua, sal y hielo para cortar sus cocciones.

Moluscos

Hablamos de mejillones, chirlas, almejas, etc… Lo primero limpiarlos bien y dejarlos en agua durante 30 minutos como mínimo para que suelten la arena y después lavarlos bien de nuevo. Para cocinarlos, pondremos en una sartén una cucharada de aceite y un dedito de agua o vino blanco y dejaremos que coja calor durante tres minutos, añadiremos los moluscos a la sartén y los dejaremos cocer entre 5 y 10 minutos hasta que se hayan abierto todos.

Percebes

Un apartado aparte ya que si te has decidido a comprar percebes tendrás sudores fríos por si te salen mal. El proceso inicial es similar al de los crustáceos, agua, sal y olla en la que hierva, pero no hay que despistarse, y seguir el dicho gallego “Auga a ferver, percebes botar, auga a ferver, percebes sacar”, es decir, cuando el agua empiece a hervir agrega los percebes y en cuanto vuelva a tomar el punto de hervor se apaga el fuego, se escurre el agua y se ponen en una fuente tapados con un paño.

Cebollas sin llanto

Llorar es positivo, es una forma de desahogarse y de exteriorizar sentimientos que no deben quedarse dentro de uno mismo. Pero llorar por una cebolla es otro cantar. Para que no se os caigan las  lágrimas por este bulbo recomendamos congelar la cebolla 15 minutos antes de cocinar, el frío hace que la sustancia que nos hace llorar se libere de forma más lenta y da tiempo a cortarla antes de broten las lágrimas..

Patatas frescas durante muuucho tiempo

Si has comprado un saco de 10 kilos de patatas y vives solo no te preocupes, la solución no pasa por desayunar patata, comer patata y cenar patata. Existen trucos para que aguanten más tiempo y puedas tener una dieta variada sin prescindir de este gran alimento, barato y repleto de grandes propiedades nutricionales: guardarlas en un sitio oscuro y con ventilación sin juntarlas con las cebollas, ya que estas liberan un compuesto que hace que las patatas duren menos y se estropeen. Y ya si añades dos manzanas al saco (los gases de etileno que desprenden entran en contacto con las patatas evitando que echen raíces) tendrás patatas frescas una buena temporada

Verduras con color a verdura

Es una lástima cuando nos ponemos a preparar una verdura que cruda estaba llena de color y de vida y tras cocinarla nos encontramos con un trozo mustio y sin vida. Tenemos la solución: para conseguir que las verduras cocidas no pierdan su color y tengan un aspecto más apetecible  echar una cucharada de bicarbonato en el agua y así mantienen el color.

Se me ha cortado la mahonesa

Lo primero es lo primero: si se te ha cortado la mahonesa es porque te has arriesgado a hacerla tu mismo y no has comprado un bote en el super, así que antes de nada: enhorabuena, “quién no tira los penaltis no los falla“. Ahora busquemos la solución: echar en un recipiente dos cucharadas de agua caliente, empezar a batir e ir echando poco a poco la mahonesa cortada, según se va echando se puede ver cómo se va arreglando.

El arroz blanco, en su punto

Un plato más que recurrente para solteros, casados, divorciados, jóvenes o viejos, hombres o mujeres es el arroz blanco. Pero..¿lo cocinamos bien? Es importante saber la cantidad que se quiere hacer, normalmente con media taza de arroz por persona es más que de sobra, y se necesita el doble de agua, es decir una taza de agua. Cuando ya se tiene clara la cantidad que se va a cocinar hay que echar el agua en el cazo hasta que llegue a ebullición con un poco de sal y laurel, se echa el arroz y se remueve brevemente para que no se pegue, no se debe remover más para que no suelte el almidón, tardará unos 15 o 20 minutos. Hay que dejarlo reposar unos cinco minutos para que quede en su punto.

FUENTE: Nutritienda