Un Jamonero a la altura del mejor ibérico

Lodiví presenta un jamonero innovador, práctico y de calidad que revoluciona la idea que teníamos sobre los jamoneros. Un buen regalo para los amantes del jamón

Con Mucha Gula08/12/2022

Todos en nuestras casas hemos tenido un jamonero, un imprescindible en toda cocina española, pero todos nos hemos enfrentado con el mismo problema, ¿qué hago con el jamonero una vez hemos terminado el jamón?. Bien, pues ese es uno de los huecos que vienen a cubrir los jamoneros Lodiví: una vez has terminado de usarlo puedes plegarlo y guardarlo cómodamente.

Lodiví elabora productos artesanos respetando el medio ambiente, usando materias primas de kilómetro cero, y apostando por un perfecto equilibrio entre estética y practicidad. Esta artesanía ha llevado los jamoneros de la marca a importantes restaurantes, bodegas, curadores y cortadores de jamón como Cinco Jotas en España o Cloudy Bays en Nueva Zelanda.

De madera de Haya y plegable

Los jamoneros Lodiví han sido fabricados con madera de haya y acero inoxidable de primerísima calidad, y están diseñados con la idea de darles un uso doméstico. Tiene un brazo abatible para la colocación del ibérico, que es fijado mediando un pasador. Además cuenta con unos pies antideslizantes que mantienen un firme y seguro agarre a la mesa, facilitando el corte del jamón, y evitando cualquier tipo de accidente. Gracias a este gran agarre podremos aprovechar al máximo la rentabilidad del producto sin miedo a posibles cortes.

Una vez hemos acabado el jamón, gracias a su fabricación con materiales de primera calidad, es fácilmente lavable con un paño húmedo. Una de las particularidades de esta artesanía es la comodidad: con 3 sencillos pasos podemos plegarlo y guardarlo en un cajón, ocupando el mínimo de espacio posible.

Jamonero plegable Lodiví

Premio Delta de Plata 2014 al mejor diseño industrial

Lodiví es significado de innovación hasta tal punto que en el año 2014 recibió el premio Delta de Plata por ser el mejor diseño industrial. Este un premio que es concedido por la ADI-FAD (Asociación de Diseño Industrial), cuya institución a la hora de entregar el reconocimiento afirmó que lo habían ganado “por ser una idea inteligente que supone una mejora para un producto de la vida cotidiana. Un producto discreto, sin pretensiones, sencillo y elegante que representa el buen diseño en los utensilios que usamos en nuestro día a día y con un precio muy adecuado.”

La empresa nació en 2013 en Barcelona y desde sus inicios tenían muy claro cuáles eran sus objetivos, convertirse en una marca especializada en productos innovadores para la gastronomía actual. Lodiví tenía una fuerte convicción de reinterpretar los utensilios de cocina tradicional que nos habían venido acompañando durante siglos de historia y reconvertirlos en un producto más útil, práctico y cómodo.

Cada pieza está diseñada con la mentalidad de conseguir un producto duradero, siempre con la utilización de los mejores materiales y de proximidad, y apostando por una estrecha colaboración por artesanos locales para conseguir objetos únicos que aportan soluciones prácticas a las necesidades a las que nos enfrentamos en las cocinas actuales.