Vuelve el Cine de Verano en las Bodegas Franco-Españolas, el mejor tardeo con vinos y escenas míticas

Los jardines de la bodega centenaria se convierten cada jueves en la sala de cine más animada de Logroño, con vinos, gastronomía y películas históricas.

23 de junio de 2023

Llega el verano y con él regresan los momentos más esperados, vacaciones, viajes, cenas bajo las estrellas… ¡y el cine de verano de Bodegas Franco-Españolas! Esta bodega centenaria (desde 1890) se encuentra en Logroño, a un paso del centro histórico, cruzando el Puente de Hierro. A lo largo del año programa muchas actividades de enoturismo en las que maridan sus vinos con planes muy originales de ocio y cultura, y ahora invita a los visitantes a disfrutar de los tardeos más apetecibles. Cada jueves (desde el 29 de junio al 27 de julio), se organizan las veladas cinematográficas en las que, además, se unen música, gastronomía y los vinos Diamante y Bordón para amenizar las sesiones.

Tardeo con vinos y pinchos en las Bodegas Franco-Españolas antes de que empiece la película.

Desde las 19.30 h, las puertas de la bodega se abren para tomar unos vinos con la oferta gastronómica del gastrobar mientras llega la caída del sol que dará paso a la proyección de la película prevista para cada día.

Diamante y Bordón, las dos marcas de vino que se degustarán en el Cine de Verano.

El 29 de junio, Atraco a las tres inaugurará el ciclo, y en jueves sucesivos 6, 13 y 27 de julio seguirán “¿Teléfono rojo? Volamos hacia Moscú”, “Belle Époque” y “El gran Lebowski”, respectivamente.

Elena Pilo, Directora de Enoturismo de Bodegas Franco-Españolas, detalla que el Cine de Verano se ha convertido, tras nueve ediciones, en una cita cultural indiscutible en Logroño, “cada año colgamos el cartel de no hay entradas”, recalca, y con un programa que siempre sorprende.   

Gorka Salazar es el programador del ciclo, encargado de seleccionar las proyecciones que siempre encuentran un hilo argumental o temporal que conecta con la bodega. “Fernando Galindo, un admirador, un amigo, un esclavo, un siervo” se ha convertido en una de las frases míticas de la comedia del cine español y José Luis López Vázquez en su mejor representante. La escena corresponde a Atraco a las tres, la película con la que arranca el Cine de Verano en las bodegas. Dirigida en 1962 por José María Forqué nos traslada a una pequeña sucursal bancaria en la que los empleados, cansados de ver pasar por delante el dinero, deciden organizar un atraco a su propia oficina. El plan parece perfecto para que el golpe se lleve a cabo con total éxito y sus sueños de grandeza terminen cumpliéndose, pero si la banda, liderada por José Luis López Vázquez, está formada por Gracita Morales, Alfredo Landa, Manuel Alexandre, Agustín González y Cassen es probable que no todo salga como se espera.

El ciclo continúa con otra parodia, probablemente la más divertida sátira sobre la guerra fría y el peligro atómico de la historia del cine: ¿Teléfono rojo? Volamos hacia Moscú, una comedia demoledora de Stanley Kubrick dirigida en una época de tensión prebélica que amenazaba al mundo. Con una puesta en escena prodigiosa, una magistral fotografía en blanco negro y un Peter Sellers sublime, dando vida a tres personajes, se ha convertido en una obra maestra absoluta, divertida y angustiosa a partes iguales.

La tercera propuesta de este año forma parte de la edad de oro del cine español y es el título más premiado. Belle Époque consiguió 9 Goyas, entre ellos, el de mejor guión a nuestro querido Rafael Azcona, y alcanzó la gloria en los Premios Oscar hace ahora 30 años al ser la ganadora de la mejor película internacional. Una película deliciosa, cuidada hasta el mínimo detalle que consagró a Fernando Trueba como una gran personalidad del cine europeo. Una fábula luminosa, encantadora y vitalista que, reivindica la belleza, la sabiduría, la alegría, la tolerancia y el placer. Definida por el director como “un estado de ánimo en época de vacaciones” cuenta con un elenco de lujo: Maribel Verdú, Penélope Cruz, Ariadna Gil, Miriam Díaz-Aroca, Fernando Fernán Gómez, Agustín González, Jorge Sanz y Gabino Diego.

Escena de la película Belle Epoque, con sus actrices protagonistas.

El ciclo de cine al aire libre termina con uno de los mitos de la cultura pop, una desmadrada sátira de la sociedad estadounidense que se ha convertido en un film de culto que se celebra cada año por multitud de seguidores. El gran Lebowski encierra en sí misma toda la evolución de la comedia contemporánea, desde el humor negro hasta el slapstick. Los hermanos Coen entretejen una oda a la ciudad de Los Ángeles, una parodia del género policiaco protagonizada por el antihéroe por antonomasia, “El Nota”, magistralmente encarnado por Jeff Bridges. Denominada como la primera película de culto de la era de Internet, esconde una enfermiza galería de personajes en disparatadas situaciones al son de una banda sonora que es capaz de mezclar a Bob Dylan, con la adaptación del “Hotel California” de los Gipsy Kings, memorable.

Una peli… y un vino

“Con estas actividades, la bodega busca encontrar nuevos contextos en los que fomentar el consumo de vino más allá de los entornos tradicionales. Todo lo que hacemos en bodega es copa en mano, es parte de la experiencia y de nuestro propósito de conseguir la diversión en torno al vino”, explica la responsable de Enoturismo de Bodegas Franco-Españolas.

Diamante Clásico, Bordón Crianza, Gran Reserva, Talla de Diamante... elige con qué vino 'maridar' cada película.

Le pedimos a Elena Pilo su recomendación para acompañar cada una de estas películas con un vino, y estas son sus sugerencias:

  • Atraco a las tres: Mientras nos reímos con todo un clásico de nuestro cine, un Diamante Clásico, lleva 133 años con nosotros y es un buen maridaje.
  • Teléfono rojo, volamos hacia Moscú: Un Rioja Bordón Crianza para otra peli divertida, con él puede pasar cualquier cosa y es un acierto seguro, siempre está bien.
  • Belle Epoque: Un Rioja Bordón Gran Reserva, una de las joyas de la bodega para degustar mientras vemos una de las películas más premiadas de nuestro cine.
  • El Gran Levonsky: En la copa, Talla de Diamante, es el vino que todo el mundo desea, una reinvención del clásico que resulta perfecto para poner el broche de oro a este ciclo de Cine de Verano de las Bodegas Franco-Españolas.

Las entradas pueden adquirirse con antelación a un precio de 9€ e incluyen una copa de vino. La bodega donará 1 € de cada una vendida al Banco de Alimentos. Actividad no recomendada para menores de 14 años.

alicia hernández

Alicia Hernández es una destacada periodista especializada en gastronomía y viajes y redactora jefe de Con Mucha Gula. Su pasión por la buena mesa y la cocina la ha llevado a consolidarse como una referente en el ámbito periodístico gastronómico.... Ver más sobre el autor