Con más de 200 bodegas y vinos que alcanzan al menos los 93 puntos según la Guía Peñín
XV Salón Peñín de los Mejores Vinos de España
Se acaba de celebrar en Madrid el XV Salón Peñín de los Mejores Vinos de España, uno de los mejores escaparates para los vinos nacionales de calidad, en los que la personalidad y elegancia toman protagonismo frente a criterios más comerciales, predominantes en ediciones anteriores.
Fernando Sedeño

Fernando Sedeño

Fotografías:

Traducción:

Publicado el
21/10/2014



Entrada al XV Salón Peñín de los Mejores Vinos de España en la madrileña Plaza de Toros de las VentasEntrada al XV Salón Peñín de los Mejores Vinos de España en la madrileña Plaza de Toros de las Ventas

Madrid ha acogido el XV Salón de los Mejores vinos de España, un evento que este año se ha celebrado en la Plaza de Toros de las Ventas, ocupándose la totalidad de la galería de la primera planta. En la muestra estaban presentes únicamente los vinos que han alcanzado los 93 puntos o más según las calificaciones de la Guía Peñín, participando más de 200 bodegas. Lamentablemente no estaban todas las puntuadas con 93 puntos o más, como ocurre habitualmente, y se echó en falta la presencia de algunas bodegas. El salón se confiere como un escaparate para las nuevas añadas calificadas en la guía 2015, muchas recién sacadas al mercado y algunas aún sin salir, pero que se encontrarán en breve. En los 15 años que viene celebrándose se está convirtiendo en un referente anual y punto de encuentro para profesionales del sector, hosteleros y aficionados en general, ya que es uno de las pocas ocasiones donde se tiene la oportunidad de catar una de las más completas selecciones de los mejores vinos españoles.

Copa y libro de notas de cata, una pareja imprescindible en esta citaCopa y libro de notas de cata, una pareja imprescindible en esta cita

Este año no ha sido de grandes novedades y salí del evento con la sensación de haber descubierto poco en número pero, reflexionándolo, me he dado cuenta de que en casi todo lo nuevo la riqueza en matices, el equilibrio y la elegancia toman el protagonismo: los vinos apabullantes poco a poco van pasando a la historia y esta cualidad se está extendiendo lentamente a todos los vinos españoles.

En el salón se encuentran grandes vinos con la marca hecha, reconocidos, valorados, con su público y su estilo a seguir. Las novedades que descubrí, casi todas ellas tienen en común la preocupación por el matiz y la sensibilidad del elaborador en potenciar lo que los distingue, en vez de primar lo típico y comercial.

Contador 2012Contador 2012

Obviamente no pude cubrir las más de 200 bodegas presentes en la muestra que, se repartían en 151 mesas, ni mucho menos, eso ya lo ha hecho y valorado el equipo de la Guía Peñín, pero entre lo que pude catar merece la pena mencionarles un magnifico vino de la Tierra de Castilla y León del Comando G, ya saben, las Garnachas de Gredos, elaborado con garnacha blanca y gris, El Tamboril 2012, de cepas muy altas a 1200 metros y en suelo granítico de la abulense localidad de Navatalgordo, un vino luminoso con una mineralidad y acidez elegantísimas.

Otro de los sorprendentes blancos fue el Pazo de Señorans selección de añada 2007, un albariño criado 30 meses sobre lías en depósitos de acero inoxidable aportándole una elegancia y untuosidad excepcional sin perder los matices varietales. Sorprende ver como las largas crianzas benefician a algunos vinos que a priori no se muestran aptos para ellas. En la mesa la bodega también mostraba, aunque fuera de catálogo, pues se quedo en 92 puntos Peñín, su 2013 que con 6 meses sobre lías no logra la complejidad del anterior, pero ofrece brillantemente todo lo que se le puede pedir a un albariño.

Barón de Chirel 2010Barón de Chirel 2010

Otro sorprendente descubrimiento de blancos añejados vino de la mano de la bodega Valdesil con sus Godellos de Valdeorras, muy bueno el Valdesil parcela O Chao 2011, despuntando la variedad Godello en la Galicia interior, una variedad que tiene mucho que decir de la mano de buenos elaboradores y que les invito a descubrir si no la conocen, otro ejemplo de vino blanco con larga vida es Valdesil Godello sobre lías 2007, una muestra de cómo añejar blancos puede resultar interesante, en este caso con una oxidación que personalmente valoro como positiva y sobre todo muy interesante para hacer un vino serio, recomendado para un consumo reposado, largo y placentero.

No puedo dejar de mencionar entre los blancos el Qué Bonito Cacareaba 2013 de Bodega Contador, un Malvasía, Viura y Garnacha Blanca que ya se ha hecho un clásico en sus 10 años de vida, aunque a Benjamín Romeo le viene de largo ya hacer grandes blancos, de la bodega también tuve la ocasión de catar, pasando ya a los tintos, el Contador 2012 premiado con 99 puntos Peñín, un vino al no se le puede poner ningún pero, a pesar de su juventud, pero habrá que ver cómo está este Contador dentro de 5, 10 o 15 años con mas doma de botella, sin duda espectacular.

Otro tinto que me llamo la atención de la Tierra de Castilla y León, pero de bodega Toledana, es Garnacha de Arrayan 2012, con viñas de Cebreros (Ávila), Arrayan elabora otro ejemplo de finura y elegancia a pesar de los 15 grados. Entre los destacables del Salón, no debo dejar de mencionar un elegantísimo Barón de Chirel 2010, de los Herederos del Marqués de Riscal, un vino que ahora mismo y sin tiempo de guarda muestra una estructura, equilibrio y redondez magistral, este es otro ejemplo de vino para seguir en los próximos años, eso sí, está menos premiado en puntos que Contador, solo tiene 94 puntos Peñín pero también es 5 veces más asequible que el de 99 puntos.

NOTICIAS RELACIONADAS


DÉJANOS TU COMENTARIO
 
 
Marca la casilla bajo estas líneas antes de enviar tu comentario.
Utilizamos este sistema para evitar comentarios automáticos de publicidad.