VALENCIA

Valencia gastronómica: así sabe la Capital Verde Europea 2024

Valencia, la ciudad del Turia, destaca por su cocina de mercado con productos locales, recetas tradicionales y un toque de innovación

30 de abril de 2024

Con sus 300 días de sol al año, sus kilómetros de playas bañadas por el Mediterráneo y unas fiestas, las Fallas, declaradas Patrimonio Inmaterial de la Humanidad, Valencia es un destino irresistible tanto para visitar como para quedarse a vivir. Y si hay un elemento que contribuye a enamorar a cualquiera que pise sus calles, es su rica y deliciosa gastronomía. Rodeada de mar y de huerta, sus recetas más típicas presumen de producto local de calidad (en algunos casos, con denominación de origen propia), al que se saca brillo con una cocina que combina tradición y vanguardia.

La actual Capital Verde Europea es el lugar de nacimiento de platos y costumbres gastronómicas famosos en todo el mundo– como la paella o el esmorzar–, y su cocina de mercado es una suculenta muestra de la dieta mediterránea, avalada por la OMS por su carácter nutritivo y saludable. En este artículo nos adentramos de lleno en la Valencia gastronómica, con sus ricas materias primas y platos que conquistan el paladar al primer bocado.

La huerta: despensa e inspiración de la gastronomía valenciana

No se puede entender la gastronomía de Valencia sin la influencia de los cientos de kilómetros de huerta que la rodean. Formada por inmensos arrozales, viñedos, campos de naranjos, olivos, hortalizas y chufas, l’Horta es la despensa natural que abastece los mercados, los hogares y las cocinas de los restaurantes. Estos productos, que se exportan a todo el mundo por su inigualable sabor y calidad, son la seña de identidad de la gastronomía valenciana.

Para disfrutarla en su máximo esplendor, nada mejor que visitar alguno de los restaurantes construidos en plena huerta de Valencia, donde la expresión kilómetro 0 se torna literal. Y es que entre sus cocinas y los campos donde crecen los ingredientes que forman sus platos hay apenas unos metros de distancia. Hablamos de espacios como Ca Pepico, cerca de Meliana, un negocio familiar con casi 100 años de historia en el que el producto se ensalza con maestría y sencillez a partes iguales. O la Barraca de Toni Montoliu, mitad restaurante, mitad granja escuela. Un clásico de la zona para degustar la auténtica gastronomía valenciana y descubrir la cultura y tradiciones locales.

A lo largo y ancho de la huerta valenciana, las materias primas de la tierra se materializan en platos y recetas míticos, como la paella, con su garrofó y bajoqueta, el arròs amb fessols i naps, el tomate del Perelló (simplemente aliñado con AOVE o acompañado con ventresca), las alcachofas en todas sus versiones o la horchata de chufas. Esta refrescante bebida valenciana puedes disfrutarla como en pocos sitios en Horchatería Panach, situadaen el corazón de Alboraya. En este histórico establecimiento familiar con cinco décadas de historia también puedes degustar fartons y cocas artesanales.

Recetas tradicionales valencianas del mar: del Mediterráneo a la mesa

En la gastronomía de Valencia, las materias primas de la tierra y del mar se mezclan en una sinfonía deliciosa. Con permiso de la Huerta, el Mediterráneo protagoniza numerosos platos tradicionales con pescados y mariscos de todo tipo. Siguiendo toda la línea de costa, y destacando emplazamientos como El Palmar o El Perellonet, encontrarás los mejores lugares para probar estos platos junto al mar.

Algunos de ellos son el all i pebre (un guiso autóctono de la Albufera a base de anguila), el arroz a banda o la fideuà (donde el secreto es un buen fumet), el esgarraet (una exquisita combinación de migas de bacalao y pimientos rojos asados), las clóchinas (el mejillón valenciano oriundo del Mediterráneo y que destaca por su calidad), o, sin ir más lejos, los calamares, que con un buen rebozado son un básico del tapeo valenciano.

Para gozar del auténtico sabor del mar en Valencia te recomendamos pasarte por Tonyina, un local gastronómico que se autodefine como “el bar de siempre” y que trabaja su carta en torno a un producto estrella: el atún. También Riff, un restaurante con estrella Michelín en el que su chef Bernd Knöller dirige una cocina mediterránea elaborada con pescados y mariscos de la lonja del puerto de la ciudad. Si lo tuyo son las conservas, no dejes de visitar Ostras Pedrín, donde, además de ostras valencianas, podrás disfrutar de un picoteo gourmet con los mejores ahumados y salazones.

Así es la cultura valenciana de mercado

La gastronomía de mercado que caracteriza a la Capital Verde Europea 2024 no se limita solo a los restaurantes. En cada barrio, los mercados y comercios locales dan buena cuenta del amor que los habitantes de estas tierras sienten por sus tradiciones culinarias y productos. Antes de que estos lleguen a las mesas, La Tira de Contar pone en valor a los agricultores que trabajan los campos durante todo el año para hacerlo posible. Este espacio de venta directa de productos recién cosechados es toda una institución foral en Valencia, y, tras siglos de historia, hoy en día pervive en Mercavalència. La Tira de Contar, institucionalizada en tiempos de Jaume I, abastece a Valencia de materias primas frescas y permite a los agricultores venderlas sin intermediarios.

Mercados valencianos: de la compra local a la experiencia gourmet

Valencia cuenta con 17 mercados municipales. En muchos de ellos, los vecinos pueden adquirir materias primas locales, recién cosechadas de la huerta, con las que elaborar en casa platos de toda la vida, como el arroz al horno, el puchero, la titaina, o innovar con recetas nuevas en las que, partiendo de la base de un producto de altura, el éxito está garantizado.

Es el caso del Mercado Central. Habitando un imponente edificio modernista, entre sus puestos y pasillos se mezclan los olores de los mejores productos valencianos, y se experimenta un delicioso bullicio de locales, turistas y curiosos que desean conocer más acerca de la gastronomía del lugar. Otro ejemplo es el Mercado Rojas Clemente, en Extramurs, donde además de una gran variedad de ingredientes de calidad, se encuentra el Bar Rojas Clemente, famoso por sus míticos esmorzars.

Otros de estos mercados, reconvertidos en espacios gastronómicos, triunfan como locales de ocio donde disfrutar de los mejores ingredientes valencianos en forma de tapa, bebida o dulce. Una experiencia gourmet en la que caben las conservas, los vinos y cualquier delicia que paladear en el momento o llevarse a casa. Y es que, tanto en los mercados gastronómicos (como los de Colón o el de Mosén Sorell) como en pequeñas y encantadoras tiendas de delicatessen por toda la ciudad, los productos locales valencianos brillan por su autenticidad y sabor. En El Bon Paladar, en el barrio de l’Eixample, puedes degustar vinos, cavas y conservas valencianas para un tardeo diferente con carácter local. También en El Escondite, en Ruzafa, podrás localizar los mejores productos típicos valencianos para regalar o darte un capricho: vermuts, licores, turrones, dulces…

Valencia, que este año disfruta del reconocimiento como Capital Verde Europea, no solo sigue destacando por su gastronomía mediterránea y de mercado, sino que asume el reto de avanzar hacia prácticas cada vez más sostenibles que permitan minimizar el impacto medioambiental del sector de la restauración. Cada vez más restaurantes se sitúan en esta línea, sacando el máximo provecho a los productos locales de kilómetro 0, gestionando los recursos y desechos de forma más respetuosa y valiéndose de la innovación para mantener vivas las tradiciones culinarias. En el punto de mira está el proteger una rica herencia gastronómica repleta de platos tan diversos que resulta complicado abarcar, pero inevitable seguir disfrutando.

Nuria Soriano

Nuria Soriano es una periodista y escritora especializada en la redacción de contenidos con una trayectoria profesional que abarca más de una década, destacando por su versatilidad y experiencia en diversos medios, marcas y agencias. Además, es autora del libro: “La chica que convirtió las cicatrices en... Ver más sobre el autor